Resultados del acceso vascular femoral guiado por ecografía en el implante percutáneo de válvula aórtica

Lorenzo Hernando Marrupe1, Roberto del Castillo Medina1, Alberto Núñez García1, Sara Hervilla Ezquerra2, María Teresa Delgado González2, Pablo Robles Velasco1, Verónica Artiaga de la Barrera1, Victoria Espejo Bares1, Carla Jiménez Martínez1 y Javier Botas Rodríguez1

1Unidad de Cardiología, Fundación Hospital Alcorcón, Alcorcón, Madrid, España

2Unidad de Anestesia, Hospital Universitario Fundación Alcorcón, Alcorcón, Madrid, España

Introducción y objetivos: El acceso transfemoral es la vía de acceso de elección en el implante percutáneo de válvula aórtica (IPVAo). El objetivo de este estudio fue analizar los resultados del acceso femoral guiado por ecografía.

Métodos: Estudio observacional con seguimiento prospectivo de 97 pacientes consecutivos en los que se realizó IPVAo por acceso femoral eco-guiado.

Resultados: La edad media fue 84 ± 5 años y 58% eran mujeres. El 67% de los pacientes presentaban calcificación femoral (moderada o grave en el 60%). Se detectó calcio en la pared anterior en 32% de los pacientes. El estudio con ecografía permitió la punción de la pared anterior de la arteria femoral común en zonas libres de calcio. La punción se realizó con éxito en todos los pacientes, con una primera punción exitosa en todos los casos y asegurando una punción centrada en la pared anterior. Los sistemas de cierre endovascular utilizados fueron los dispositivos Prostar XL (58%) y Proglide (42%). En 3 pacientes (3,1%) en los que se utilizó el dispositivo Prostar XL se produjo fallo del cierre vascular con necesidad de implante de stent cubierto en arteria femoral común. Ningún paciente falleció durante la evolución intrahospitalaria y la mortalidad registrada a 30 días fue del 0%.

Conclusiones: Se puede realizar una exitosa canalización de la arteria femoral común en el IPVAo con un abordaje guiado por ecografía. Dicha técnica permite evitar la punción de placas calcificadas y disminuir el riesgo de fallo del dispositivo de cierre femoral.



Aurícula derecha: buen aliado en la estimulación ventricular izquierda durante el implante de válvula aórtica percutánea

Alba Abril Molina, Rosa María Cardenal Piris, Mónica Fernández Quero, Agustín Guisado Rasco, José María Cubero Gómez, Luis Salvador Díaz de la Llera, Manuel Villa Gil-Ortega y José Francisco Díaz Fernández

Unidad de Hemodinámica, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España

Introducción y objetivos: La estimulación ventricular rápida reduce el gasto cardiaco proporcionando estabilidad durante el implante de válvula aórtica percutánea (TAVI). Nuestro objetivo es evaluar la eficacia y seguridad de la estimulación ventricular izquierda mediante la guía de alto soporte utilizada para el implante y una guía situada en aurícula derecha (AD) (ánodo).

Métodos: La estimulación ventricular izquierda se realiza conectando el extremo externo de una guía SAFARI2 pre-shaped situada en el ventrículo izquierdo al cátodo de un marcapasos temporal (mediante pinza de cocodrilo) y el ánodo al cuerpo de una guía Emerald insertada en AD mediante un catéter JR diagnóstico (acceso venoso femoral ecoguiado). Marcapasos programado con salida máxima (20V) y sensibilidad anulada.

Resultados: Veinticuatro pacientes seleccionados (mediana 79 años) se han implantado TAVI transfemoral utilizando la técnica de estimulación descrita (14 Edward-Sapien-3, 3 Navitor, 3 Acurate-Neo2, 4 Evolut-Pro-Plus), exitosa en todos los casos, sin fallos de captura. Ninguno de los pacientes necesitó marcapasos transitorio, ni definitivo posterior y no se documentaron complicaciones vasculares derivadas del acceso venoso (retirado al finalizar el procedimiento en todos los pacientes). No aumentó de manera significativa el tiempo de procedimiento y la mediana de estancia hospitalaria tras el implante fue de 2 días. Hubo 1 fallecimiento intrahospitalario de causa cardiaca.

Conclusiones: En nuestra serie, la estimulación ventricular izquierda utilizando como ánodo la guía situada en AD ha demostrado ser eficaz y segura, sin aumentar significativamente el tiempo de procedimiento; aportando, además, la ventaja de disponer de acceso venoso para un posible marcapasos transitorio urgente.



Flujo coronario absoluto y resistencias microvasculares en estenosis aórtica grave: cuantificación invasiva

Rosa Alba Abellás Sequeiros1, Alejandro Gutiérrez Barrios2, Melisa Santás Álvarez1, Elena Izaga Torralba2, Jeremías Bayón Lorenzo1, Dolores Cañadas Pruaño2, Carlos González Juanatey1 y Raymundo Ocaranza Sanchez1

1Unidad de Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Lucus Augusti, Lugo, España

2Unidad de Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

Introducción y objetivos: La angina en estenosis aórtica grave (EAG) ha sido atribuida a la pérdida de flujo coronario, si bien no se ha cuantificado directamente. Este estudio busca determinar si existe una caída de flujo coronario como causa de angina/disnea en la EAG.

Métodos: Entre los pacientes con EAG y FEVI normal remitidos para coronariografía previa a cambio valvular se identificaban aquellos sin lesiones coronarias obstructivas. A estos, se les realizaba un estudio fisiológico invasivo que cuantificaba: flujo coronario absoluto (Q) y resistencias microvasculares (R).

Resultados: Se incluyó a 51 pacientes; 86% presentaban disnea, 26% angina y el 11,8%, síncope. Ningún paciente tenía insuficiencia cardiaca. El gradiente medio aórtico era 52,44 ± 15,41 mmHg, con un AVA media de 0,76 ± 0,17 cm2. La FEVI era 63 ± 8,35%. En todos los pacientes se completó estudio fisiológico exitoso sobre DA. El 68,6% presentaba DA-Q normal o aumentado, con un DA-Q medio cuantificado de 262,118 ± 161.99 ml/min. El 56,9% presentó DA-R normales, y un 13,7% bajas. El valor medio de DA-R fue de: 400,78 ± 195,89 UW. En 34 pacientes se completó estudio con Cx. El 82,3% presentaban Cx-Q normal o aumentado, con un valor medio de 201,82 ± 117,91 ml/min. Cx-R se demostraron normales en el 76,5% de los casos, y bajas en el 17,6%. El valor medio de Cx-R fue de 604,147 ± 367,23 UW.

Conclusiones: El estudio intracoronario invasivo demuestra que la mayoría de pacientes con EAG presentan valores normales de flujo coronario absoluto y resistencias microvasculares.



Impacto de la pandemia de COVID-19 en la actividad de TAVI: un registro mundial

Xavier Armario1, Dabit Arzamendi2, Ander Regueiro3, Luis Nombela4, Rodrigo Estévez-Loureiro5, José María de la Torre Hernández6, Ignacio Cruz-González7, Soledad Ojeda8 y Darren Mylotte9

1Departamento de Cardiología, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, Barcelona, España

2Departamento de Cardiología, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España

3Departamento de Cardiología, Hospital Clínic de Barcelona, Barcelona, España

4Departamento de Cardiología, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

5Departamento de Cardiología, Hospital Universitario Álvaro Cunqueiro, Vigo, Pontevedra, España

6Departamento de Cardiología, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Santander, España

7Departamento de Cardiología, Hospital Universitario de Salamanca, Salamanca, España

8Departamento de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España

9Cardiology Department, Galway University Hospital, Galway, Irlanda

Introducción y objetivos: La pandemia de COVID-19 tuvo un gran impacto en la actividad del intervencionismo coronario y estructural percutáneo. Los objetivos de este estudio fueron: 1) determinar el impacto de la pandemia de COVID-19 en la actividad de TAVI a nivel mundial, y 2) detectar diferencias según la región geográfica, estatus demográfico y estatus económico de los países incluidos.

Métodos: Se trata de un registro retrospectivo y multicéntrico a nivel mundial. Datos sobre la actividad de TAVI antes y durante la pandemia de COVID-19 fueron retrospectivamente recogidos. El objetivo primario fue la reducción relativa de la actividad de TAVI durante cada una de las olas pandémicas (2020 y 2021) en comparación con el mismo período del año previo (2019).

Resultados: 130 centros de 61 países, 14 subcontinentes y 5 continentes participaron en el estudio. Entre 2018 y 2019 la actividad de TAVI aumentó un 16,7% (13.976 vs. 16.313 procedimientos), entre 2019 y 2020 disminuyó un 0,1% (16.313 vs. 16.303 procedimientos) y entre 2020 y 2021 aumentó un 18,9% (16.303 vs. 19.388 procedimientos). Durante la primera ola se observó una reducción del 18,9% (945 procedimientos) en la actividad de TAVI, mientras que durante la segunda y tercera olas se observó un aumento del 6,7% (489 procedimientos) y 15,9% (1.042 procedimientos), respectivamente. Los resultados definitivos del estudio estarán disponibles en el momento del congreso.

Conclusiones: La pandemia de COVID-19 provocó una reducción importante de la actividad de TAVI a nivel mundial a expensas de la primera ola pandémica.



Reducción de eventos en pacientes con fibrilación auricular e implante de stent en pacientes tratados con cierre de orejuela izquierda frente a anticoagulantes orales. Registro DESAFIO

José Ramón López Mínguez1, Estrella Suárez Corchuelo1, Sergio López Tejero2, Luis Nombela Franco3, Xavier Freixa Rofastes4, Guillermo Bastos Fernández5, Xavier Millán Álvarez6, Raúl Moreno7, José Antonio Fernández Díaz8, Ignacio Amat Santos9, Tomás Benito González10 y Juan Manuel Nogales Asensio1

1Departamento de Cardiología, Hospital Universitario de Badajoz, Badajoz, España

2Departamento de Cardiología, Hospital Universitario de Salamanca, Salamanca, España

3Departamento de Cardiología, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

4Departamento de Cardiología, Hospital Clínic de Barcelona, Barcelona, España

5Departamento de Cardiología, Hospital Álvaro Cunqueiro, Vigo, Pontevedra, España

6Departamento de Cardiología, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España

7Departamento de Cardiología, Hospital Universitario La Paz, Madrid, España

8Departamento de Cardiología, Hospital Universitario Puerta de Hierro, Majadahonda, Madrid, España

9Departamento de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid, España

10Departamento de Cardiología, Hospital Universitario de León, León, España

Introducción y objetivos: El tratamiento de pacientes con fibrilación auricular no valvular (FANV) que precisan ICP con implante de stents coronarios (ISC) supone un desafío. El objetivo fue comparar el cierre de orejuela izquierda (COI) con el tratamiento con anticoagulantes orales (ACO) incluyendo ACO directos (ACOD).

Métodos: De 207 pacientes consecutivos con FANV e ISC, 146 se trataron con ACO (71 con ACOD) y 61 con COI. Seguimiento medio de 35 meses. Recibieron, además, el tratamiento antiagregante plaquetario (TAP) según su cardiólogo.

Resultados: Edad media: 75,5 años. Había características más desfavorables en el grupo de COI en enfermedad coronaria, (43,2% vs. 75,4% p < 0,001), CHA2DS2-VASc (4,07 ± 1,70 vs. 4,56 ± 1,53; p = 0,033), historia de sangrados relevantes (BARC ≥ 2) (8,9% vs. 49,2% p < 0,001), y HAS-BLED (1,63 ± 1,09 vs. 2,49 ± 1,18, p < 0,001). La incidencia de muerte, ictus-ACVA, y sangrados relevantes (100 pacientes-año), eran mayores en el grupo de los pacientes con ACO que en el de COI: 10,86 vs. 6,96% (HR: 1,56; p = 0,183), 4,59 vs. 1,27% (HR: 3,61; p = 0,084), 12,43 vs. 4,57% (HR: 2,72; p = 0,014). Los eventos compuestos de EAM (eventos adversos mayores: muerte-total, ictus-ACVA, sangrados graves) y ECVM (eventos cardiovasculares mayores: muerte cardiaca, ictus-ACVA, infarto-miocardio, revascularización) (figura 1) eran también significativamente mayores: 23,40 vs. 9,8% (HR: 2,40; p = 0,002) y 7,41 vs. 1,9% (HR: 3,90; p = 0,025), respectivamente.

Conclusiones: En pacientes con FANV e ISC, una estrategia de COI-TAP, muestra mejores resultados en EAM y ECVM que la de tratamiento con ACO-TAP (ACOD incluidos), en un seguimiento a largo plazo, a pesar de existir variables más desfavorables en el grupo de COI.


Figura 1. EAM: evento adverso mayor. ECVM: evento cardiovascular mayor.



Análisis coste-efectividad del uso de DyeVert Power XT en pacientes con enfermedad renal crónica sometidos a procedimientos de intervención coronaria percutánea en España

José Ramón López-Mínguez1, Eduardo Pinar2, Raúl Moreno3, Felipe Hernández4, Ángel Luis Martín de Francisco5, María José Soler6, Alexis Sampedro7, María Mareque8 e Itziar Oyagüez8

1Sección de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario de Badajoz, Badajoz, España

2Departamento de Cardiología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, Murcia, España

3Unidad de Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario La Paz, Madrid, España

4Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Clínica Universidad de Navarra, Madrid, España

5Servicion de Nefrología, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Santander, España

6Servicio de Nefrología, Hospital Universitari Vall d´Hebron, Barcelona, España

7GE Healthcare, Madrid, España

8Pharmacoeconomics & Outcomes Research Iberia (PORIB), Pozuelo de Alarcón, Madrid, España

Introducción y objetivos: Evaluar la eficiencia de DyeVert Power XT frente a la práctica habitual en procedimientos de intervención coronaria percutánea (ICP).

Métodos: Se diseñó un modelo de Markov (figura 1) para estimar, en ciclos de 3 meses y un horizonte temporal de toda la vida, los costes y resultados de salud acumulados [años de vida ganados (AVG) y años de vida ajustados por calidad (AVAC)] en una cohorte hipotética de 1.000 pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) 3b-4 y edad promedio de 72 años. La incidencia de lesión renal aguda inducida por contraste para estos pacientes es 18,89% en práctica habitual y 7,78% con DyeVert. Los AVAC se estimaron aplicando utilidades por estado de salud. Las transiciones entre estados y las utilidades se obtuvieron de literatura. Se consideró la mortalidad general por cualquier causa y específica por estado de salud. El coste total (€, 2022) estimado con la perspectiva del Sistema Nacional de Salud incluyó coste del procedimiento y del manejo de la ERC. Los parámetros fueron validados por un panel de expertos. Se aplicó una tasa de descuento (3% anual) a costes y resultados.

Resultados: DyeVert resultó una opción más efectiva (34,60 AVG y 5,69 AVAC) versus práctica habitual (33,11 AVG y 5,38 AVAC). Los costes totales al final de la simulación fueron 30.210,85 €/paciente con DyeVert y 33.895,00 €/paciente con práctica habitual.

Conclusiones: El uso de DyeVert Power XT resultó dominante (más efectivo y con menor coste asociado) versus práctica habitual en pacientes con ERC 3b-4 sometidos a ICP.


Figura 1. Estructura del modelo.



Resultados clínicos a largo plazo tras angioplastia a circunfleja ostial, comparación con descendente anterior ostial

Carolina Espejo Paeres, Óscar Vedia Cruz, Lin Wang, Breda Hennessey, Hernán Mejía Rentería, Fernando Macaya Ten, Luis Nombela Franco, Pablo Salinas Sanguino, Iván Núñez Gil, Nieves Gonzalo, Antonio Fernández Ortiz y Pilar Jiménez Quevedo

Servicio de Cardiología, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Introducción y objetivos: El tratamiento percutáneo de la circunfleja (Cx) ostial constituye un reto terapéutico y los resultados a largo plazo no han sido investigados. Se compararon los resultados clínicos tras ACTP aislada a Cx ostial y descendente anterior (DA) ostial respectivamente, en una población emparejada por propensity score. El endpoint primario fue revascularización de lesión diana (TLR). Se midieron los ángulos de la bifurcación del tronco común izquierdo (TCI) con Cx y DA.

Métodos: Se incluyeron pacientes consecutivos con una estenosis aislada, ostial y sintomática, tratada con ACTP. Se excluyeron los pacientes con estenosis > 40% del TCI. Se realizó un emparejamiento por propensity score.

Resultados: De 2004 a 2018, se incluyeron 287 pacientes con lesiones en DA ostial (n = 240) o Cx ostial (n = 47) tratados con ACTP. Tras el ajuste, se obtuvieron 47 parejas con edad media de 72 años, 82% de varones y > 80% de ACTP con stent. Con seguimiento de 1.884 días, la tasa de TLR fue significativamente mayor en el grupo de Cx frente al grupo de DA (15 % vs. 2 %); p = 0,02. En el grupo de Cx se observó afectación del TCI en el 43% de las TLR vs. 0% en el grupo de DA. El ángulo entre TCI-DA fue significativamente mayor que el ángulo TCI-Cx: 128º ± 23 vs. 108 ± 24; p = 0,0015.

Conclusiones: A largo plazo, la ACTP aislada sobre la Cx ostial se asoció a un aumento en la tasa de TLR en comparación con la ACTP sobre la DA ostial.



Reparación mitral percutánea mediante dispositivo MitraClip en un centro sin cirugía cardiaca. Experiencia durante 9 años

Elena Izaga Torralba1, Santiago Camacho Freire1, Jessica Roa Garrido1, Óscar Lagos Degrande1, Eladio Galindo Fernández1, Prudencia Gómez Fernández1, Francisco Javier Landero García1, Rosa María Cardenal Piris2, José Francisco Díaz Fernández2 y Antonio Gómez Menchero1

1Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, Huelva, España

2Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España

Introducción y objetivos: La reparación mitral percutánea transcatéter borde a borde con dispositivos como MitraClip es una opción adecuada en pacientes de alto riesgo. Los datos de centros sin servicio de cirugía cardiaca presencial son muy escasos. El objetivo es evaluar la seguridad de la reparación mitral con MitraClip en la vida real en un centro sin cirugía que lleva casi 10 años implantando MitraClip.

Métodos: Registro unicéntrico prospectivo de MitraClip en un centro sin cirugía cardiaca desde noviembre de 2013 hasta abril de 2022. Se incluyeron 30 pacientes consecutivos de alto riesgo con insuficiencia mitral grave, no candidatos para reparación quirúrgica en los que se implantó MitraClip. Los eventos fueron definidos de acuerdo con el Consorcio de Investigación Académica de la Válvula Mitral (MVARC).

Resultados: La figura 1 recoge las características basales (A), resultados (B), curva de Kaplan-Meier comparando aquellos que cumplían criterios de exclusión COAPT o no (C), y mortalidad y rehospitalizaciones (D). Los pacientes con criterios de exclusión COAPT presentaron un riesgo incrementado (p < 0,034), sobre todo los primeros 30 días, estabilizándose después.

Conclusiones: La reparación mitral con MitraClip es una opción apropiada para centros sin cirugía cardiaca, con una excelente tasa de éxito y una tasa de complicaciones muy baja. Los criterios de exclusión COAPT asocian un peor pronóstico a corto plazo.


Figura 1.



Eficacia y seguridad del láser intracoronario en oclusiones crónicas no cruzables

Elena Izaga Torralba, Santiago Camacho Freire, Jessica Roa Garrido, Óscar Lagos Degrande, Irene Sánchez Fernández, Eladio Galindo Fernández, Alicia Argandoña Garrido y Antonio Gómez Menchero

Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, Huelva, España

Introducción y objetivos: Las lesiones coronarias no cruzables, siguen presentando un reto para el intervencionismo pese a las mejoras en el material de angioplastia, y más aún en las oclusiones crónicas totales (OCT) donde la evidencia es escasa. El láser intracoronario permite modificar la placa a nivel de la OCT en este tipo de lesiones, sin necesidad de intercambiar la guía coronaria de trabajo. El objetivo del estudio fue evaluar la eficacia y la seguridad del láser intracoronario en las OCT no cruzables.

Métodos: Registro unicéntrico prospectivo desde enero de 2018 hasta abril de 2022. Se incluyeron 6 pacientes consecutivos con OCT no cruzables (2,06 % de las OCT desde 2018 hasta abril de 2022 [n = 290]). Se analizó la eficacia y seguridad del láser coronario en este tipo de lesiones.

Resultados: En la tabla 1 se resumen las principales características de estos 6 pacientes comparados con un grupo control de 67 pacientes con OCT, ambos grupos eran comparables en características basales. En 2 pacientes fue necesario aplicar rotablación después del láser y 1 paciente requirió litotricia intracoronaria con una tasa de éxito angiográfico final del 100%. No se objetivó ninguna complicación ni efecto adverso ni durante el procedimiento ni el seguimiento. Estos pacientes tenían tendencia a presentar mayor SYNTAX score I y se empleó más fluoroscopia y mayor número de stents.

Conclusiones: La aplicación de láser intracoronario en OCT con lesiones no cruzables es una técnica segura con una excelente tasa de éxito.


Tabla 1.

Características basales
OCT no cruzables (n = 6) OCT cruzables (n = 67) p
Edad media 68 ± 8 70 ± 9 NS
Varones 6 (100%) 59 (88%) NS
Hipertensión 4 (67%) 57 (85%) NS
Diabetes 3 (50%) 27 (40%) NS
Enfermedad renal crónica 1 (17%) 12 (18%) NS
SYNTAX II medio 38 ± 6 38 ± 16 NS
SYNTAX I medio 33 ± 7 24 ± 11 NS
0,052
CASTLE Score 3,3 ± 0,5% 2,4 ± 1,1 NS
Fracción de eyección (%) 51% 52% NS
Muñón proximal taper 3 (50%) 33 (52%) NS
Intervencionismo coronario ad hoc 1 (17%) 24 (36%) NS
Abordaje anterógrado 3 (50%) 48 (76%) NS
Guiado por IVUS 1 (17%) 12 (18%) NS
Uso balón NC 4 (67%) 19 (28%) NS
0,074
Tiempo escopia 106 ± 54 44 ± 24 0,001
Contraste 424 ± 113 370 ± 128 NS
N stents 2,7 ± 0,8 1,5 ± 1 0,01
Tasa de éxito 6 (100%) 61% NS


Registro contemporáneo de oclusiones crónicas totales en un centro terciario con alto volumen

Elena Izaga Torralba, Santiago Camacho Freire, Jessica Roa Garrido, Óscar Lagos Degrande, Eladio Galindo Fernández y Antonio Gómez Menchero

Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, Huelva, España

Introducción y objetivos: Las oclusiones crónicas totales (OCT), definidas como aquellas con flujo coronario TIMI 0 (Thrombolysis In Myocardial Infarction) desde al menos 3 meses, siguen suponiendo un reto para el cardiólogo intervencionista. En los últimos años hemos asistido a un amplio despliegue de técnicas tanto para el abordaje anterógrado como retrógrado, como el material disponible permitiendo mejores resultados. El objetivo del estudio es evaluar las características, los resultados y la seguridad en el abordaje de las OCT en nuestro centro.

Métodos: Registro unicéntrico prospectivo de OCT desde enero de 2021 hasta abril de 2022 con un total de 67 pacientes consecutivos. Fueron evaluados parámetros clínicos, angiográfico, técnicos y de seguridad y eficacia.

Resultados: Las principales características se recogen en la tabla 1. Destaca una puntuación SYNTAX elevada. Hasta en un 36% de los casos se realizó intervencionismo percutáneo ad hoc. El abordaje más frecuente (70%) fue anterógrado y la técnica de escalada de guías la más empleada (76%), en un 20% fueron empleadas epicárdicas para abordaje retrógrado. Se utilizó ecografía intracoronaria (IVUS) en un 18% y requirieron una técnica de modificación de placa (láser, rotablación o litotricia) en un 9%. La perforación coronaria autolimitada fue la complicación más frecuente (4%), en ningún caso precisando pericardiocentesis. La tasa de éxito global fue del 91%.

Conclusiones: El abordaje de las OCT en nuestro centro es un procedimiento seguro con una baja tasa de complicaciones, así como una excelente tasa de éxito.


Tabla 1.

Características basales y resultados (n = 67)
Edad media 70 ± 9
Varones 59 (88%)
Hipertensión 57 (85%)
Diabetes 27 (40%)
Enfermedad renal crónica 12 (18%)
SYNTAX II medio 38 ± 16
SYNTAX I medio 24 ± 11
CASTLE Score 2,4 ± 1,1
Fracción de eyección (%) 52%
Muñón proximal taper 33 (52%)
Intervencionismo coronario ad hoc 24 (36%)
Abordaje anterógrado 48 (76%)
Guiado por IVUS 12 (18%)
Uso balón NC 19 (28%)
Tiempo escopia 44 ± 24
Contraste 370 ± 128
Número de stents medio 1,5 ± 1
Tasa de éxito 61 (91%)
Longitud media de la oclusión 24 ± 15
Perforación coronaria autolimitada 3 (4%)
Necesidad de fármacos vasoactivos 1 (1,4%)


¿Existe esperanza para la tecnología bioabsorbible? Resultados clínicos y por imagen cardiaca del estudio ABSORB-CTO en el seguimiento a 7 años

Livia Gheorghe1, Juan Fernández Martínez2, Lluis Asmarats Serra3, Xavier Millán Álvarez3, David Vilades2, Estefanía Pelegrina Fernández3 y Dabit Arzamendi3

1Departamento de Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

2Unidad de Imagen Cardiaca, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España

2Unidad de Cardiología Intervencionista, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España

Introducción y objetivos: La tecnología ABSORB ha sido abandonada por el aumento de eventos cardiovasculares en el seguimiento, sin poder demonstrar los beneficios a muy largo plazo. El estudio ABSORB-CTO se ha propuesto demostrar la eficacia de los AVB-ABSORB en pacientes con oclusiones coronarias crónicas (OCC) en el seguimiento a muy largo plazo.

Métodos: El ensayo ABSORB-CTO incluyó de forma prospectiva 33 pacientes con OCC (35 lesiones) durante 2013-2014 tratados mediante implante de AVB. Se realizó seguimiento clínico hasta los 7 años, angiográfico al año y a los 3 años, por TCMC a los 6 meses y a los 7 años.

Resultados: Todos los casos fueron tratados con éxito. El 84% fueron hombres, con una edad media de 61,0 ± 9,7 años. Se implantaron una media de 2,16 ± 0,9 AVB por lesión y una longitud de AVB de 52,5 ± 22,8 mm. A los 7 años la mortalidad cardiovascular fue del 3%, la tasa de trombosis del 3%, y la reoclusión del 11,4%. Desde el tercer al séptimo año ningún paciente experimentó eventos coronarios isquémicos. Por angiografía, el LLL al año fue de 0,23 ± 0.46 mm; p = 0,001, y el LLgain a los 3 años de 0,05 ± 0,29 mm; p = 0,220. En el control por TCMC a los 7 años se observó una reducción no significativa del diámetro mínimo de los segmentos previamente tratados con AVB y ninguna estenosis significativa o reoclusión.

Conclusiones: La recanalización exitosa de la OCC con la implantación de AVB se asocia a resultados clínicos y de imagen favorables y consistentes a muy largo plazo.



Estudio descriptivo: valoración y tratamiento percutáneo de insuficiencia tricuspídea

Luis García Rodríguez, Fernando Carrasco Chinchilla, Juan H. Alonso, Antonio Muñoz, Erika Muñoz, Víctor M. Becerra, Antonio Domínguez, Luis Morcillo, Fernando Cabrera, Ángel Montiel, Javier Zafra, José M. Hernández,

Departamento de Cardiología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria, Málaga, España

Introducción y objetivos: La insuficiencia tricuspídea supone importante morbimortalidad y coste sanitario. El intervencionismo percutáneo se ha sumado al arsenal terapéutico de esta valvulopatía. Se realizó seguimiento a pacientes con insuficiencia tricuspídea orientados a tratamiento percutáneo.

Métodos: Estudio observacional realizado en Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga (enero 2020 - abril 2022).

Resultados: Se incluyó a 38 pacientes con insuficiencia cardiaca por regurgitación tricuspídea y contraindicación quirúrgica, tras presentarse en sesión médico-quirúrgica para valorar tratamiento. La edad media fue de 73,9 años. El 60% tenía hipertensión arterial. El 92% tenía fibrilación auricular conocida. El 73% estaba en clase funcional 3. En un tercio, la etiología era orgánica y en dos tercios, funcional. Diez tenían insuficiencia tricuspídea primaria (8 por cable de dispositivo), 9 aislada y 19 secundaria. La distribución del grado de la insuficiencia fue 12 torrenciales, 13 masivas y 12 graves. Nueve pacientes se beneficiaron de implante de TricValve y 10 de TriClip. Dos tuvieron contraindicación técnica para implante percutáneo y otros 2 contraindicación por hipertensión pulmonar grave. El resto quedó pendiente de evolución médica.

Conclusiones: Gracias al intervencionismo percutáneo, los pacientes se benefician de una alternativa a la cirugía. La ecocardiografía es fundamental para valorar la etiología de la insuficiencia tricuspídea, la cual influye en el dispositivo a implantar. Cinco de las 12 insuficiencias tricuspídeas torrenciales eran debidas a cable de dispositivo, debiendo sopesar la indicación de este y valorar el implante de dispositivo inalámbrico.



Resultados de la denervación renal en el tratamiento de la hipertensión arterial resistente en una unidad especializada

Antonio Esteban Arriaga Jiménez1, Ismael Arco Adamuz1, Teresa Bretones del Pino2, Fernando Jaén Águila3 y Joaquín Sánchez Gila2

1Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada, España

2Servicio de Cardiología, Unidad de Hemodinámica, Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada, España

3Servicio de Medicina Interna, Unidad de Riesgo Vascular, Hospital Universitario Virgen de las Nieves,a href="#aff1" Granada, España

Introducción y objetivos: La denervación renal (RND) surge como una alternativa mínimamente intervencionista para aquellos pacientes con hipertensión arterial resistente (HTAr). Pese a los controvertidos resultados de algunos estudios que supusieron que la técnica quedase relegada hace unos años, se ha demostrado recientemente su gran utilidad en centros especializados. Evaluamos los resultados clínicos de los pacientes sometidos a RND en nuestro centro.

Métodos: Registro retrospectivo observacional de todos los pacientes sometidos a RND en nuestro centro entre los años 2012 y 2021 indicada por HTAr, tratados con dispositivos Symplicity Flex o Symplicity Spyral.

Resultados: Se analizaron 23 pacientes: el 52,2% eran mujeres y la edad media era de 53,3 ±7,6 años. El catéter más usado fue el Symplicity Spyral (82,6%), realizándose de media 20 ± 15 aplicaciones por procedimiento (10 ± 8 en lado izquierdo y 10 ± 8 en derecho). Se produjo una reducción significativa en la presión arterial tanto sistólica (PAS) como diastólica (PAD) medida en consulta tras el procedimiento (PAS preprocedimiento 167 ± 18 mmHg VS posprocedimiento 147 ± 21 mmHg; p < 0,05; PAD preprocedimiento 99 ± 16 mmHg VS posprocedimiento 89 ± 12 mmHg; p < 0,05), así como se disminuyó el número de fármacos antihipertensivos necesarios para el tratamiento de la HTA de forma estadísticamente significativa (preprocedimiento 5,7 vs. 4,65 posprocedimiento, p < 0,05). No hubo complicaciones relacionadas con el procedimiento ni deterioro de función renal.

Conclusiones: Nuestros resultados apoyan que la denervación renal, realizada en centros experimentados, es útil para la reducción tanto de presión arterial como del número de fármacos antihipertensivos necesarios en pacientes con HTAr, siendo además una técnica segura.



Analisis virtual del reacceso coronario tras implante percutáneo de prótesis aórtica ACURATE neo/neo2 según la tomografía computarizada posimplante

Masafumi Shibata, Mitsunobu Kitamura, Blanca Trejo Velasco, Johannes Wilde, Robin Gohmann y Mohamed Abdel-Wahab

Cardiology Department, Heart Centre Leipzig, Leipzig, Alemania

Introducción: El implante percutáneo de prótesis aórtica (TAVI) en pacientes con mayor esperanza de vida, aumenta la importancia de asegurar el reacceso coronario posterior. Nuestro estudio evalúa la frecuencia de acceso coronario favorable tras TAVI con ACURATE neo/neo2, de forma virtual analizando la tomografía computarizada (CT) posimplante.

Métodos: Estudio transversal monocéntrico con 49 pacientes sometidos a TAVI con ACURATE y CT de control entre 2018-2021. Se emplearon 2 estrategias para definir el acceso coronario desfavorable: 1. Análisis CT bidimensional: cuando los ostium coronarios estaban bajo la corona superior de la prótesis o frente a uno de sus 3 triángulos o postes comisurales. 2. Análisis CT tridimensional: distancia entre la prótesis y pared aórtica hasta los ostium coronarios a lo largo de la trayectoria del catéter ≤ 2 mm (figura 1A). La distancia mínima se identificó en el plano axial (figura 1B), tras colocar el localizador axial del análisis CT tangente a la curva de trayectoria del catéter, como el diámetro del máximo círculo contenido entre la TAVI y raíz aórtica (figura 1C).

Resultados: El acceso coronario fue desfavorable por CT bidimensional en 50 (51,1%) coronarias: 30 (61,2%) izquierdas y 20 (40,8%) derechas y mediante CT tridimensional en 6 (6,1%) coronarias: 4 (8,2%) izquierdas y 2 (4,1%) derechas. Los pacientes con acceso desfavorable presentaron un implante de TAVI menos profundo y mayor índice entre el tamaño TAVI/senos de Valsalva; p < 0,001.

Conclusiones: El análisis tridimensional del CT post-TAVI identifica un acceso coronario favorable en un mayor número de pacientes. La presencia de ostium coronarios bajos y una distancia ≤ 2 mm entre la raíz aórtica y TAVI predice un reacceso coronario dificultoso.


Figura 1.






Efectividad del balón farmacoactivo en el tratamiento de la rama lateral de lesiones en bifurcación

José Valencia, Juan Miguel Ruiz-Nodar, Javier Pineda, Pascual Bordes, Marta Herrero-Brocal y Fernando Torres

Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital General Universitario de Alicante, Alicante, España

Introducción y objetivos: El tratamiento de las lesiones en bifurcación sigue constituyendo un reto. Hay pocos datos acerca de la utilidad del balón farmacoactivo (BFA) para el tratamiento de la rama lateral. Determinar la efectividad de dicho dispositivo en este escenario.

Métodos: Registro retrospectivo de todas las lesiones de este tipo tratadas con BFA en nuestra unidad desde 2018 hasta la actualidad. Seguimiento clínico de los pacientes con registro de incidencia de eventos adversos.

Resultados: Se incluyeron un total de 31 lesiones en 30 pacientes. Características demográficas: 19,3% mujeres, 63,3% HTA, 83,3% dislipemia, 40% diabetes. Características de la lesión: localización CX-OM 19,3%, DA-diagonal 64,5%, TCI-Cx 6,4%, DP-TPL 9,7%. Medina 0-1-1 12,9%, 0-0-1 22,6%, 1-1-1 38,7%, 1-1-0 19,3%, 1-0-0 3,2%, 0-1-0 3,2%. Lesiones tipo RIS 41,9%. Características del procedimiento: acceso radial y French 6 100%, predilatación RL 83,9% y RP 54,8%, stent RP 61,3%, DEB RP 9,7%, técnica POT 32,2%, kissing final 41,9%, OCT/IVUS 6,4%, éxito procedimiento 100%, bailout 0%. Seguimiento: medio 10 meses (rango 29-1), muerte o trombosis lesional 0%, TVF/TVR un único caso 3,2% (a los 11 meses del procedimiento).

Conclusiones: El tratamiento con BFA de la rama lateral en lesiones bifurcadas seleccionadas es seguro y presenta una muy alta efectividad, con una tasa de éxito a largo plazo del 96,8% a pesar de tratarse de lesiones con alto nivel de complejidad. Se requerirían estudios muy amplios que permitieran comparar dicha estrategia con el abordaje conservador de la RL y determinar cuál es su tratamiento óptimo.





Reserva fraccional de flujo con solución salina: una alternativa válida en el estudio de la fisiología coronaria

Elena Izaga Torralba1, Dolores Cañadas Pruaños1, Inmaculada Noval Morillas1, Fernando Rivero2, Josep Gómez Lara3 y Alejandro Gutiérrez Barrios1

1Servicio de Cardiología, Unidad de Hemodinámica e Intervencionismo Cardiaco, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

2Servicio de Cardiología, Unidad de Hemodinámica e Intervencionismo Cardiaco, Hospital Universitario de La Princesa, Madrid, España

3Servicio de Cardiología, Unidad de Hemodinámica e Intervencionismo Cardiaco, Hospital Universitari de Bellvitge, L´Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España

Introducción y objetivos: Recientemente se ha validado un nuevo método para cuantificar el flujo coronario absoluto (FCA) según el principio de termodilución. Requiere la infusión continua intracoronaria de solución salina fisiológica (SSF) a temperatura ambiente a través de un catéter específico (Ray Flow) que induce hiperemia máxima a una velocidad de flujo "65; 15 ml/min. Nuestro objetivo fue comparar los resultados en la reserva fraccional de flujo (RFF) obtenidos usando infusión de SSF intracoronaria (RFFsalina) frente a la RFF convencional con adenosina (RFFadenosina).

Métodos: Se incluyeron 118 pacientes con sospecha de enfermedad coronaria y se midieron RFFsalina y RFFadenosina. La infusión intracoronaria de SSF se ajustó a una velocidad de flujo media de 18,9 ± 1 [18-20 ml/min] y la infusión intravenosa de adenosina se ajustó a una velocidad media de 165 [150-180 µg/kg/min].

Resultados: Los valores medios de RFFsalina fueron 0,89 ± 0,07 y los de RFFadenosina 0,90 ± 0,05; la diferencia media entre ambos métodos fue 0,03 ± 0,03, que puede atribuirse al efecto del catéter Ray Flow. Las RFFadenosina y RFFsalina se dicotomizaron (punto de corte 0,8) y fueron concordantes. Usando el punto de corte de 0,75, la concordancia era más alta e indica isquemia con alta fiabilidad. Observamos una tendencia a mayor concordancia en la arteria descendente anterior y en vasos sin enfermedad.

Conclusiones: La técnica de termodilución mediante infusión continua de SSF es un método seguro y factible para cuantificar la RFF, evitando los efectos secundarios de la adenosina, por lo que podría ser una herramienta útil en el estudio fisiológico invasivo de la circulación coronaria.





Efectividad de la anestesia tópica en crema en el cateterismo diagnóstico: ¿merece la pena?

Juan José Portero Portaz, Juan Gabriel Córdoba Soriano, Antonio Gutiérrez Díez, Arsenio Gallardo López, Driss Melehi El-Assali, Laura Expósito Calamardo, Raquel Ramos Martínez y Jesús María Jiménez Mazuecos

Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital General Universitario de Albacete, Albacete, España

Introducción y objetivos: El acceso transradial en coronariografía está estandarizado y es el predominante en nuestro país, con una tasa de éxito cercana al 100%. El dolor de la punción y el espasmo radial pueden reducir la tasa de éxito. Presentamos los resultados de la utilización de crema anestésica tópica (AT) asociada a la anestesia subcutánea.

Métodos: Estudio controlado aleatorizado unicéntrico y doble ciego que compara la efectividad en la prevención del espasmo radial de diferentes vasodilatadores y de anestesia local-tópica durante la realización de cateterismo diagnóstico. Presentamos el subanálisis sobre la efectividad de la AT. Se incluyeron 125 pacientes consecutivos. Todos fueron aleatorizados antes del procedimiento a AT en crema tipo EMLA (prilocaína/lidocaína) o placebo. Se mantuvo el ciego para enfermería y operador. Se aplicó crema sobre ambas muñecas durante los 10 minutos previos a la punción radial. Todos recibieron la misma dosis de anestesia subcutánea. Se analizaron parámetros como dolor a la punción, comodidad durante el procedimiento, desarrollo de espasmo radial y comodidad tras el procedimiento, con cuestionarios cuantitativos.

Resultados: Recibieron AT 62 pacientes (49,6%) y placebo 63 (50,4%), sin diferencias entre grupos. No hubo diferencias en cuanto a dolor en la punción (p = 5,97), comodidad del procedimiento (p = 6,6) ni vendaje posterior (p = 2,75). Tampoco hubo diferencias en espasmo radial (p = 0,22). Como objetivos secundarios, no hubo diferencias en cross-over (p = 0,998), reacción vasovagal ni dificultad en la punción por parte del operador (p = 4,48).

Conclusiones: Con las limitaciones de nuestro trabajo, el uso de AT en crema no resulta efectivo y no debería recomendarse en el acceso radial.





Análisis del impacto presupuestario de la incorporación del cangrelor para el tratamiento antiagregante en la intervención coronaria percutánea primaria en España, según comunidades autónomas

Irene Lizano-Díez1, Silvia Paz Ruíz2, Liliana Falkon Bleicher1 y Arancha Real Díaz1

1Departamento Científico, Ferrer, Barcelona, España

2Medical Writing Department, SmartWorking4you, Castellón, España

Introducción y objetivos: El cangrelor es un inhibidor intravenoso del P2Y12 de acción directa, inicio inmediato (2 min) y efecto de corta duración. Está indicado para la reducción de acontecimientos cardiovasculares trombóticos en pacientes con enfermedad coronaria que se someten a intervención coronaria percutánea (ICP), que no han recibido un inhibidor oral de P2Y12 y en quienes no es posible o deseable el tratamiento oral con inhibidores de P2Y12. Se estimó el impacto económico de introducir el cangrelor en el vademécum de las farmacias hospitalarias de las comunidades autónomas (CC.AA.) para el tratamiento coadyuvante de pacientes con síndrome coronario agudo con elevación del segmento ST candidatos a ICP primaria.

Métodos: Modelo de impacto presupuestario basado en costes de eventos clínicos (trombóticos, hemorrágicos) y farmacológicos (inhibidores orales de P2Y12, inhibidores de la glucoproteína IIb/IIIa [IGP], cangrelor) en 2 escenarios, sin y con cangrelor, a 3 años. Se asumió que: a) las ICP primarias representan el 25% del total de las ICP; b) la población aumenta (2%) durante 3 años; c) el 80% recibe un inhibidor oral de P2Y12 (ticagrelor principalmente); d) el uso de IGP varía entre el 6,5% y el 6,3%; e) el uso de cangrelor aumenta cada año (1, 7 y 11%). Se realizó análisis de sensibilidad unidireccional.

Resultados: El mayor impacto presupuestario a 3 años se estima en Andalucía, Cataluña y Madrid (tabla 1). El cangrelor reduce el número de trombosis del stent y revascularizaciones por isquemia a 48 h, y aumenta ligeramente el número de eventos hemorrágicos menores, como cabe esperar para un antiagregante potente.

Conclusiones: En los supuestos definidos, el cangrelor representa una opción eficaz y segura a un coste asumible por las CC.AA.


Tabla 1.

Total, en 3 años
Comunidad autónoma Población diana, n Impacto económico, €
Andalucía 10.874 180.508
Aragón 1.490 24.320
Principado de Asturias 1.382 22.671
Illes Balears 1.070 17.678
Canarias 2.389 39.441
Cantabria 881 14.578
Castilla y León 3.864 64.352
Castilla-La Mancha 2.303 37.432
Cataluña 8.832 145.925
Comunitat Valenciana 5.812 95.654
Extremadura 1.448 23.797
Galicia 3.897 64.888
Comunidad de Madrid 7.645 126.282
Región de Murcia 1.929 31.789
Comunidad Foral de Navarra 768 12.647
País Vasco 3.027 49.801
La Rioja 3.434 58.220





Electrocardiograma de oclusión completa del tronco coronario: ¡activemos el código infarto!

Dolores Cañadas Pruaño, David García Molinero, Livia Gheorghe, Ricardo Zayas Rueda, Germán Calle Pérez y Alejandro Gutiérrez Barrios

Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

Introducción y objetivos: La oclusión total aguda del tronco coronario izquierdo (ATOLMA) tiene una presentación catastrófica. Su detección electrocardiográfica (ECG) puede contribuir al diagnóstico y la reperfusión precoz. Nuestro objetivo es describir las características del ECG y detectar su relación con la mortalidad hospitalaria en los ATOLMA.

Métodos: Los hallazgos del ECG al ingreso en 24 pacientes del registro multicéntrico ATOLMA se compararon con los ECG de 15 pa- cientes con oclusión subtotal aguda del tronco izquierdo (ASOLMA) y de 15 pacientes con oclusión aguda de la arteria descendente anterior proximal (ADAp-IAMCEST).

Resultados: Se identificó un patrón ECG particular: desviación del eje izquierdo ("12;61,17 ± 9 grados), prolongación del intervalo QTc (465 ± 19 ms), prolongación del QRS (136 ± 12 mm), elevación del segmento ST en aVL (1,88 ± 0,65 mm), ausencia de elevación del segmento ST en V1 (0,0 ± 0,6 mm) y QRS fragmentado (62,5%). El análisis multivariado encontró que las características independientes para distinguir ATOLMA de ASOLMA fueron la elevación del segmento ST en aVL (odds ratio [OR]: 5,6; intervalo de confianza del 95% [IC95%], 1,5-21; p = 0,01) y la ausencia de elevación del segmento ST en V1 (OR: 27; IC95%, 1,4-52; p = 0,01); y de ADAp-IAMCEST fue la anchura del QRS (OR: 1,1; IC95%, 1,02-1,2; p = 0,02). El QRS fragmentado fue el único predictor independiente de mortalidad hospitalaria en ATOLMA (OR: 0,125; IC95%, 0,01-0,81; p = 0,03).

Conclusiones: La elevación del segmento ST en aVL, la ausencia de elevación del segmento ST en V1, la desviación del eje izquierdo y la prolongación del QRS y del intervalo QTc son predictores de ATOLMA. El QRS fragmentado predice la mortalidad hospitalaria en ATOLMA.


Figura 1.






Colaterales precoces como predictor de viabilidad en el infarto de miocardio evolucionado

Dolores Cañadas Pruaño1, William Delgado Nava1, Miguel Alba Sánchez2, Enrique Díaz Retamino2, Sergio Gamaza Chulían2, Livia Gheorghe1, Ricardo Zayas Rueda1, Germán Calle Pérez1 y Alejandro Gutiérrez Barrios1

1Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

2Servicio de Cardiología, Hospital Universitario de Jerez, Jerez de la Frontera, Cádiz, España

Introducción y objetivos: El papel de la circulación colateral (CC) en el infarto agudo de miocardio evolucionado (IAMe) aún no se ha aclarado. El objetivo de nuestro estudio es determinar si se relaciona con la viabilidad.

Métodos: Estudio multicéntrico ambispectivo de cohortes. Entre 2008 y 2019 se incluyeron 167 pacientes con IAMe > 24 h y oclusión trombótica (TIMI 0) de un vaso principal. La CC se clasificó de manera ciega por 2 cardiólogos según la clasificación RENTROP y se dicotomizó a CC pobre (PCC, grados RENTROP 0 y 1) y CC buena (BCC, grados RENTROP 2 y 3). Se hizo un ecocardiograma transtorácico (ETT) para valorar la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI). La viabilidad se analizó mediante ETT, ETT de estrés, SPECT miocárdico o resonancia magnética cardiaca.

Resultados: De los 167 pacientes, el 54% tenía BCC y el 46% PCC. No hubo diferencias significativas entre ambos grupos y se consiguió la revascularización con éxito en el 75%. El grupo BCC tenían mejor FEVI (54,2 ± 9 frente a 47,9 ± 12; p < 0,01) y menos trastornos graves de la contractilidad (16,4% frente a 41,4%; p < 0,01). La viabilidad se confirmó en el 78,4% de los pacientes y fue mayor en el grupo BCC (88,7% frente a 64,3%; p < 0,01). En el análisis multivariado, la BCC desarrollada precozmente resultó ser predictor independiente de viabilidad (odds ratio: 3,77; intervalo de confianza del 95%, 1,67-8,5; p = 0,001). La concordancia interobservador para la categorización de la CC (k = 0,88) fue excelente.

Conclusiones: En el IAM evolucionado, la presencia de buena circulación colateral desarrollada precozmente resultó ser un predictor independiente de viabilidad miocárdica del territorio ocluido.


Tabla 1. Características de ambos grupos

Todos n = 167 BCC n = 91 (54%) PCC n = 76 (46%) p
Edad, años 6.22 ± 11.9 62.54 ± 11.6 61.77 ± 12.5 0.6
Varón, n (%) 134 (80.2) 78 (80.4) 56 (80) 1
Diabetes, n (%) 59 (35) 30 (31) 29 (41) 0.19
Dislipemia, n (%) 84 (50.3) 52 (53.6) 32 (45.7) 0.35
Tabaquismo, n (%) 105 (63) 62 (64) 43 (61.4) 0.75
IAM previo, n (%) 14 (8.5) 8 (8.5) 6 (8.6) 1
Tiempo de evolución, días ± DE 8.1 ± 8 7.7 ± 8.5 9.7 ± 8.5 0.4
Fibrinólisis, n (%) 12 (8.2) 6 (6.8) 6 (10.2) 0.5
Revascularización lesión culpable, n (%) 130 (77.8) 78 (80.4) 52 (74.3) 0.3
Revascularización completa, n (%) 118 (70.7) 70 (70.2) 48 (68.6) 0.7
FEVI (%), media ± DE 51.6 ± 11 54.2 ± 9 47.9 ± 12 <0.01
Viabilidad confirmada, n (%) 131 (78.4) 86 (88.7) 45 (64.3) <0.01
Aquinesia/ Disquinesia, n (%) 45 (27%) 16 (16.4) 29 (41.4) <0.01

BCC: Buena Circulación Colateral; PCC: Cobre Circulación Colateral.






Novedades en radioprotección: efecto de la cabina Cathpax en la práctica real

Dolores Cañadas Pruaño, Inmaculada Noval Morillas, Inara Alarcón de la Lastra, Livia Gheorghe, Ricardo Zayas Rueda, Germán Calle Pérez y Alejandro Gutiérrez Barrios

Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

Introducción y objetivos: El uso de radiación ionizante en el laboratorio de hemodinámica tiene un impacto perjudicial sobre los pacientes y el personal médico. Los equipos tradicionales de protección radiológica solo son parcialmente eficaces. La cabina de protección radiológica Cathpax (RCP) es un novedoso equipo de radioprotección que ha demostrado reducir significativamente la exposición en intervenciones electrofisiológicas y neurorradiológicas. Nuestro objetivo fue analizar si la cabina Cathpax reduce la dosis de radiación durante los procedimientos de intervencionismo coronario e intervencionismo estructural cardiaco en la práctica real.

Métodos: Estudio prospectivo unicéntrico no aleatorizado en el que 119 procedimientos de intervencionismo coronario y estructural consecutivos se dividieron alternativamente en 2 grupos: grupo RCP (n = 59) y grupo no RCP (n = 60).

Resultados: No se observaron diferencias significativas en las características de los pacientes, las características de los procedimientos, el volumen medio de contraste, la medición de kerma en el aire (AK), el área de dosis-producto (PDA) ni el tiempo de fluoroscopia entre ambos grupos. En el grupo RCP, la exposición relativa a la radiación del primer operador se redujo un 78% en el tórax y un 70% en la muñeca. Este efecto fue constante durante diferentes tipos de procedimientos, incluidas intervenciones percutáneas complejas y procedimientos estructurales.

Conclusiones: Nuestro estudio demuestra, por primera vez, que la cabina Cathpax reduce de manera significativa y eficiente la exposición relativa a radiaciones ionizantes del operador durante diferentes tipos de procedimientos llevados a cabo en el laboratorio de hemodinámica, lo que confirma su utilidad en la práctica real.


Figura 1.






Angioplastia primaria de lesiones coronarias calcificadas mediante litotricia coronaria en el infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST

Héctor Cubero Gallego1, Nieves Gonzalo2, Helena Tizón Marcos1, Angela Mcinerney2, Marcos García Guimaraes1, Neus Salvatella1 y Beatriz Vaquerizo1

1Departamento de Cardiología Intervencionista, Hospital del Mar, Barcelona, España

2Departamento de Cardiología Intervencionista, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Introducción y objetivos: La litotricia coronaria actúa fracturando la placa calcificada, lo que facilita la expansión y la aposición del stent. Este estudio muestra los resultados del procedimiento y el seguimiento a corto plazo del uso de litotricia coronaria en el contexto de la angioplastia primaria en el infarto agudo de miocardio con elevación del ST.

Métodos: Registro prospectivo en el que se incluyeron 10 pacientes que presentaban una lesión calcificada culpable en el infarto agudo de miocardio con elevación del ST y que fueron sometidos a litotricia coronaria durante la angioplastia primaria entre julio de 2019 y julio de 2020.

Resultados: La edad media fue de 69,2 ± 11,8 años; con hipertensión (70%) y dislipemia (60%). Todas las lesiones coronarias calcificadas (tipo B/C) se predilataron con un balón semidistensible. La litotricia coronaria se realizó en todos los casos una vez que el trombo macroscópico se había extraído con éxito mediante un catéter de tromboaspiración. Antes del balón de litotricia, se utilizó la técnica de aterectomía rotacional en 1 lesión y el balón de corte en 2 lesiones. La litotricia coronaria requirió el uso de 1 balón de litotricia (rango 1-2), con una aplicación media de 70 pulsos. Dos balones de litotricia se rompieron durante el tratamiento, sin producir ningún evento adverso. La litotricia coronaria se realizó con éxito en el 90% de los casos. No hubo complicaciones cardiacas periprocedimiento.

Conclusiones: La litotricia coronaria parece ser una técnica segura y eficaz para el tratamiento de la lesión calcificada culpable durante la angioplastia primaria en el infarto agudo de miocardio con elevación del ST para la modificación del calcio en ausencia de trombo angiográfico, y una buena opción para lograr unas adecuadas expansión y aposición del stent.





Letalidad asociada a eventos tromboembólicos y hemorrágicos en pacientes mayores de 75 años tras revascularización con stents farmacoactivos. Registros SIERRA-75 (EPIC-05) y PACO-PCI (EPIC-15)

José María de la Torre Hernández1, Ramón López Palop2, José L. Ferreiro3, Jesús M. Jiménez Mazuecos4, Pilar Carrillo Sáez5, Soledad Ojeda6, Alejandro Gutiérrez Barrios7, David Marti8, Pablo Avanzas9, Eduardo Pinar2, José A. Linares10 y Armando Pérez de Prado11

1Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Santander, España

2Servicio de Cardiología, Hospital Virgen de la Arrixaca, Murcia, España

3Servicio de Cardiología, Hospital de Bellvitge, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España

4Servicio de Cardiología, Hospital de Albacete, Albacete, España

5Servicio de Cardiología, Hospital San Juan de Alicante, Alicante, España

6Servicio de Cardiología, Hospital Reina Sofia, Córdoba, España

7Servicio de Cardiología, Hospital Puerta del Mar, Cádiz, España

8Servicio de Cardiología, Hospital Gómez Ulla, Madrid, España

9Servicio de Cardiología, Hospital Central de Asturias, Oviedo, España

10Servicio de Cardiología, Hospital Lozano Blesa, Zaragoza, España

11Servicio de Cardiología, Hospital de León, León, España

Introducción y objetivos: El tratamiento antitrombótico tras la intervención coronaria percutánea (pos-ICP) en mayores de 75 años se asocia a un complejo equilibrio entre protección tromboembólica e inducción de hemorragias. En este estudio se evalúa la letalidad asociada a estos 2 tipos de eventos.

Métodos: Análisis sobre una cohorte de pacientes mayores de 75 años sometidos a ICP con stents farmacoactivos. Se analizó a los pacientes que mostraron eventos mayores tromboembólicos (infarto o ictus) y hemorrágicos (hemorragia mayor según criterios de la International Society on Thrombosis and Haemostasis) en seguimiento a 12 meses, y se evaluó su supervivencia a los 30 días.

Resultados: Se evaluó a un total de 2.121 pacientes. En el primer año post-ICP, 92 (4,3%) pacientes sufrieron un evento tromboembólico tras una mediana de 80 (rango intercuartílico 6-198) días post-ICP. Por otra parte, 178 (8,4%) presentaron una hemorragia mayor (p < 0,001 respecto los tromboembólicos), tras una mediana de 108 (34-208) días post-ICP. En los 30 días posteriores a un evento tromboembólico, la incidencia de muerte fue del 10,3% y la de muerte o hemorragia mayor del 18,4%. En los 30 días posteriores a una hemorragia mayor, la incidencia de muerte fue del 12,7% (p = 0,5) y la de muerte o evento tromboembólico del 14,5% (p = 0,4).

Conclusiones: En pacientes mayores de 75 años, durante el año posterior a la ICP, la incidencia y la cronología de eventos tromboembólicos y hemorrágicos mayores difiere, con una significativa mayor incidencia de hemorragias, que a su vez son más tardías. La letalidad al mes tras estos eventos tromboembólicos y hemorrágicos resultó comparablemente elevada.





Aplicación prospectiva de un protocolo antitrombótico ajustado a riesgo isquémico/hemorrágico en pacientes mayores de 75 años tratados con stents liberadores de everolimus. Registro SIERRA-75 (EPIC-05)

José María de la Torre Hernández1, Ramón López Palop2, Jesús M. Jiménez Mazuecos3, Pilar Carrillo Sáez2, Alejandro Gutiérrez Barrios4, Eduardo Pinar5, Belén Cid6, Luis Fernández7, Cristóbal Urbano8, Juan F. Oteo9, Víctor A. Jiménez Díaz10 y Armando Pérez de Prado11

1Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Santander, España

2Servicio de Cardiología, Hospital San Juan, Alicante, España

3Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Albacete, Albacete, España

4Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

5Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, Murcia, España

6Servicio de Cardiología, Hospital de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela, A Coruña, España

7Servicio de Cardiología, Hospital de Cruces, Bilbao, España

8Servicio de Cardiología, Hospital Regional de Málaga, Málaga, España

9Servicio de Cardiología, Hospital Puerta de Hierro, Madrid, España

10Servicio de Cardiología, Hospital Álvaro Cunqueiro, Vigo, Pontevedra, España

11Servicio de Cardiología, Hospital de León, León, España

Introducción y objetivos: En este estudio se evalúa la aplicación de estrategias antitrombóticas guiadas por estimación de riesgos hemorrágico e isquémico en pacientes ancianos revascularizados con stents liberadores de everolimus (SLE) de última generación.

Métodos: Estudio prospectivo, en 42 centros de España y Portugal, con pacientes mayores de 75 años revascularizados con SLE y tratamiento antitrombótico guiado por protocolo basado en presentación clínica, complejidad de ICP y puntuación PRECISE DAPT. El objetivo primario de seguridad fue el compuesto por muerte de causa cardiaca, infarto de miocardio y trombosis del stent, y el de eficacia fue la revascularización de la lesión tratada. El gru- po de control fue un grupo emparejado por índice de propensión de tratamiento, tratado con otros stents liberadores de fármaco actuales y tratamiento antitrombótico, a libre criterio de cada cardiólogo.

Resultados: Se incluyeron 1.064 pacientes, el 36,6% mujeres, el 72% con síndrome coronario agudo y el 53,6% con ICP compleja. El objetivo primario de seguridad fue del 6,2% y el de eficacia del 1,5%. Hubo sangrado BARC 2-5 en el 7,8% y trombosis del stent en el 1,3%. No se observaron trombosis del stent en el subgrupo con 1-3 meses de duración del tratamiento antiagregante plaquetario doble. La comparación entre los grupos emparejados (n = 686 cada uno) mostró que el sangrado BARC 2-5 fue significativamente menor en el grupo SIERRA-75 (7,4% frente a 10,2%, p = 0,04), así como la combinación neta de eventos adversos cardiovasculares mayores y sangrados (14,3% frente a 18,5%, p = 0,02).

Conclusiones: En la población anciana, el uso de un régimen antitrombótico ajustado al riesgo isquémico/hemorrágico en pacientes tratados con un SLE de última generación parece asociarse con un mejor pronóstico.





Comparación del tratamiento de lesiones coronarias bifurcadas complejas mediante técnica de mini-crush stenting tras un seguimiento prolongado en pacientes diabéticos

Alfonso Morón Alguacil1, Ignacio Sánchez Pérez2, Ariana Gonzálvez García2, Ricardo Concepción Suárez2, Alfonso Freites Esteves2, Jorge Martínez Del Río1, Martín Negreira Caamaño1, Manuel Muñoz García1, Daniel Águila Gordo1, Cristina Mateo Gómez1, Raquel Frías García1 y Fernando Lozano Ruiz-Poveda2

1Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

2Sección de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

Introducción y objetivos: Los pacientes diabéticos presentan una enfermedad coronaria más agresiva y con peores resultados tras el intervencionismo coronario percutáneo (ICP), especialmente en escenarios complejos. En la actualidad, el beneficio de las técnicas de doble stent en el tratamiento de bifurcaciones complejas es controvertido. Comparamos la eficacia y la seguridad a largo plazo del ICP en lesiones bifurcadas con la técnica de mini-crush en pacientes diabéticos y no diabéticos.

Métodos: Se incluyeron prospectivamente 152 pacientes (69 ± 13 años, 70,3% hombres) con lesiones coronarias bifurcadas graves complejas a los que se realizó ICP con técnica de mini-crush desde mayo de 2014 hasta mayo de 2020. Evaluamos la presencia de eventos cardiacos mayores (MACE): muerte de causa cardiovascular, infarto de miocardio no mortal (IM), revascularización de lesión tratada (RLT) y trombosis tras un seguimiento clínico prolongado (mediana de 37 meses).

Resultados: El 38,8% de los pacientes eran diabéticos. No se observaron diferencias significativas en las características basales ni en el procedimiento entre ambos grupos (tabla 1). No hubo diferencias en la complejidad media según la escala Syntax (29,7 ± 11,3 en diabéticos frente a 30,4 ± 14,4 en no diabéticos; p = 0,293). La bifurcación con más frecuencia afectada en ambos grupos fue el TCI. No encontramos diferencias significativas en la incidencia de MACE ni en ninguno de sus componentes por separado. La tasa de seguimiento angiográfico fue del 13,2%.

Conclusiones: El ICP en bifurcaciones complejas con técnica de mini-crush en pacientes diabéticos presenta resultados favorables, con baja tasa de eventos y escasa necesidad de revascularización en el seguimiento a largo plazo, comparables a las de los no diabéticos.


Tabla 1.

No DM (n = 93) DM (n = 59) p (sig)
Características basales
 HTA 65 (69,9%) 49 (83,1%) 0,07
 Dislipemia 41 (44,1%) 35 (59,3%) 0,07
 Fumador 50 (53,8%) 23 (39%) 0,08
 FEVI media (%) 51,96 ± 12,7 50,67 ± 13,4 0,449
Inhibidor P2Y12 pretratamiento
 Clopidogrel 79 (84,9%) 52 (88,1%) 0,607
 Prasugrel 1 (1,1%) 2 (3,4%)
 Ticagrelor 5 (5,4%) 2 (3,4%)
Vaso principal bifurcación
 TCI 37 (39,8%) 31 (52,5%) 0,469
 DA 38 (40,9%) 19 (32,2%)
 Cx 10 (10,8%) 5 (8,5%)
Rama lateral bifurcación
 Cx 35 (38,5%) 31 (53,4%) 0,436
 Diagonal 38 (41,8%) 19 (32,8%)
 Ramo mediano 5 (5,5%) 1 (1,7%)
Predilatación rama principal
 No 3 (3,2%) 3 (5,1%) 0,379
 Balón convencional o no compliante 90 (96,8%) 55 (93,1%)
Tipo stent vaso principal
 Everolimus 4 (4,3%) 4 (6,8%) 0,138
 Zotarolimus 58 (62,4%) 42 (71,2%)
 Sirolimus 29 (31,2%) 10 (16,9%)
 Diámetro "64; 2,5 mm 5 (5,4%) 9 (15,3%) 0,092
 Longitud > 30 mm 44 (47,3%) 20 (33,9%) 0,174
Tipo stent rama lateral
 Everolimus 9 (9,8%) 4 (6,8%) 0,158
 Zotarolimus 53 (57,6%) 41 (69,5%)
 Sirolimus 29 (31,5%) 12 (20,3%)
 Diámetro "64; 2,5 mm 45 (48,4%) 29 (49,2%) 0,525
 Longitud > 30 mm 20 (21,5%) 12 (20,3%) 0,092
Finalización con Kissing balloon
 No 10 (10,8%) 8 (13,6%) 0,868
 Balón convencional 69 (74,2%) 43 (72,9%)
 Balón no compliante 5 (5,4%) 4 (6,8%)
MACE 9 (9,7%) 10 (16,9%) 0,186
 IAM por lesión diana 3 (3,2%) 4 (6,8%)
 Revascularización lesión tratada 3 (3,2%) 1 (1,7%)
 Muerte cardiovascular 3 (3,2%) 5 (8,5%)
Mortalidad global 11 (11,8%) 12 (20,3%) 0,269





Resultados a medio plazo tras el uso de la técnica mini-crush stenting para el tratamiento de lesiones coronarias bifurcadas complejas en contexto de síndrome coronario agudo

Ignacio Sánchez Pérez1, Alfonso Morón Alguacil2, Fernando Lozano Ruiz-Poveda1, Ricardo Concepción Suárez1, Alfonso Freites Esteves1, Jorge Martínez Del Río2, Martín Negreira Caamaño2, Manuel Muñoz García2, Daniel Águila Gordo2, Cristina Mateo Gómez2, Pedro Pérez Díaz2 y Ariana Gonzálvez García1

1Sección de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

2Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

Introducción y objetivos: Se han publicado estudios acerca de la utilización de técnicas de doble stent en el ICP de lesiones coronarias bifurcadas, aunque su papel en el seno del síndrome coronario agudo es aún controvertido.

Métodos: Estudio observacional con 76 pacientes (70,1 años, 68,4% varones) con síndrome coronario agudo por lesiones coronarias bifurcadas graves complejas a los que se realizó ICP con técnica mini-crush desde marzo de 2014 hasta diciembre de 2020. Evaluamos la presencia de eventos cardiacos mayores (MACE): mortalidad cardiovascular, IAM por lesión diana y revascularización de lesión tratada, tras una mediana de seguimiento de 25 meses.

Resultados: El 72,4% eran hipertensos, el 46,1% fumadores, el 40,8% diabéticos y el 48,7% dislipémicos. El 94,7% recibieron pretratamiento con doble antiagregante (84,2% clopidogrel). La puntuación media en la escala Syntax fue de 29,4 ± 12,6. La bifurcación más frecuentemente afectada fue la DA. Se realizó predilatación en el 97,4% de casos y en el 75% se finalizó con kissing balloon. El 98,7% de los stents implantados fueron farmacoactivos de segunda generación o posterior (el más usado en el vaso principal y la rama lateral fue de zotarolimus). Estaba disponible el seguimiento angiográfico en el 14,5%. La tasa global de MACE fue del 13,2%, la incidencia de muerte de causa cardiovascular del 2,6%, IAM del 5,3%, y revascularización de la lesión tratada guiada por la clínica del 5,2%.

Conclusiones: La técnica mini-crush para tratar lesiones coronarias bifurcadas complejas por síndrome coronario agudo muestra buenos resultados a medio plazo, con una baja incidencia de muerte de causa cardiovascular y de eventos relacionados con la lesión tratada.





Experiencia en el tratamiento del infarto asociado a shock cardiogénico mediante dispositivo Impella en un hospital de segundo nivel

Manuel López Pérez1, Teresa Gil Jiménez1, María Eugenia Poyatos Aguilera2, Gerardo Moreno Terribas1, José Manuel Soto Blanco2 y Juan Caballero Borrego3

1Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Clínico San Cecilio, Granada, España

2Unidad de Cuidados Intensivos Cardiológicos, Hospital Universitario Clínico San Cecilio, Granada, España

3Unidad de Hemodinámica, Hospital Universitario Clínico San Cecilio, Granada, España

Introducción y objetivos: A pesar de tratamiento intensivo y angioplastia primaria, la mortalidad del shock cardiogénico (SC) en el infarto agudo de miocardio (IAM) sigue siendo en torno al 50%. En este contexto, las asistencias circulatorias percutáneas (ACP) pueden mejorar los resultados. Nuestro objetivo es valorar la experiencia del uso de ACP Impella CP en SC en IAM en un hospital con sala de hemodinámica/código IAM sin trasplante cardiaco (nivel II).

Métodos: Estudio observacional retrospectivo de pacientes en SC tras IAM, a los que se implantó ACP.

Resultados: Desde enero de 2019 hasta abril de 2021 se implantaron 17 ACP, 7 de ellas en SC tras IAM (85,7% IAM con elevación de ST; tronco coronario izquierdo responsable en el 57% y descendente anterior en el 43%). Edad media 71,4 ± 5,2 años, 57% varones y 57% diabéticos. Todos se implantaron por vía femoral, el 71,4% después del procedimiento de angioplastia. La duración media de la ACP fue de 3,1 ± 2,1 días. Un paciente requirió soporte adicional con oxigenador extracorpóreo de membrana. Hubo una complicación vascular menor (14,3%) y una mayor (14,3%). La mortalidad a 30 días fue del 28,6%, similar tras un seguimiento medio de 7,7 meses. La fracción de eyección del ventrículo izquierdo media al alta fue del 38 ± 5,8%.

Conclusiones: El uso precoz de ACP en hospitales de nivel II es factible y puede mejorar los resultados desfavorables del SC enmarcado en el contexto de un código shock con derivación de pacientes a centros con capacidad de trasplante cardiaco (nivel III) en caso necesario.





Valoración fisiológica con IFR de lesiones coronarias no culpables en pacientes con síndrome coronario agudo

Rafael González Manzanares1, Francisco Hidalgo1, Soledad Ojeda1, Tomás Benito-González2, Alejandro Gutiérrez-Barrios3, José María de la Torre Hernández4, Guisela Flores1, Javier Suárez de Lezo1, Elena Izaga3, Miguel Romero1, Armando Pérez de Prado2 y Manuel Pan1

1Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España

2Servicio de Cardiología, Complejo Asistencial de León, León, España

3Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

4Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Santander, España

Introducción y objetivos: Las principales guías recomiendan la medición fisiológica de las lesiones coronarias intermedias independientemente de la presentación clínica. No obstante, el porcentaje de pacientes con síndrome coronario agudo (SCA) en los estudios que sustentan estas recomendaciones es bajo (menor del 20%). El objetivo de este estudio fue evaluar la utilidad del iFR para guiar la revascularización percutánea de las lesiones no culpables en pacientes con SCA.

Métodos: Estudio retrospectivo multicéntrico incluyendo pacientes con SCA y revascularización de la lesión culpable que presentaban otras lesiones coronarias no culpables evaluadas con iFR. El objetivo principal fue un compuesto de muerte de causa cardiovascular, infarto de miocardio no fatal, trombosis del stent o nueva revascularización.

Resultados: Se incluyeron 356 pacientes con 472 lesiones no culpables. La presentación clínica fue SCA sin elevación de ST (SCASEST) en 235 pacientes y SCA con elevación de ST (SCACEST) en 121 pacientes. Según el iFR, en 105 pacientes se revascularizaron todas las lesiones no culpables y en 251 al menos una no se revascularizó. En un seguimiento medio de 22 ± 10 meses, el objetivo principal ocurrió en 32 pacientes (9%). No hubo diferencias en el número de eventos entre los grupos según el iFR (10,5% eventos en el grupo de revascularización completa y 8,4% en el grupo con al menos una lesión no revascularizada) (figura 1).

Conclusiones: El uso del iFR en el SCA para guiar la revascularización percutánea de las lesiones no culpables parece ser seguro y con un número de eventos aceptable a medio plazo.


Figura 1.






Valoración funcional coronaria invasiva tras el implante del armazón reabsorbible de magnesio en el contexto del síndrome coronario agudo

Diego Mialdea Salmerón, Dolores Cañadas Pruaño, Livia Luciana Gheorghe, Inmaculada Noval Morillas, Ricardo De Zayas Rueda, Germán Calle Pérez y Alejandro Gutiérrez Barrios

Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

Introducción y objetivos: Comparar el comportamiento fisiológico coronario tras la implantación del armazón bioabsorbible intracoronario de magnesio (ABIMg) frente al tratamiento con stents farma­coactivos (SF) en pacientes con síndrome coronario agudo (SCA).

Métodos: Entre diciembre de 2016 y 2018, 38 pacientes con características clínicas similares que ingresaron por un SCA y fueron tratados con ABIMg (n = 19) o con SF (n = 19) se incluyeron en este registro prospectivo. Se hizo estudio funcional coronario invasivo mediante técnica de termodilución con bolos y con infusión de suero salino intracoronario y test de acetilcolina intracoronaria.

Resultados: Los pacientes tratados con ABIMg mostraron una respuesta vasomotora similar a la del grupo de SF: test de acetilcolina positivo clínicamente (57,9% frente a 42,9%; p = 0,4), grado de estenosis (33 ± 15,9% frente a 36 ± 34%; p = 0,8) y criterios diagnósticos de vasoespasmo (16% frente a 42%, p = 0,2). El estudio de termodilución no mostró diferencias entre los 2 grupos en presencia de disfunción microvascular (definida como IMR > 25 o CFR < 2 y RFF > 0,8) (29,4% frente a 50%; p = 0,2), valor de IMR ni de CFR. Tampoco hubo diferencias en el flujo absoluto en hiperemia (215 ± 75 frente a 245 ± 108 ml/min; p = 0,4), resistencia miocárdica en hiperemia (461 ± 197 frente a 361 ± 126 unidades Wood; p = 0,16) ni CFR absoluto. Las resistencias miocárdicas en reposo fueron mayores en el grupo ABIMg (1.491 ± 473 frente a 874 ± 253 unidades Wood; p < 0,01).No hubo complicaciones relevantes en ninguno de los 2 grupos.

Conclusiones: El dispositivo ABIMg no ofrece ventajas funcionales en cuanto a disfunción microvascular ni respuesta vasomotora frente a SF en el SCA.





Experiencia clínica a largo plazo del tratamiento de lesiones coronarias bifurcadas complejas mediante técnica de mini-crush stenting

Alfonso Morón Alguacil1, Ignacio Sánchez Pérez2, Fernando Lozano Ruiz-Poveda2, Ariana Gonzálvez García2, Ricardo Concepción Suárez2, Jorge Martínez Del Río1, Martín Negreira Caamaño1, Manuel Muñoz García1, Daniel Águila Gordo1, Cristina Mateo Gómez1, Pedro Pérez Díaz1 y Alfonso Freites Esteve2

1Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

2Sección de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

Introducción y objetivos: Las lesiones coronarias bifurcadas representan el 20% del intervencionismo coronario percutáneo (ICP), siendo un escenario complejo con menor tasa de éxito. Existe controversia acerca del beneficio de las técnicas de doble stent sobre el stenting condicional. Evaluamos la eficacia y la seguridad a largo plazo de la técnica mini-crush para ICP de dichas lesiones.

Métodos: Se incluyeron prospectivamente 159 pacientes (69 años) con lesiones coronarias bifurcadas graves complejas a los que se realizó ICP con técnica de mini-crush entre mayo de 2014 y 2020. Evaluamos la presencia de eventos cardiacos mayores (MACE): muerte de causa cardiovascular, IAM no fatal y revascularización de la lesión tratada (RLT) tras un seguimiento clínico prolongado (mediana 32 meses).

Resultados: Puntuación media en la escala Syntax de 30 ± 13, el tronco coronario izquierdo como vaso principal de la bifurcación más frecuente y la circunfleja la rama lateral. Se predilató en el 95,6% y en el 78,9% se finalizó con kissing balloon. El 99% de los stents implantados fueron farmacoactivos (zotarolimus el más usado en el vaso principal y la rama lateral). Se realizó seguimiento angiográfico al 18%. La tasa global de MACE fue del 12,5%, con una tasa de muerte de causa cardiovascular del 5,1%, infarto de miocardio del 4,5%, revascularización de la lesión diana guiada por la clínica del 2,5% y trombosis de stent del 1,2%.

Conclusiones: El ICP de lesiones coronarias bifurcadas complejas con técnica de mini-crush presenta resultados favorables, con baja tasa de eventos y escasa necesidad de revascularización en el seguimiento a largo plazo.





Papel pronóstico de la resistencia microvascular absoluta en el INOCA

Alejandro Gutiérrez1, Dolores Cañadas Pruaño2, Inmaculada Noval Morillas1, Livia Gheorghe1, Bernard De Bruyne2 y Alessandro Candreva3

1Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

2Cardiology Department, Aalst Hospital, Aalst, Bélgica

3Cardiology Department, Zurich Hospital, Zurich, Suiza

Introducción y objetivos: En los últimos años hemos asistido al crecimiento del interés por el estudio de la función microvascular. La recientemente validada técnica de termodilución continua con suero salino intracoronario permite medir directamente la resistencia microvascular absoluta ( Rµ). Nuestro objetivo fue identificar y correlacionar, por primera vez, un punto de corte óptimo que relacione la Rµ con el pronóstico.

Métodos: Estudio prospectivo multicéntrico internacional. Entre septiembre de 2018 y marzo de 2020 se realizaron 246 mediciones de Rµ en pacientes con arterias coronarias epicárdicas normales o casi normales (INOCA). Los criterios de exclusión fueron: realizar angioplastia coronaria, vaso con RFF "64; 0,8 y FEVI "64; 50%. Finalmente, se incluyeron 122 casos con medición de Rµ en la arteria descendente anterior y seguimiento clínico a 12 meses.

Resultados: Se analizó el evento clínico combinado orientado al paciente (POCE) que incluía muerte, infarto agudo de miocardio, nueva ACTP, hospitalización por insuficiencia cardiaca, angina persistente y arritmias. El mejor punto de corte que se obtuvo del análisis de las curvas ROC fue 424 UW. La tasa de eventos POCE a 12 meses en el grupo de pacientes con Rµ elevada fue significativamente mayor que en los pacientes con Rµ baja (figura 1).

Conclusiones: La técnica de termodilución continua con suero permite cuantificar las Rµ. El punto de corte de 424 UW demostró correlacionarse con el pronóstico en pacientes con INOCA.


Figura 1.






Índices de presión hiperémicos y no hiperémicos en pacientes con enfermedad renal crónica

Alejandro Travieso González, Adrián Jerónimo-Baza, Hernán Mejía-Rentería, Carolina Espejo-Paeres, Nieves Gonzalo y y Javier Escaned

Departamento de Cardiología, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Introducción y objetivos: La evidencia para el uso de los índices de presión en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) es escasa.

Métodos: Se analizó la relación entre el filtrado glomerular (FG), la reserva fraccional de flujo (RFF) y el cociente de presión aórtica/presión distal (Pd/Pa) en reposo en 1.147 pacientes consecutivos. Ambos se compararon frente a la reserva de flujo coronario (RFC) y se evaluó la incidencia de eventos clínicos (VOCO: combinado de muerte, revascularización o infarto del vaso interrogado).

Resultados: El RFF aumenta a medida que el FG empeora (beta "12;10,5, p = 0,030), algo que no se observa con Pd/Pa de reposo (beta "12;6,14; p = 0,351) (figura 1A). Ambos tienen una capacidad similar para detectar una RFC < 2,0 en los pacientes con ERC; sin embargo, estos tienen una mayor proporción de vasos con RFF > 0,80 y RFC baja (24,5% frente a 13,4%; p = 0,015). La RFC disminuye linealmente con el FG; esto se debe a un aumento del flujo en reposo (p = 0,026), mientras que el flujo hiperémico no varía (p = 0,403) (figura 1B). La incidencia de VOCO fue mayor en los pacientes con ERC y RFF > 0,80 (12,7% frente a 6,90% en no ERC con RFF > 0,80; p = 0,062). La frecuencia de eventos clínicos fue aún mayor en aquellos pacientes con ERC, RFF > 0,80 y RFC baja (20,59% frente a 8,44% en pacientes sin ERC; p = 0,038).

Conclusiones: La evaluación de las estenosis coronarias en la ERC con RFF o Pd/Pa de reposo es equivalente. La determinación de la RFC añade un valor pronóstico importante en estos pacientes.


Figura 1.






Influencia de la edad en los resultados del tratamiento de lesiones coronarias bifurcadas complejas mediante técnica de mini-crush stenting tras un seguimiento prolongado

Ignacio Sánchez Pérez1, Alfonso Morón Alguacil2, Fernando Lozano Ruiz-Poveda1, Ricardo Concepción Suárez1, Alfonso Freites Esteves1, Jorge Martínez Del Río2, Martín Negreira Caamaño2, Manuel Muñoz García2, Daniel Águila Gordo2, Cristina Mateo Gómez2, Pedro Pérez Díaz2 y Ariana Gonzálvez García1

1Servicio de Cardiología, Sección de Hemodinámica, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

2Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

Introducción y objetivos: Hay resultados contradictorios acerca del beneficio de las técnicas de doble stent sobre el stenting condicional en el tratamiento de lesiones coronarias bifurcadas complejas. En los pacientes de mayor edad, la evidencia es escasa. El objetivo fue conocer la influencia de la edad en la tasa de eventos cardiacos mayores (MACE): mortalidad de causa cardiovascular, infarto agudo de miocardio y revascularización de la lesión tratada tras un seguimiento prolongado (mediana 32 meses).

Métodos: Estudio observacional con 152 pacientes (69,5 años) que presentaban 152 lesiones coronarias bifurcadas graves complejas (clasificación de Medina). Se les realizó una intervención coronaria percutánea con técnica de mini-crush entre marzo de 2014 y marzo de 2020.

Resultados: El 38% tenía más de 75 años. En este grupo había una proporción significativamente mayor de no fumadores, diabéticos e hipertensión arterial; también una puntuación en más alta en la escala Syntax (33,9 ± 13,7 frente a 28,1 ± 12,7; p = 0,035). No hubo diferencias en las características del procedimiento. Al final del seguimiento, se había realizado seguimiento angiográfico por indicación clínica al 13,2%. La incidencia de MACE tendía a ser superior en el grupo de más edad (19,3% frente a 8,4%; p = 0,05), debido a una mayor mortalidad de causa cardiovascular (10,5% frente a 2,1%; p = 0,024). No hubo diferencias en el resto de los componentes por separado.

Conclusiones: Los pacientes mayores de 75 años con lesiones coronarias graves bifurcadas complejas tratados con técnica de mini-crush presentaron mayor mortalidad de causa cardiovascular en el seguimiento a largo plazo, a pesar de no presentar diferencias en la ICP respecto a los de menor edad. No hubo diferencias en el resto de los resultados relacionados con la lesión.





Exposición ocupacional a radiaciones ionizantes durante el embarazo en cardiología intervencionista o electrofisiología. ¿Es seguro para el feto?

M. Teresa Velázquez Martín1, Pedro Luis Cepas Guillén2, Fina Mauri3 y María Thiscal López Lluva4

1Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España

2Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Clínic, Barcelona, España

3Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, Barcelona, España

4Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

Introducción y objetivos: La exposición a las radiaciones ionizantes influye en que las cardiólogas desestimen subespecializarse en áreas intervencionistas. La normativa en España (RD 783/2001) permite trabajar en sala durante la gestación si el feto recibe una dosis equivalente "64; 1 mSv. Por ello, es necesario saber la dosis equivalente en el abdomen de cardiólogas expuestas a radiaciones ionizantes durante la gestación.

Métodos: Encuesta electrónica anónima entre cardiólogos de 40 años o más años miembros de la Sociedad Española de Cardiología.

Resultados: Respondieron a la encuesta 256 personas. El 51% tenía actividad en hemodinámica y el 13% en electrofisiología. Había 108 mujeres con actividad intervencionista; de ellas, el 59% dijo conocer la normativa de nuestro país sobre exposición ocupacional a radiaciones ionizantes durante el embarazo. Sin embargo, 62/108 (57%) consideraban que no era posible mantener la actividad en sala durante este. Tuvieron al menos un embarazo 55/108 cardiólogas y 47 respondieron las preguntas sobre embarazo. Solo 11 (23%) se plantearon mantener la actividad en sala durante el mismo. De ellas, 4 refieren objeciones por los departamentos de riesgos laborales/protección radiológica. Finalmente, 10/11 mantuvieron la acti- vidad en sala. Todas recibieron dosímetro de abdomen. En 7, la dosis equivalente fue inferior a la dosis límite, 1 recibió una dosis cercana y 2 no lo recuerdan.

Conclusiones: Según la encuesta electrónica, el 57% de las cardiólogas con actividad intervencionista desconocen que la normativa permite mantener la actividad en sala durante el embarazo. Solo el 23% de las hemodinamistas/electrofisiólogas embarazadas se plantearon mantener la actividad en sala. La dosis equivalente recibida en los 8 casos con información disponible fue "64; 1 mSv.





Prevalencia de vasoespasmo y disfunción microvascular en pacientes con isquemia miocárdica sin estenosis coronarias angiográficas significativas

Pau Federico Zaragoza, Francisco Pomar Domingo, Teresa Castelló Viguer, Luis Martínez Ortiz De Urbina, Rafael Calvo Vidal, Diamar España Cucarella, Verónica Talens Montes, Daniel Jornet Ibiza, Laura Hervás Martín y Francisca Adell Gil

Departamento de Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario La Ribera, Alzira, Valencia, España

Introducción y objetivos: El diagnóstico invasivo de la vasorreactividad y la función microvascular tiene implicaciones pronósticas y puede resultar de utilidad para optimizar el manejo de los pacientes con signos o síntomas de isquemia miocárdica en ausencia de estenosis angiográficas significativas (INOCA).

Métodos: Se incluyeron 40 pacientes con INOCA. A todos se les realizó en primer lugar un test de vasorreactividad con bolos de acetilcolina intracoronaria en la arteria descendente anterior. A continuación se usó una guía de presión con sensor térmico, con el que se comprobó mediante un índice no hiperémico la ausencia de estenosis epicárdicas significativas (resting full-cycle ratio > 0,89). Seguidamente, se determinaron la reserva de flujo coronario (RFC) y el índice de resistencia microvascular (IRM) por termodilución con bolos de suero fisiológico y se consideraron como patológicos los puntos de corte establecidos de RFC < 2 e IRM "65; 25.

Resultados: La edad media fue de 62 ± 10 años, el 63% eran mujeres y el 33% diabéticos. El procedimiento diagnóstico funcional invasivo permitió clasificar a los pacientes en 4 subgrupos (figura 1): disfunción microvascular (27,5%), vasoespasmo epicárdico (17,5%), trastorno mixto (22,5%) y estudio normal (32,5%). Las únicas complicaciones observadas fueron 3 casos de fibrilación auricular durante la prueba de acetilcolina (7,5%).

Conclusiones: La prevalencia de vasoespasmo y disfunción microvascular en nuestra muestra es similar a la observada en trabajos previos. El estudio invasivo de la vasorreactividad y la microcirculación en los pacientes INOCA es factible y seguro, y permite individualizar el tratamiento según los resultados.


Figura 1.






Predictores clínicos, características angiográficas y pronóstico de los síndromes coronarios agudos de origen embólico

Adrián Jerónimo Baza, Carlos Salazar, Alejandro Travieso, María José Pérez Vyzcaino, Luis Nombela, Pilar Jiménez Quevedo, Iván Núñez, Pablo Salinas, Javier Escaned y Nieves Gonzalo

Instituto Cardiovascular, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Introducción: La embolia a las arterias coronarias constituye un mecanismo de infarto de miocardio de causa no aterosclerótica. Nuestro objetivo fue describir las características clínicas y angiográficas, y el pronóstico, de los síndromes coronarios agudos de origen embólico (SCA-E).

Métodos: Se recogieron retrospectivamente las características epidemiológicas y clínicas de 40 pacientes con SCA-E atendidos entre 2003 y 2018 en la red hospitalaria de un centro terciario. Estos datos fueron comparados con los de 4.989 pacientes atendidos en la misma red hospitalaria por un síndrome coronario agudo de causa aterosclerótica (SCA-A) durante dicho periodo.

Resultados: Los SCA-E eran más jóvenes (28% frente a 10% de menores de 45 años, p < 0,001), con mayor proporción de mujeres (43% frente a 22%; p = 0,003), fibrilación auricular (40% frente a 5%; p < 0,001), historia de neoplasias (18% frente a 7%; p = 0,009), cirugía valvular previa (13% frente a 0,5%; p < 0,001) y tratamiento con warfarina (15% frente a 3%; p < 0,001), en comparación con los SCA-A. Asimismo, se presentaron como SCA con elevación del segmento ST en mayor proporción (83% frente a 67%; p = 0,04) y se sometieron a intervencionismo percutáneo sobre la arteria responsable en menor proporción (75% frente a 100%; p < 0,001). La mortalidad intrahospitalaria de los SCA-E fue del 15%, frente al 4% en el grupo control (p < 0,001). En la tabla 1 se muestran los predictores de SCA-E en el análisis multivariado realizado.

Conclusiones: La fibrilación auricular, el tratamiento con warfarina, la cirugía valvular previa, la presencia de neoplasias y el sexo femenino son factores predictores independientes para SCA-E.


Tabla 1.

Odds Ratio p
Edad 1,06 (1,03-1,08) <0,001
Sexo femenino (%) 2,78 (1,37-5,65) 0,007
Neoplasia 3,37 (1,33-8,54) 0,02
Cirugía valvular 4,28 (1,19-15,5) 0,04
Fibrilación auricular 16,1 (7,23-35,9) <0,001
Tratamiento con warfarina 5,78 (2,46-13,55) <0,001





Rotatripsy: combinación de aterectomía rotacional y litotricia coronaria en lesiones coronarias gravemente calcificadas

Ariana Gonzálvez García1, Alfonso Jurado Román2, Santiago Jiménez Valero2, Guillermo Galeote2, Víctor Manuel Juárez Olmos3, Andrea Severo Sánchez3, Rosa González Davia4, Ángel García García5, Raúl Moreno2 y Esteban López de Sá3

1Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital General Universitario de Ciudad Real, Ciudad Real, España

2Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario La Paz, Madrid, España

3Servicio de Cardiología, Hospital Universitario La Paz, Madrid, España

4Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Infanta Cristina, Madrid, España

5Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Infanta Sofía, Madrid, España

Introducción y objetivos: El tratamiento percutáneo de las lesiones coronarias calcificadas supone un reto dentro de la cardiología intervencionista. Recientemente se ha descrito la técnica rotatripsy —combinación de aterectomía rotacional (AR) y litotricia coronaria (LC)— para el tratamiento de lesiones graves con calcio profundo. Nuestro objetivo fue estudiar la eficacia y la seguridad en pacientes tratados mediante esta técnica.

Métodos: Estudio descriptivo de pacientes con lesiones coronarias gravemente calcificadas tratados mediante técnica rotatripsy en un hospital terciario desde febrero de 2019 hasta enero de 2021. Se incluyeron parámetros de seguridad (perforación coronaria, no-reflow, arritmias ventriculares, complicaciones vasculares) y eventos cardiovasculares mayores (MACE) hospitalarios y a 30 días.

Resultados: Se incluyeron 7 pacientes, el 100% varones, con una edad media de 76 años. La técnica rotatripsy se realizó con éxito en el 100%. La arteria tratada fue la descendente anterior en el 86% (n = 6). Se utilizaron olivas de AR de 1,25 y 1,5 mm, y balones de LC de 2,5, 3, 3,5 y 4 mm (figura 1). La LC se realizó por infraexpansión del balón tras AR en 6 casos. En un 71% se realizó imagen intracoronaria. Hubo un caso de perforación coronaria tras el implante del stent, solucionado con stent cubierto, y una muerte de causa cardiovascular a los 15 días de ingreso.

Conclusiones: Aunque son necesarios más estudios para comprobar la eficacia y la seguridad a largo plazo de la técnica rotatripsy, nuestra serie muestra que puede convertirse en el tratamiento de elección de lesiones graves con calcificación profunda.


Figura 1. DA: arteria descendente anterior. CD: arteria coronaria derecha. OCT: tomografia de coherencia optica. IVUS: ecografia intravascular. Score de calcio de Fujino por OCT: 1. Angulo maximo de calcio (°): "64;180° 2 puntos. 2. Grosor maximo de calcio (mm): "64;0,5 mm 0 puntos, >0,5 mm 1 punto. 3. Longitud de calcio (mm): "64;5,0 mm 0 puntos, >5,0 mm 1 punto. Lesiones con una puntuacion de 4 indican riesgo de infraexpansion del stent.






Experiencia en el tratamiento percutáneo con stent de la coartación de la aorta en una población pediátrica y adolescente

Luis Fernández González1, Roberto Blanco Mata1, Koldobika García San Román1, Josune Arriola Meabe1, Juan Carlos Astorga Burgo1, Aida Acin Labarta1, Larraitz Orive Melero1, María del Camino Suárez Fernández1, Maite Luis García2 y José Miguel Galdeano Miranda2

1Servicio de Cardiología, Hospital de Cruces, Barakaldo, Vizcaya, España

2Departamento de Cardiología Pediátrica, Hospital de Cruces, Barakaldo, Vizcaya, España

Introducción y objetivos: Las ventajas del implante de stent en la coartación de aorta respecto a la angioplastia con balón es que evita tanto la sobreexpansión de la aorta adyacente como el retroceso elástico, además de sellar las posibles disecciones agudas, lo que disminuye la tasa de aneurismas, recoartación y rotura aórtica.

Métodos: Realizamos un análisis retrospectivo de todos los pacientes menores de 18 años sometidos a implante percutáneo de stent entre 1996 y 2020, con seguimiento de más de 1 año.

Resultados: Se incluyeron 25 pacientes consecutivos con una edad media de 10,6 ± 4,6 años y un peso medio de 33,9 ± 18,9 kg (el 16% estaba por debajo de 30 kg). Trece casos eran de coartaciones nativas y 12 casos de recoartación sometidos a reparación quirúrgica. Entre los defectos cardiacos asociados, el más frecuente fue la válvula aórtica bicúspide. El implante del stent sobre la coartación se consiguió en el 100% de los casos, con una reducción del gradiente de transcoartación, así como una ganancia de luz aórtica en el segmento coartado estadísticamente significativa con respecto a los valores previos. En 19 casos se implantó un stent sin recubrimiento y en 6 un stent recubierto debido a una mayor complejidad anatómica. Se precisó reintervención en 5 de los pacientes (20%), con una media de tiempo de 6,9 ± 8,7 años.

Conclusiones: Consideramos que el implante de stent en la coartación de la aorta en la población pediátrica y adolescente es una técnica segura y efectiva a largo plazo. En comparación con los adultos, suele haber mayor necesidad de reintervención debido al crecimiento.

Tabla 1. Características clínicas y hemodinámicas

Datos clínicos
Edad 10,6+/–4,6 años
Sexo masculino 18 (72%)
Defectos cardíacos asociados (distintos de valvulopatía aórtica) 5 (20%)
VAo bicúspide 14 (56%)
Valvulopatía aórtica significativa 2 (8%)
Tipo de coartación
 Nativa 13 (52%)
 Recoartación 12 (48%)
Tipo de cirugía previa
 Término-terminal 8 (32%)
 Flap de subclavia 3 (12%)
 Parche ampliación 1 (4%)
Angioplastia previa 3 (12%)
Datos hemodinámicos
Diámetro aorta arco (mm) 13,2+/–3,8
Diámetro aorta diafragmática (mm) 15,12+/–4,4
Diámetro coartación (mm)
 Previo procedimiento 5,1+/–2,2
 Tras implante de stent 14,6+/–3,7
Gradiente Ao (invasivo)
 Previo 33,6+/–14,3
 Tras implante de stent 2,8+/–4,1
Diámetro stent (mm) 15+/4,2
Longitud stent (mm) 38,8+/18,2
Necesidad de > de 1 stent 2 (8%)
stent recubierto ePTFE 6 (24%)




Resultados a largo plazo de un programa de tratamiento dirigido por catéter en la tromboembolia pulmonar

Juan José Portero Portaz, Juan Gabriel Córdoba Soriano, Antonio Gutiérrez Díez, Arsenio Gallardo López, Driss Melehi El-Assali, Laura Expósito Calamardo y Jesús María Jiménez Mazuecos

Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital General Universitario de Albacete, Albacete, España

Introducción y objetivos: Los tratamientos dirigidos por catéter (TDC) se utilizan en el tratamiento de la TEP aguda buscando disminuir la mortalidad y conseguir la recuperación clínica y hemodinámica sin las complicaciones de la trombólisis sistémica (TS). Actualmente, el TDC cuenta con indicación IIa-C en las guías ESC y comienza a imponerse como un tratamiento alternativo a la anticoagulación.

Métodos: Registro unicéntrico con 85 pacientes tratados con TDC. Se realizó TDC emergente a pacientes con TEP aguda confirmada por TC y de riesgo alto (con contraindicación para TS), y TDC urgente (< 12 h) a los de riesgo intermedio-alto. El TDC varió entre fragmentación mecánica, aspiración manual/mecánica o trombólisis local con r-TPA, en forma de bolo o infusión continua, combinado con el tratamiento anticoagulante con heparina. Todos los pacientes se reevaluaron a las 24 horas y se han seguido durante 3,8 años.

Resultados: El TDC disminuyó la PAPM 28% y aumentó el GC un 34%. La incidencia de hemorragia mayor fue del 3%. Se registraron 4 muertes (4,7%) durante el seguimiento. Hubo 2 muertes hospitalarias (3,07%; complicación respiratoria y sangrado, respectivamente). El desarrollo de HTP estimada por ecografía en el seguimiento es del 22,5% (16 p).

Conclusiones: El TDC es eficaz como tratamiento de la TEP aguda y resulta un procedimiento seguro. Aunque con las limitaciones de este registro, parece objetivarse una reducción de la mortalidad a largo plazo. Son necesarios más estudios que confirmen la tendencia al aumento de la supervivencia y la reducción del posible desarrollo de HTP tromboembólica crónica.


Figura 1.






Diez años de intervencionismo percutáneo de la disfunción posquirúrgica del tracto de salida del ventrículo derecho mediante implante de bioprótesis pulmonar

Luis Fernández González1, Roberto Blanco Mata1, Josune Arriola Meabe1, Koldobika García San Román1, Juan Carlos Astorga Burgo1, Aida Acin Labarta1, Larraitz Orive Melero1, María del Camino Suárez Fernández1, Maite Luis García2, José Miguel Galdeano Miranda2 y Juan Alcibar Villa1

1Servicio de Cardiología, Hospital de Cruces, Barakaldo, Vizcaya, España

2Cardiología Pediátrica, Hospital de Cruces, Barakaldo, Vizcaya, España

Introducción y objetivos: Diversas cardiopatías congénitas complejas reparadas quirúrgicamente presentan a lo largo de la evolución disfunción del tracto de salida del ventrículo derecho que condiciona el empeoramiento del pronóstico a largo plazo de estas patologías. Muchos de estos pacientes presentan varias cirugías cardiacas previas, por lo que el tratamiento percutáneo suele ser la opción preferida.

Métodos: Estudio observacional, retrospectivo, de todos los pacientes sometidos a implante percutáneo de bioprótesis pulmonar. Se incluyeron 11 pediátricos y 7 adultos. Todos ellos presentaban cirugía previa sobre el tracto de salida del VD, 14 eran portadores de conductos valvulados degenerados, 1 bioprótesis pulmonar y 3 tracto nativo reparado mediante parche transanular.

Resultados: Se consiguió el implante de bioprótesis en el 100% de los pacientes. En 15 de ellos se implantó una Melody (Medtronic) y en 3 una Edwards Sapien 3. En todos los pacientes se implantó previamente un stent recubierto de ePTFE en el tracto de salida como armazón para la bioprótesis. Como complicaciones del procedimiento, únicamente en 1 paciente se produjo rotura de cuerdas tendinosas de la válvula tricúspide que precisó reparación quirúrgica. En el seguimiento a largo plazo se ha objetivado 1 caso de endocarditis pulmonar, manejada de forma conservadora. No se ha precisado reintervención en ninguno de los pacientes.

Conclusiones: El implante percutáneo de bioprótesis pulmonar es un procedimiento seguro y efectivo a corto y largo plazo para el tratamiento de la disfunción posquirúrgica del tracto de salida del VD.





Eficacia, seguridad y supervivencia del programa de angioplastia pulmonar en pacientes inoperables en un centro español. Resultados superponibles a los de centros japoneses

M. Teresa Velázquez Martín1, Agustín Albarrán1, Fernando Sarnago1, Sergio Huertas1, Nicolás Maneiro1, Allende Olazabal1, Marta Fernández Galindo2, Ignacio Fernández Herrero2, María Jesús López Gude3, Alicia Ruiz Martín2, Alejandro Cruz Utrilla2 y Pilar Escribano Subias2

1Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España

2Servicio de Cardiología, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España

3Servicio de Cirugía Cardiaca, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España

Introducción y objetivos: Los resultados de la angioplastia pulmonar con balón en pacientes con hipertensión pulmonar tromboembólica crónica no operable avalan su utilización. Las series europeas muestran resultados más discretos que las japonesas.

Métodos: Analizamos los resultados de eficacia, seguridad y supervivencia del programa de angioplastia pulmonar de un centro español.

Resultados: Entre mayo de 2013 y diciembre de 2020 realizamos 503 sesiones de angioplastia pulmonar en 120 pacientes, el 64% mujeres, con una edad media de 61 ± 15 años (19-84). La indicación fue afectación distal en 105, comorbilidad en 3, preferencias personales en 3 e hipertensión pulmonar residual tras tromboendarterectomía pulmonar en 9. El seguimiento medio desde la primera angioplastia fue de 50 ± 16 meses (22-92). Una paciente falleció 7 días tras la primera angioplastia por lesión pulmonar grave (mortalidad periprocedimiento 0,83%). El tratamiento se interrumpió en 5 pacientes por mala tolerancia o escasa mejoría, y en 1 paciente por hemoptisis grave recidivante. De los 114 pacientes restantes, 73 habían finalizado el programa. La tabla 1 muestra los resultados en pacientes con programa de angioplastia finalizado. Fallecieron 2 pacientes en el seguimiento, 1 por neumonía más hemoptisis y 1 por leucemia. La supervivencia de toda la cohorte, 7 años tras el inicio del programa, es del 98,2%.

Conclusiones: La eficacia, la seguridad y la supervivencia de la angioplastia pulmonar en pacientes con hipertensión pulmonar tromboembólica crónica inoperables en un centro español son excelentes y comparables a los de las series japonesas. La mejora hemodinámica y funcional, la reducción de los requerimientos específicos de medicación y la seguridad de la terapia posicionan a la angioplastia pulmonar como la opción terapéutica de primera elección en estos pacientes.

Tabla 1.

Datos basales Datos tras completar la terapia con angioplastia pulmonar % mejora p
Clase funcional OMS (I/II/III/IV) 0%/22%/65%/13% 29,4%/67,6/3%/0% No aplicable <0,001
Test 6 minutos caminando 384 ± 105 m 443 ± 102 m 59 m <0,001
Presión arterial pulmonar media 47,6 ± 12 mm Hg 32 ± 8 mm Hg –32% <0,001
Resistencias vasculares pulmonares 8,8 ± 4,7 U.W 4,3 ± 1,5 U.W –51% <0,001
Índice cardíaco (L/min/m2) 2,5 ± 0,7 2,8 ± 0,6 +12% = 0,007
Saturación arterial periférica no invasiva 94,23 ± 4% 96 ± 2,7% +1,8% <0,001
Saturación de oxígeno en arteria pulomonar 63 ± 8% 68,6 ± 6% +9% <0,001
NT-proBNP 1182 ± 1408 pg/dl 193 ± 244 pg/dl –85% <0,001
Tratamiento vasodilatador pulmonar específico (triple terapia/doble terapia + prostanoides sistémicos/doble terapia sin prostanoides/monoterapia/ningún vasodilatador) 16/5/22/28/2 3/0/11/38/21 No aplicable <0,001




Resultados clínicos y ecocardiográficos a 1 año de la reparación valvular mitral percutánea en pacientes con insuficiencia mitral auricular

Tomás Benito-González1, Fernando Carrasco-Chinchilla2, Rodrigo Estévez-Loureiro3, Isaac Pascual4, Dabit Arzamendi5, Luis Nombela-Franco6, Manuel Pan7, Ana Serrador8, Xavier Freixa9, Belén Cid10 y Felipe Fernández-Vázquez1

1Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Complejo Asistencial de León, León, España

2Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria, Málaga, España

3Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital do Meixoeiro, Vigo, Pontevedra, España

4Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, España

5Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España

6Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

7Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España

8Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid, España

9Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Clínic de Barcelona, Barcelona, España

10Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela, A Coruña, España

Introducción y objetivos: La FA puede generar IM en pacientes con función sistólica conservada. Hay poca evidencia de los resultados de la reparación valvular mitral percutánea (RVMP) en este tipo de pacientes. El objetivo fue evaluar los resultados clínicos-ecocardiográficos a 12 meses del implante de MitraClip en pacientes con insuficiencia mitral auricular (IMA).

Métodos: Registro de los pacientes sometidos a RVMP en alguno de los 20 centros participantes. Criterios de IMA: 1) función sistólica preservada; 2) ausencia de afectación orgánica de la válvula mitral; 3) historia de FA. Se valoraron los cambios en la gravedad de la IM, la CF y un evento combinado de muerte por cualquier causa/hospitalización por IC durante el primer año.

Resultados: De un total de 1.074 pacientes (69,1% varones, edad 73,3 ± 10,2 años) incluidos en el registro español de RVMP, 48 (4,5%) cumplían criterios de IMA. En este subgrupo, la técnica tuvo éxito en el 97,9% de los casos. La gravedad de la IMA se redujo significativamente tras el implante de MitraClip (figura 1A) y la reducción se mantuvo a los 12 meses. Estos pacientes presentaron una mejoría significativa de la CF (figura 1B). La probabilidad estimada de supervivencia libre del evento combinado durante el primer año fue del 74,9% (figura 1C). No se observaron diferencias estadísticamente significativas en los resultados del procedimiento, la incidencia de eventos adversos ni la recurrencia de IM moderada-grave entre los pacientes con IMA, IM funcional ventricular o aquellos con IM primaria o mixta.

Conclusiones: La RVMP redujo significativamente la gravedad de la IMA y se relacionó con una mejoría clínica a los 12 meses en nuestra serie.


Figura 1.






Experiencia inicial en estimulación de rama izquierda tras implante de prótesis aórtica percutánea

Manuel López Pérez1, Sebastián Giacoman2, Teresa Gil Jiménez3, María Algarra Cullell2, Juan Caballero Borrego3 y José Miguel Lozano Herrera3

1Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Clínico San Cecilio, Granada, España

2Unidad de Arritmias, Hospital Universitario Clínico San Cecilio, Granada, España

3Unidad de Hemodinámica, Hospital Universitario Clínico San Cecilio, Granada, España

Introducción y objetivos: La necesidad de marcapasos tras el implante de prótesis aórticas percutáneas (TAVI) continúa siendo una complicación frecuente que se relaciona con peores resultados a largo plazo. La estimulación de rama izquierda (ERI) es una modalidad de estimulación fisiológica que podría evitarlo. El objetivo de nuestro estudio fue evaluar la eficacia y la seguridad de la ERI tras TAVI.

Métodos: Estudio observacional prospectivo de los pacientes con necesidad de marcapasos tras TAVI en los que se realizó ERI.

Resultados: En abril y mayo de 2021 se implantaron 3 marcapasos mediante ERI tras TAVI. La edad media de los pacientes era de 86,7 ± 2,5 años. La indicación de marcapasos fue bloqueo auriculoventricular completo en los 3 casos; 2 pacientes presentaban además bloqueo completo de rama izquierda pos-TAVI. Se implantaron 2 marcapasos bicamerales y 1 monocameral. Los 3 implantes se realizaron con éxito. El umbral de captura medio fue de 1,03 ± 0,8 V × 1 ms, el tiempo de escopia fue de 12,3 ± 6,7 minutos y la dosis de escopia total media fue de 2,68 ± 1,2 mGy/m2. El QRS estimulado medio fue de 112 ± 17,4 ms, significativamente menor que el QRS basal preimplante (media 161,3 ± 2,3 ms; p = 0,036) (figura 1). No hubo complicaciones agudas posimplante ni al alta.

Conclusiones: La ERI tras TAVI es un procedimiento seguro y eficaz que podría reducir las complicaciones derivadas de la estimulación clásica a largo plazo, cobrando aún más importancia si queremos expandir la técnica TAVI a pacientes jóvenes y de bajo riesgo.


Figura 1. A: TAVI Evolut PRO en relacion con cable de marcapasos de ERI en proyeccion oblicua izquierda. B: tiempo de activacion del ventriculo izquierdo (70 ms). C: QRS previo al implante de marcapasos con morfologia de bloqueo de rama izquierda (164 ms). D: QRS tras implante de marcapasos compatible con captura no selectiva de rama izquierda (120 ms).






Alineamiento comisural: garantizando el éxito en el reacceso a las coronarias tras TAVI

Sandra Santos Martínez, Alfredo Redondo Diéguez, José Raúl Delgado Arana, Alejandro F. Barrero Mier, Mario García Gómez, M. Cristina de Ybarra Falcón, Gonzalo Cabezón Villalba, Hipólito Gutiérrez García, Ana María Serrador Frutos, Ana Revilla Orodea, J. Alberto San Román Calvar y Ignacio J. Amat Santos

Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Clínico Universitario, Valladolid, España

Introducción y objetivos: El acceso a las coronarias tras el implante valvular aórtico transfemoral (TAVI) puede ser dificultoso si no se ha considerado el alineamiento comisural del TAVI. Nuestro objetivo es desarrollar una estrategia específica para cada paciente, para conseguir una alineación comisural precisa (ACP) con los distintos dispositivos de TAVI.

Métodos: Basándonos en la tomografía computarizada (TC) pre-TAVI, se desarrolló un método mediante software de diseño por ordenador para predecir la rotación axial del sistema TAVI cuando se avanza a lo largo de la aorta. En colaboración con 3mensio (versión en desarrollo 10.3, Pie Medical), 2 cardiólogos intervencionistas realizaron la planificación en 3mensio y su predicción se comparó con la obtenida con nuestro método. Se definió solapamiento coronario como un ángulo entre el ostium coronario y la neocomisura inferior a 20°. La alineación comisural y el solapamiento coronario se verificaron con TC pos-TAVI.

Resultados: En los 3 primeros casos se usaron modelos de impresión 3D específicos de paciente, donde el implante ACP mostró una desalineación comisural media de 8,9 ± 3,9°. Posteriormente, el procedimiento se realizó en 26 pacientes, con diferentes TAVI, y se observó una desalineación media de 10,87 ± 3,77°, sin presentar solapamiento coronario en ningún caso. El coeficiente de correlación de las mediciones realizadas en el software 3mensio comparado con el método de referencia fue de 0,97 (IC95%, 0,94-0,99).

Conclusiones: Con la planificación según el análisis de TC pre-TAVI, la alineación comisural de los distintos dispositivos TAVI evita en todos los casos la obstrucción coronaria.





Trastornos de la conducción tras el implante de prótesis aórtica autoexpandible. Análisis durante el ingreso y tras el seguimiento en una serie de nuestro medio

Marta Cubells Pastor1, Jesús Jiménez Mazuecos2, Juan Gabriel Córdoba Soriano2, Arsenio Gallardo López2, Juan José Portero Portaz2, Antonio Gutiérrez Díez2, Driss Melehi El Assali2, Miguel José Corbí Pascual3, Sofía Calero Núñez4, Alicia Prieto Lobato1, Sara Díaz Lancha1 y Nuria Vallejo Calcerrada1

1Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Albacete, Albacete, España

2Servicio de Cardiología, Sección de Hemodinámica, Hospital General Universitario de Albacete, Albacete, España

3Servicio de Cardiología, Unidad de Cuidados Críticos Cardiovasculares, Hospital General Universitario de Albacete, Albacete, España

4Servicio de Cardiología, Sección de Electrofisiología y Arritmias, Hospital General Universitario de Albacete, Albacete, España

Introducción y objetivos: Las alteraciones de la conducción pos-TAVR constituyen la complicación más frecuente de esta técnica.

Métodos: Análisis retrospectivo de implantes de válvula autoexpandible. Analizamos 4 grupos: A, sin trastorno de la conducción, 146 pacientes (53%); B, 27 pacientes (12%) con trastorno de la conducción transitorio durante su ingreso; C, trastorno de la conducción sin regresión al alta, 41 pacientes (18%); y D, implante de marcapasos durante el ingreso, 37 pacientes (17%). Se excluyeron los pacientes con menos de 6 meses de seguimiento. Se estudió tras el alta la reversibilidad del trastorno que motivó el implante (considerando reversibilidad < 1% de estimulación) y la necesidad de implante de marcapasos en el resto.

Resultados: Causas del implante: BAV de alto grado en el 65% (16 precoces en primeras 48 h y 8 tardíos), trastorno grave de la conducción (PR > 240 y QRS > 150 ms) en el 21% (7 precoces y 1 tardío) y otras causas en el 14% (2 precoces y 3 tardías). Tras el alta (mediana de seguimiento de 565 días), 4 pacientes (2%) precisaron marcapasos, 3 del grupo C (7%) y uno del grupo A (0,7%); p = 0,04 entre el grupo C y suma de grupos A y B). De aquellos con marcapasos durante el ingreso, 10 (27%) no precisaron estimulación posterior.

Conclusiones: Los trastornos de la conducción durante el ingreso tras un TAVR pueden ser tardíos; algunos revierten antes del alta, tras la cual la probabilidad de marcapasos es baja, pero mayor en los pacientes que presentaban al alta un trastorno de la conducción. Más de un cuarto de los pacientes con marcapasos no precisan estimulación en el seguimiento.


Figura 1.






Resultados a corto y medio plazo de los pacientes referidos a cierre percutáneo de la orejuela izquierda con trombo en la orejuela. Registro LAPTOP

Gabriela Tirado-Conte1, Ignacio J. Amat-Santos2, Dabit Arzamendi3, Ignacio Cruz4, Juan Miguel Ruiz Nodar5, Xavi Freixa6, José Ramón López Mínguez7, Rafael Ruiz Salmerón8, Antonio Domínguez9, Vicente Peral10, Rodrigo Estevez-Loureiro11 y Luis Nombela Franco12

1Sección de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

2Sección de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid, España

3Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España

4Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Clínico Universitario de Salamanca, Salamanca, España

5Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital General de Alicante, Alicante, España

6Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Clínic de Barcelona, Barcelona, España

7Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz, Badajoz, España

8Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla, España

9Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga, España

10Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Universitario Son Espases, Mallorca, España

11Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, Vigo, Pontevedra, España

12Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Introducción y objetivos: La presencia de trombo en la orejuela izquierda (OI) se consideraba una contraindicación para el cierre percutáneo (COI). La evidencia clínica del manejo de estos pacientes es limitada. Nuestro objetivo fue analizar el tratamiento médico e invasivo de pacientes con trombo antes del COI.

Métodos: Se realizó un registro multicéntrico con 126 pacientes referidos para COI con trombo en el estudio preprocedimiento. Las estrategias de tratamiento fueron intensificación de la terapia antitrombótica (ITA) y COI directo. Se evaluó el éxito del procedimiento de COI y un compuesto de sangrado, ictus o muerte (MAE) a 18 meses.

Resultados: La ITA fue la estrategia elegida en 73 (57,9%) pacientes, con resolución del trombo en el 60,3% tras un esquema de tratamiento y en el 75,3% después de hasta 3 esquemas. Durante la ITA ocurrieron 7 (9,6%) sangrados y 2 (2,9%) ictus, frente a 2 (3,8%) y 0, respectivamente, en pacientes con COI directo. El éxito del COI fue del 90,5% (86,3% en los de ITA frente a 96,2% en COI directo; p = 0,072). En el periprocedimiento ocurrió 1 accidente isquémico transitorio en el grupo de ITA y ningún evento tromboembólico en el COI directo. La tasa de MAE fue del 29,3% y la trombosis del dispositivo (TD) del 12,8%, sin diferencias entre grupos.

Conclusiones: Más de la mitad de los pacientes recibieron ITA, con resolución inicial del trombo en el 60%, pero con alto riesgo de sangrado (aproximadamente 10%). El COI directo fue una estrategia factible con excelente resultados periprocedimiento. La alta tasa de TD plantea la necesidad de un seguimiento estrecho.


Figura 1.






Influencia de la morfología del tracto de salida del ventrículo izquierdo en los trastornos de la conducción tras TAVI

Carolina Espejo-Paeres, Luis Marroquín, Ángela McInerney, Breda Hennessey, Iván J. Núñez-Gil, Nieves Gonzalo, Pablo Salinas-Sanguino, Gabriela Tirado-Conte, Antonio Fernández-Ortiz, Javier Escaned-Barbosa, Luis Nombela-Franco y Pilar Jiménez-Quevedo

Departamento de Cardiología Intervencionista, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Introducción y objetivos: El bloqueo de rama izquierda (BRI) y el implante de marcapasos permanente (MP) son complicaciones tras el implante percutáneo de válvula aórtica (TAVI). Nuestro objetivo fue evaluar la influencia de la morfología del tracto de salida del VI (TSVI) en la aparición de trastornos de la conducción tras TAVI.

Métodos: Se incluyeron pacientes consecutivos sometidos a TAVI en nuestro centro con TC analizable. Se diferenciaron 2 grupos según la morfología del TSVI. Se dividió en terciles el valor delta entre los diámetros medios (DM) del anillo aórtico (AA) y del TSVI. Los pacientes del tercer tercil, con DD AA > DM TSVI, se definieron como el grupo 1 (morfología cónica del TSVI). Los terciles segundo y primero, con DM AA "64; DD TSVI (morfologías tubular y acampanada), fueron el grupo 2. El objetivo primario fue un combinado de trastornos de la conducción tras TAVI: BRI transitorio (BRIt), BRI persistente (BRIp) y MP.

Resultados: Entre 2019 y 2020 se incluyeron 189 pacientes (n1 = 126; n2 = 63); grupos similares en características basales y tipo de prótesis. Se observó un incremento del evento combinado en el grupo 1 (79% frente a 50% en el grupo 2; p = 0,005). Tras ajustar por factores de confusión, la morfología cónica del TSVI (grupo 1) fue un predictor independiente para el objetivo primario, con un riesgo 2,7 veces mayor (OR: 2,7; IC95%, 1,27-5,60; p = 0,01) que el grupo 2.

Conclusiones: Los pacientes con morfología cónica del TSVI presentan un riesgo incrementado de alteraciones de la conducción tras TAVI en comparación con otras morfologías.





Seguimiento a largo plazo de pacientes ancianos tratados con válvulas aórticas percutáneas autoexpandibles. Experiencia de un centro

Jesús Rodríguez Nieto, Mónica Delgado Ortega, Martín Ruiz Ortiz, María Dolores Mesa Rubio, Jorge Perea Armijo, Alberto Piserra López-Fernández de Heredia, María del Pilar Gómez Gallego, Djordje Pavlovic, Javier Suárez de Lezo Herreros de Tejada, Soledad Ojeda Pineda, Miguel Ángel Romero Moreno y Manuel Pan Álvarez-Ossorio

Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España

Introducción y objetivos: Se desconoce todavía la durabilidad a largo plazo de las válvulas aórticas percutáneas. El objetivo es determinar el seguimiento clínico y la tasa de degeneración valvular (DV) en pacientes tratados con válvulas aórticas percutáneas autoexpandibles (VAoPA) a 10 años.

Métodos: Se han incluido 141 pacientes tratados con VAoPA por estenosis aórtica grave (EAoS) o degeneración de válvula aórtica bioprotésica entre 2008 y 2012. La definición de DV es según el documento de consenso de la Sociedad Europea de Cardiología. La incidencia acumulada (IA) de DV se ha calculado considerando la muerte en ausencia de DV como riesgo competitivo.

Resultados: La edad media fue de 78 ± 5 años. El 100% de las válvulas fueron autoexpandibles. La mortalidad a 1, 5 y 10 años fue del 14%, el 32% y el 72%. Once pacientes tuvieron degeneración valvular grave con una IA a 10 años de 8,21 (IC95%, 4,09-14,14). La tasa de DV a 4, 6, 8 y 10 años fue del 0%, el 1,41%, el 2,83% y el 8,21% (figura 1). De los 11 pacientes con degeneración grave, 7 murieron, se reintervino a 2 y los otros 2 están en seguimiento. A 10 años (41 pacientes), la mediana del gradiente medio fue de 8 mmHg (rango intercuartílico 6-13) y un 8,4% presentaron una regurgitación moderada o más que moderada. La diabetes y la hipertensión pulmonar fueron predictores de mortalidad en todas las series. No hubo ningún predictor asociado a DV.

Conclusiones: El uso de VAoPA en pacientes con EAoS presenta una baja tasa de DV a 10 años de seguimiento.


Figura 1.






Complicaciones tardías en pacientes con coartación de aorta tratada con stent: seguimiento a largo plazo

Cristina Pericet Rodríguez1, Manuel Pan Álvarez-Ossorio1, Miguel Ángel Romero Moreno1, Soledad Ojeda Pineda1, Javier Suárez de Lezo1, Francisco Hidalgo Lesmes1, José María Segura Saint-Gerons1, Francisco Mazuelos Bellido1, María Guisela Flores Vergara1, Rafael González Manzanares1, Jorge Perea Armijo1 y Simona Espejo Pérez2

1Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España

2Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España

Introducción y objetivos: Las complicaciones tras el tratamiento con stent de la coartación de aorta (CoAo) son raras, y pueden ocurrir inmediatamente y en el seguimiento temprano o tardío. Nuestro objetivo es describir la prevalencia de fractura de stent en el seguimiento a largo plazo de pacientes con CoAo tratada de forma percutánea y su correlación con la incidencia de daño aórtico.

Métodos: Estudio observacional, analítico y prospectivo en pacientes tratados de CoAo con implante de stent entre 1993 y 2018.

Resultados: Se incluyeron 108 pacientes (76% varones) con una edad media en el momento del implante de 15 ± 14 años. La CoAo era nativa en 73 pacientes (68%), posangioplastia en 17 pacientes (16%) y poscirugía en 18 pacientes (17%). Tras un seguimiento medio de 137 ± 74 meses se observaron 46 fracturas de stent (43%) y algún tipo de daño en la pared aórtica en 17 pacientes (18%), sin que se encontrase relación entre los mismos (38 fracturas [86%] no asociadas; 6 fracturas [14%] asociadas a daño aórtico; p no significativa). Los factores predictores independientes de riesgo de fractura de stent fueron: sexo masculino (4,305; IC95%, 1,479-12,528; p = 0,007), edad < 18 años (5,319; IC95%, 1,841-15,368; p = 0,002) y gradiente residual (1,139; IC95%, 1,033-1,255; p = 0,009). La supervivencia media fue de 190 ± 89 meses.

Conclusiones: El tratamiento percutáneo de la CoAo es una técnica segura y eficaz, pero se observa una incidencia mayor que la descrita hasta la fecha de fracturas de stent, sin que esta se asocie a una mayor incidencia de daño de la pared aórtica.





Impacto de la COVID-19 en la mortalidad en pacientes con estenosis aórtica grave: análisis basado en inteligencia artificial

Virginia Pascual-Tejerina, Tomás Cantón, Luis Manuel Hernando, Luis F. Pajín, Esther Lázaro, José Moreu-Burgos y Luis Rodríguez-Padial

Servicio de Cardiología, Hospital Virgen de la Salud de Toledo, Toledo, España

Introducción y objetivos: La estenosis aórtica grave es una enfermedad mortal en caso no ser intervenida. El estudio pretende conocer el impacto de la pandemia de COVID-19 en la mortalidad de pacientes con estenosis grave durante la primera ola y compararlo con el mismo periodo del año anterior.

Métodos: Se analizó mediante software basado en inteligencia artificial a todos los pacientes que acudieron al hospital en una región española durante la primera ola y en el año anterior, y se evaluó la mortalidad comparada entre pacientes con estenosis aórtica grave con y sin COVID-19 durante la pandemia y antes de la pandemia de COVID-19.

Resultados: Acudieron a los hospitales de la región un 13,82% menos de pacientes en total; de ellos, 1.112 tenían estenosis aórtica y el 5,48% dieron positivo en COVID-19. La mortalidad fue mayor (p = 0,01) en los COVID-19 negativo durante la pandemia (4,37%) frente a los pre-COVID-19 (2,57%); también lo fue en el grupo de COVID-19 positivo (11,47%) frente a los COVID-19 negativo (4,37%) durante la primera ola (p = 0,01).

Conclusiones: El estudio reveló una disminución de los pacientes que acudieron al hospital y un exceso de mortalidad en los pacientes con EA grave sin la infección durante la primera ola, frente al mismo periodo del año anterior, y también en los pacientes COVID-19 positivo frente a los COVID-19 negativo.


Tabla 1. Características basales, intervenciones y mortalidad de los pacientes con estenosis aórtica severa que acudieron al hospital durante los períodos referidos

EAo + 2019 (n = 1.320) EAo + 2020 Covid 19– (n = 1.320) P valor EAo + 2020 Covid 19– (n = 1.051) EAo + 2020 Covid 19+ (n = 61) P valor
Edad 78 [77,4-78,7] 78 [77,3-78,7] 0,98 78 [77,3-78,7] 82,8 [80,5-85,1] 0,09
Mujeres (%) 625 (47,3) 481 (45,77) 0,44 481 (45,77) 29 (47,54) 0,78
HTA (%) 1032 (78,4) 832 (79,1) 0,56 832 (79,1) 54 (88,52) 0,07
DLP (%) 727 (55,08) 594 (56,2) 0,48 594 (56,2) 31 (50,82) 0,38
DM (%) 520 (39,3) 417 (39,6) 0,88 417 (39,6) 20 (32,7) 0,28
Fumador (%) 34 (2,5) 39 (3,7) 0,11 39 (3,7) 2 (3,2) 0,86
Disnea (%) 562 (42,5) 457 (43,44) 0,65 457 (43,44) 40 (65,57) <0,01
Síncope (%) 153 (11,5) 113 (10,7) 0,52 113 (10,7) 8 (13,1) 0,56
Angina (%) 179 (13,5) 142 (13,51) 0,97 142 (13,51) 10 (16) 0,52
Intervenciones sobre VAo (%) 1065 (80,65) 820 (78) 0,11 820 (78) 38 (62,3) <0,01
SVAo (%) 823 (62,3) 617 (58,7) 0,07 617 (58,7) 28 (45,90) 0,04
TAVI (%) 220 (16,66) 181 (17,22) 0,72 181 (17,22) 8 (13,11) 0,40
Valvuloplastia (%) 22 (1,66) 22 (2,093) 0,44 22 (1,66) 2 (3,27) 0,53
Mortalidad total (%) 34 (2,57) 46 (4,37) 0,01 46 (4,37) 7 (11,47) 0,01

DLP, dislipemia; DM, diabetes mellitus; EAo, estenosis aórtica; SVAo, sustitución valvular aórtica quirúrgica; TAVI, implante de válvula aórtica transcatéter.





Patrones electrocardiográficos de la oclusión aguda completa del tronco coronario izquierdo

Dolores Cañadas Pruaño1, Alejandro Gutiérrez Barrios1, David García Molinero1, Livia Gheorghe1, Santiago Camacho Freire2, Félix Valencia3 y Antonio Serra4

1Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España.

2Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, Huelva, España.

3Hospital universitario Torrecárdenas, Almería, España.

4Hospital de Sant Pau, Barcelona, España.

Introducción y objetivos: La oclusión aguda completa (100%) del tronco coronario izquierdo (TCI) es un hallazgo angiográfico inusual. El conocimiento actual es escaso, siendo el objetivo de nuestro estudio describir sus manifestaciones electrocardiográficas.

Métodos: Estudio retrospectivo multicéntrico en el que se incluyeron pacientes con infarto agudo de miocardio debido a oclusión aguda completa del TCI remitidos a angioplastia coronaria percutánea emergente.

Resultados: Entre los cinco centros participantes, desde enero de 2005 hasta diciembre de 2019, un total de 7930 pacientes fueron sometidos a angioplastia emergente, de los cuales 46 presentaban una oclusión aguda completa del TCI (0,58%). El registro electrocardiográfico en el momento de la presentación estaba disponible en 25 pacientes (55%). El eje eléctrico estaba desviado en el 80%: 85% desviación izquierda. El 92% presentaban algún grado de bloqueo: 40% por hemibloqueo anterior, 44% por bloqueo completo de rama derecha y 1 paciente con bloqueo completo de rama izquierda. El 84% mostraban onda Q: 33,3% anterior, 62% lateral (I, aVL). Mostraban elevación del ST anterior el 44%, lateral el 72% y 1 paciente elevación del ST inferior. La derivación que con más frecuencia presentaba ST elevado fue aVL (73%). La elevación del ST en aVR ocurría en 13 pacientes (52%) y aVr > V1 en el 100%. Un 36% presentaban descenso del ST en al menos 6 derivaciones. El patrón más frecuente fue bloqueo completo de rama derecha más hemibloqueo anterior (40%) y elevación del ST en aVR.

Conclusiones: En nuestra serie encontramos que los hallazgos electrocardiográficos más frecuentemente observados son desviación izquierda del eje eléctrico con QRS ancho con patrón de bloqueo completo de rama derecha más hemibloqueo anterior, elevación del ST en aVR y onda Q lateral.



FFR con suero salino: una alternativa válida en el estudio de la fisiología coronaria

Dolores Cañadas Pruaño1, Alejandro Gutiérrez Barrios1, Elena Izaga Torralba1, Fernando Rivero2 y Josep Gómez-Lara3

1Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España.

2Hospital Universitario de La Princesa, Madrid, España.

3Hospital Universitari de Bellvitge, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.

Introducción y objetivos: Recientemente se ha validado un nuevo método para cuantificar el flujo coronario absoluto según el principio de termodilución. Requiere la infusión continua intracoronaria de solución salina fisiológica (SSF) a temperatura ambiente a través de un catéter específico (Ray Flow) que induce hiperemia máxima a una velocidad de flujo ≥15 ml/min. Nuestro objetivo fue comparar los resultados obtenidos en la reserva fraccional de flujo (FFR) usando infusión SSF intracoronaria (FFRsalino) frente a la FFR convencional con adenosina (FFRadenosina).

Métodos: Incluimos 118 pacientes con sospecha de enfermedad coronaria y se midieron FFRsalino y FFRadenosina. La infusión intracoronaria de SSF se ajustó a una velocidad de flujo media de 18,9 ± 1 [18-20] ml/min y la infusión intravenosa de adenosina se ajustó a una velocidad media de 165 [150-180] µg/kg/min.

Resultados: Los valores medios de FFRsalino fueron 0.89 ± 0.07 y de FFRadenosina 0.90 ± 0.05, y la diferencia media entre ambos métodos fue de 0.03 ± 0.03, que puede atribuirse al efecto del catéter Ray Flow. FFRadenosina y FFRsalino fueron dicotomizados (punto de corte 0.8) y resultaron concordantes. Usando el punto de corte de 0,75, la concordancia era más alta e indica isquemia con alta fiabilidad. Observamos una tendencia a mayor concordancia en la arteria descendente anterior y en vasos sin enfermedad.

Conclusiones: En conclusión, la técnica de termodilución mediante infusión continua de SSF es un método seguro y factible para cuantificar el FFR, evitando los efectos secundarios de la adenosina, por lo que podría ser una herramienta útil en el estudio fisiológico invasivo de la circulación coronaria.



Stent bioabsorbible Magmaris en el síndrome coronario agudo: seguimiento por tomografía de coherencia óptica y evolución clínica a largo plazo

Dolores Cañadas Pruaño1, Alejandro Gutiérrez Barrios1, Livia Gheorghe1, Santiago Jesús Camacho Freire2, Teresa Bretones1, Sara Blasco Turrión3 y Germán Calle Pérez1

1Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España.

2Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, Huelva, España.

3Hospital Universitario de Puerto Real, Cádiz, España.

Introducción y objetivos: Los armazones vasculares bioabsorbibles de magnesio (AVBM) Magmaris podrían ser una opción factible en el síndrome coronario agudo (SCA). El presente estudio se propone evaluar los resultados a largo plazo en términos de eventos clínicos, control angiográfico y por tomografía de coherencia óptica (OCT) tras la reabsorción del AVBM.

Métodos: Incluimos 88 pacientes con SCA, con implante de AVBM, entre diciembre de 2016 y marzo de 2019, realizándose seguimiento clínico a largo plazo, control angiográfico y por OCT al año.

Resultados: La mayoría eran varones (76%), edad media de 56 ± 9,9 años, tabaquismo 64,4%, hipertensos 41,9%, dislipemia 44,4%. El 50% presentaban elevación del ST. El éxito del procedimiento se consiguió en el 100% de los casos, acceso radial 97,8%, guiado por OCT 68,9%, aplicando el protocolo de las 4 P en un 66,7% (predilatación 92%). Seguimiento clínico (24 ± 6,78 meses) y control angiográfico y OCT a los 18. El 88,8% de los pacientes asintomáticos. El compuesto relacionado con el dispositivo (muerte cardiovascular, infarto del vaso diana y revascularización de la lesión) fue del 13,3%, todos por revascularización de la lesión (2,2% trombosis y 11,1% reestenosis). El diáme- tro luminal mínimo del armazón (por angiografía cuantitati- va) presentó una reducción significativa de −0,41 ± 0,56 mm (p < 0,001). El área luminal media del armazón (por OCT) disminuyó también de forma significativa (7,55 ± 1,76 mm2 vs. 6,22 ± 2,24; p = 0,001).

Conclusiones: Los resultados a largo plazo sugieren que los AVBM en el SCA se asocian con resultados clínicos y de imagen favorables. No obstante, la tasa de reestenosis asintomática es frecuente y su manejo puede ser controvertido.



Reparación percutánea frente a quirúrgica de fugas paravalvulares: experiencia y resultados de un centro

Fernando Sabatel-Pérez1, Ana Isabel Molina-Ramos1, Víctor M. Becerra-Muñoz1, Gemma Sánchez Espín2, Fernando Carrasco Chinchilla1, Juan H. Alonso-Briales1, José María Melero Tejedor2 y José María Hernández García1

1Unidad de Gestión Clínica Área del Corazón, Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Universidad de Málaga (UMA), CIBER de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV), Málaga, España.

2Servicio de Cirugía Cardiaca, Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga, España.

Introducción y objetivos: Las fugas paravalvulares (FPV) aparecen en un 5-17% de los pacientes sometidos a sustitución valvular quirúrgica, causando insuficiencia cardiaca (ICC), anemia hemolítica o ambas en un 2-5% de los casos. El objetivo de este estudio fue comparar los resultados de la reparación quirúrgica frente a la percutánea de FPV, así como su evolución tras el tratamiento.

Métodos: Se realizó un análisis retrospectivo de los pacientes sometidos a reparación quirúrgica o percutánea de FPV con insuficiencia moderada entre 2004 y 2020. El objetivo primario fue un compuesto de mortalidad cardiovascular, reingreso por ICC y necesidad de reintervención de FPV hasta los 24 meses tras el procedimiento.

Resultados: Se realizaron un total de 85 procedimientos a 67 pacientes, 39 percutáneos (45,9%) y 46 quirúrgicos (54,1%). El grupo percutáneo tenía mayor edad (67,48 frente a 61,37 años; p = 0,03), peor clase funcional (NYHA III-IV 100% frente a 80%; p = 0,02) y mayor riesgo quirúrgico (EuroScore 18,67 frente a 10,42 y EuroScore II 8,59 frente a 5,64; ambos p = 0,001). La estancia hospitalaria fue menor en el grupo percutáneo (10,23 frente a 30,39 días; p = 0,009), con una tendencia a menor frecuencia de complicaciones (41% frente a 58,7%; p = 0,16), menor éxito del implante (69,2% frente a 86,7%; p = 0,052) y sin diferencias en el éxito del procedimiento (61,5% frente a 71,1%; p = 0,49). En cuanto al objetivo primario, a los 24 meses no hubo diferencias en la supervivencia libre de eventos (CP 55,9% frente a CQ 64,1%; log-rank p = 0,8) (figura 1).

Conclusiones: Los pacientes intervenidos de FPV, tanto quirúrgica como percutáneamente, presentan resultados similares en el seguimiento a 24 meses.

Figura 1. Gráfica de supervivencia de ambos procedimientos. Supervivencia global 16,46 ± 1,18 meses (grupo percutáneo 16,27 ± 1,77 meses; grupo quirúrgico 16,4 ± 1,59 meses; p = 0,8).



Experiencia de un centro sobre la repercusión de la pandemia de COVID-19 en las urgencias en hemodinámica

Soraya González Estriégana, Uriel Martínez Capoccioni, Ana del Río Lechuga, Javier León Jiménez, Antonio Agarrado Luna, Javier Benezet Mazuecos, Miguel Alba Sánchez y Jesús Oneto Otero

Hospital Universitario de Jerez de la Frontera, Jerez de la Frontera, Cádiz, España.

Introducción y objetivos: Durante el estado de alama nacional por la pandemia de COVID-19 se ha objetivado una disminución en la actividad de la cardiología intervencionista. El objetivo de este estudio fue analizar las diferencias en la atención sanitaria de los pacientes remitidos para coronariografía urgente durante el estado de alarma nacional y en el mismo periodo del año anterior.

Métodos: Estudio observacional descriptivo retrospectivo. Se incluyeron los pacientes en los que se realizó coronariografía urgente entre el 15 de marzo y el 11 de mayo de 2020. Se compararon con las realizadas durante el mismo periodo del año anterior.

Resultados: Se reclutaron 66 pacientes (29% mujeres, 59 ± 13 años, 48% hipertensos, 26% diabéticos, 38% dislipidémicos, 44% fumadores y 15% con cardiopatía isquémica crónica). Durante el periodo definido de 2020 se realizaron 28 urgencias (17 angioplastias primarias, 8 casos evolucionados en los que se realizó angioplastia en ≤ 24 horas y 3 fibrinolisis), frente a las 38 urgencias durante el mismo periodo en 2019 (14 angioplastias primarias, 18 casos evolucionados y 6 fibrinolisis). La media de tiempo desde el inicio del dolor hasta la llegada a la sala de hemodinámica en las angioplastias primarias fue de 1:09:38 ± 0:35:05 en 2020 vs. 1:53:25 ± 1:06:29 en 2019, siendo esta diferencia estadísticamente significativa (p = 0,039).

Conclusiones: Durante el estado de alarma nacional por la pandemia de COVID-19, en nuestro centro, se realizó un menor número de urgencias en hemodinámica, siendo menor el porcentaje de casos evolucionados, pero mayor el de angioplastias primarias, con un tiempo menor de llegada a la sala, comparado con el mismo periodo de tiempo en el año anterior.

Figura 1. Lugar de primer contacto sanitario por periodos.



Implantación valvular aórtica transcatéter con el dispositivo Lotus Edge: experiencia europea inicial

Xavier Armario1, Liesbeth Rosseel1, Rajesh Kharbanda2, Mohamed Abdel-Wahab3, Nicolas M. Van Mieghem4, Nicolas Dumonteil5, James Cotton6, David Hildick-Smith7, Daniel J. Blackman8 y Darren Mylotte1

1Department of Cardiology, Galway University Hospital, Galway, Irlanda.

2Department of Cardiology, John Radcliffe Hospital, Oxford, Reino Unido.

3Department of Cardiology, Heart Center Leipzig, Leipzig, Alemania..

4Department of Interventional Cardiology, Erasmus University Medical Centre, Rotterdam, Países Bajos.

5Department of Cardiology, Clinique Pasteur, Toulouse, Francia.

6Heart and Lung Centre, New Cross Hospital, Wolverhampton, Reino Unido.

7Department of Cardiology, Royal Sussex County Hospital, Brighton, Reino Unido

8Department of Cardiology, Leeds Teaching Hospital, Leeds, Reino Unido.

Introducción y objetivos: Evaluar la seguridad y la eficacia a corto plazo de la implantación valvular aórtica transcatéter (TAVI) con el dispositivo Lotus Edge.

Métodos: Registro retrospectivo y multicéntrico de pacientes que recibieron TAVI con el dispositivo Lotus Edge. Los casos incluidos representan la primera experiencia con el dispositivo y la nueva técnica de implante en Europa. Datos clínicos, ecocardiográficos y de tomografía computarizada fueron analizados. Los endpoints fueron definidos acorde a los criterios de VARC-2.

Resultados: Entre abril y noviembre de 2019 fueron incluidos 286 pacientes consecutivos de 18 centros europeos. La edad y STS score medios fueron 81,2 ± 6,9 años y 5,2 ± 5,4%, respectivamente. Prácticamente la mitad (47,9%) de todos los casos fueron considerados como anatómicamente complejos. Los eventos adversos a 30 días incluyeron muerte (2,4%; n = 7) e ictus (3,5%; n = 10). Tras la TAVI, el área valvular y el gradiente transvalvular medios fueron 1,9 ± 0,9 cm2 y 11,9 ± 5,7 mmHg, respectivamente. El 84,4% presentó regurgitación paravalvular nula o trivial, siendo moderada en un 2,0% y severa en ningún caso. La tasa de marcapasos fue del 25,9% entre todos los pacientes y del 30,8% entre los pacientes sin marcapasos previo.

Conclusiones: La experiencia inicial con el dispositivo Lotus Edge demostró una seguridad y una eficacia a corto plazo satisfactorias, con datos hemodinámicos favorables y tasas muy bajas de regurgitación paravalvular en una cohorte anatómicamente compleja. La tasa de marcapasos permaneció alta. Un estudio adicional evaluará si el aumento de la experiencia del operador con el dispositivo y la nueva técnica de implante puede reducir la incidencia de marcapasos.



Eficacia y seguridad del levosimendán intravenoso, en las primeras 24 horas tras la angioplastia primaria en pacientes con SCACEST: estudio LEVOCEST

Francisco Bosa Ojeda, Corabel Méndez Vargas, Geoffrey Yanes Bowden, Alejandro Sánchez-Grande Flecha, Martín J. García González, Juan Lacalzada Almeida, Mariela Izquierdo Gómez y Belén Marí López,

Complejo Hospitalario Universitario de Canarias, Islas Canarias, España.

Introducción y objetivos: Dado que existen evidencias de que el levosimendán, mediante varias dianas terapéuticas, podría disminuir el tamaño del infarto en pacientes con SCACEST, nos planteamos la pregunta de si este fármaco administrado en las primeras 24 horas tras la ACTP primaria reduce el tamaño del infarto.

Métodos: Reclutaremos un total de 184 pacientes y serán aleatorizados para recibir una infusión de levosimendán o placebo. Pretendemos evaluar si el miocardio aturdido, después de un SCACEST, puede recuperarse total o parcialmente tras la infusión de levosimendán. Se evaluará el tamaño del infarto mediante resonancia a los 30 días y a los 6 meses.

Resultados: Hemos podido reclutar 136 pacientes, llevando a cabo un análisis de seguridad y eficacia en 101 pacientes (17 retirados). De los 84 pacientes analizados (42 pacientes aleatorizados a levosimendán), el 83,5% eran varones (con una edad media de 58 años) y la arteria responsable del infarto más frecuente fue la CD. La FEVI promedio fue del 57%. La media de horas de apertura de la arteria fue de 3,52 horas. Se han notificado 13 acontecimientos adversos graves (insuficiencia cardiaca, muerte, angina inestable), ninguno relacionado con el fármaco. Se ha visto una tendencia a una mayor reducción del tamaño del infarto y del remodelado ventricular adverso (aún no significativa) en los pacientes que recibían levosimendán (figura 1). No se observaron diferencias estadísticamente significativas en la FEVI global.

Conclusiones: Los resultados podrían demostrar que el levosimendán tiene efectos beneficiosos sobre la lesión por reperfusión miocárdica. De momento podemos decir que es un fármaco seguro en estos pacientes. Esperamos que al alcanzar el tamaño muestral calculado encontremos diferencias estadísticamente significativas.

Figura 1. Eficacia-tamaño del infarto (IAM) en porcentaje a los 30 días y a los 6 meses.



El efecto radioprotector de Cathpax AIR durante los procedimientos de cardiología intervencionista

Inmaculada Noval-Morillas1, Alejandro Gutiérrez-Barrios1, Esther Angulo-Pain2, Diego Mialdea-Salmerón1, Inara Alarcón de la Lastra1, Dolores Cañadas-Pruaño1, Livia Gheorghe1, Ricardo Zayas-Rueda1, Germán Calle-Pérez1 y Rafael Vázquez-García1,

1Servicio de Cardiología, Hospital Puerta del Mar, Cádiz, España.

2Servicio de Radiofísica, Hospital Puerta del Mar, Cádiz, España.

Introducción y objetivos: El uso de radiación ionizante durante las intervenciones de cateterismo cardiaco tiene un impacto adverso tanto en los pacientes como en el personal médico. El equipo de protección radiológica tradicional es solo parcialmente eficaz. En las últimas décadas han surgido nuevos conceptos en radioprotección. La cabina de protección radiológica Cathpax (RPC) ha demostrado reducir significativamente la exposición a la radiación en intervenciones electrofisiológicas y neurorradiológicas. Nuestro objetivo fue analizar si Cathpax RPC reduce la dosis de radiación en intervenciones estructurales coronarias y cardiacas.

Métodos: Se trata de un estudio prospectivo no aleatorizado, en el que 119 procedimientos de intervención cardiaca consecutivos se dividieron alternativamente en dos grupos: el grupo de RPC (n = 59) y el grupo sin RPC (n = 60).

Resultados: No se observaron cambios significativos en las características de los pacientes y los procedimientos, el volumen medio de contraste, el kerma en el aire, el producto dosis-área ni el tiempo de fluoroscopia entre ambos grupos. En el grupo de RPC, la exposición relativa a la radiación del primer operador se redujo en un 78% en el pecho y en un 70% en la muñeca. Este efecto fue constante durante diferentes tipos de procedimientos, incluidas intervenciones percutáneas complejas y procedimientos estructurales.

Conclusiones: Nuestro estudio demuestra, por primera vez, que la cabina Cathpax reduce de manera significativa y eficiente la exposición relativa a la radiación del operador durante diferentes tipos de procedimientos intervencionistas.

Figura 1. Comparación de grupos RCP y no RCP. Exposición relativa a la radiación en el tórax y la muñeca del primer operador (A y B) (× 10–4), definida como la relación entre la exposición a la dosis del operador principal a nivel del tórax y la muñeca (D y E), y la exposición del paciente por procedimiento (C y F). DAP: producto dosis-área; E: dosis de exposición; KA: kerma en aire; RPC: cabina de radioprotección.


Beneficio del tratamiento invasivo en ancianos con comorbilidades y síndrome coronario agudo sin elevación del ST

Vicente Pernias1, José María García Acuña2, Sergio Raposeiras3, José A. Barrabés4, Alberto Cordero5, Manuel Martínez-Sellés6, Alfredo Bardají7, Pablo Díez-Villanueva8, Francisco Marín9, Juan M. Ruiz-Nodar10, Nuria Vicente-Ibarra11, Gonzalo L. Alonso Salinas9, Pedro Rigueiro2, Emad Abu-Assi3, Frances Formiga13, Julio Núñez1, Eduardo Núñez1, Albert Ariza-Solé14 y Juan Sanchis1

1Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Valencia, INCLIVA, Universidad de Valencia, CIBERCV, Valencia, España.

2Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Santiago, CIBERCV, Santiago de Compostela, A Coruña, España.

3Servicio de Cardiología. Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, Vigo, Pontevedra, España.

4Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Universidad Autónoma de Barcelona, CIBERCV, Barcelona, España.

5Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de San Juan, San Juan, Alicante, España.

6Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Gregorio Marañón, CIBERCV, Universidad Complutense, Universidad Europea, Madrid, España.

7Servicio de Cardiología, Hospital Universitario de Tarragona Joan XXIII, IISPV, Universidad Rovira i Virgili, Tarragona, España.

8Servicio de Cardiología, Hospital Universitario La Princesa, Madrid, España.

9Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, IMIBArrixaca, CIBERCV, Murcia, España.

10Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Alicante, Alicante, España.

11Servicio de Cardiología, Hospital General de Elche, Elche, Alicante, España.

12Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Ramón y Cajal, CIBERCV, Madrid, España.

13Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario de Bellvitge, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.

14Servicio de Cardiología, Hospital Universitario de Bellvitge, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.

Introducción y objetivos: Sigue sin esclarecerse cuál es la estrategia terapéutica óptima en ancianos con comorbilidades y síndrome coronario agudo sin elevación del ST. Nuestro objetivo es analizar la relación entre la carga de comorbilidades y el beneficio de la revascularización en la mortalidad a 1 año.

Métodos: Se incluyeron 7.211 pacientes mayores de 70 años a partir de 11 registros españoles que se unificaron en una base de datos conjunta. Se evaluó la presencia de 6 comorbilidades (insuficiencia renal, anemia, diabetes mellitus, enfermedad cerebrovascular, enfermedad arterial periférica y enfermedad pulmonar crónica). El objetivo fue la mortalidad a 1 año por cualquier causa.

Resultados: Fallecieron 1.090 (15%) pacientes. El número de comorbilidades fue predictor de mortalidad (por 1 comorbilidad hazard ratio [HR] = 1,34; intervalo de confianza del 95% [IC95%], 1,27-1,41; p = 0,0001). La revascularización mostró un efecto protector (HR = 0,58; IC95%, 0,51-0,66; p = 0,0001). El beneficio de la revascularización disminuyó conforme aumentaba el número de comorbilidades (ómnibus p = 0,016), siendo significativo en todos los subgrupos excepto en el de ≥ 5 comorbilidades (n = 76, 1.1%). Igualmente, las diferencias en las tasas de mortalidad fueron favorables a la revascularización en todos los niveles de comorbilidad, excepto en el subgrupo con ≥ 5 comorbilidades (ómnibus p = 0,007). La revascularización rozó la significación estadística en pacientes con arteriopatía periférica y enfermedad pulmonar crónica (p = 0,007 y p = 0,03, respectivamente).

Conclusiones: La revascularización no se debe descartar en la mayoría de los pacientes ancianos con comorbilidades y síndrome coronario agudo sin elevación del ST. La arteriopatía periférica y la enfermedad pulmonar crónica son las comorbilidades que más interfieren con los beneficios potenciales de la revascularización.

Tabla

Número de comorbilidades HR (IC95%) p Diferencia en tasa de mortalidad (IC95%) p
0 (n = 1891; 26,2%) 0,48 (0,39 a 0,61) 0,0001 −0,09 (−0,13 a −0,06) 0,0001
1 (n = 2413; 33,5%) 0,54 (0,46 a 0,63) 0,0001 −0,10 (−0,14 a −0,07) 0,0001
2 (n = 1638; 22,7%) 0,60 (0,53 a 0,68) 0,0001 −0,11 (−0,16 a −0,07) 0,0001
3 (n = 879; 12,2%) 0,67 (0,57 a 0,78) 0,0001 −0,12 (−0,18 a −0,05) 0,0001
4 (n = 314; 4,4%) 0,75 (0,60 a 0,93) 0,009 −0,11 (−0,21 a −0,01) 0,039
≥ 5 (n = 76; 1,05%) 0.83 (0,62 a 1,12) 0,226 −0,09 (−0,28 a 0,084) 0,40

HR: hazard ratio; IC95%: intervalo de confianza del 95%.



Relevancia de la carga de comorbilidades en el manejo invasivo del síndrome coronario agudo en pacientes ancianos

Vicente Pernias1, José María García Acuña2, Sergio Raposeiras3, José A. Barrabés4, Alberto Cordero5, Manuel Martínez-Sellés6, Alfredo Bardají7, Pablo Díez-Villanueva8, Francisco Marín9, Juan M. Ruiz-Nodar10, Nuria Vicente-Ibarra11, Gonzalo L. Alonso Salinas9, Pedro Rigueiro2, Emad Abu-Assi3, Frances Formiga13, Julio Núñez1, Eduardo Núñez1, Albert Ariza-Solé14 y Juan Sanchis1

1Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Valencia, INCLIVA, Universidad de Valencia, CIBERCV, Valencia, España.

2Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Santiago, CIBERCV, Santiago de Compostela, A Coruña, España.

3Servicio de Cardiología. Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, Vigo, Pontevedra, España.

4Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Universidad Autónoma de Barcelona, CIBERCV, Barcelona, España.

5Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de San Juan, San Juan, Alicante, España.

6Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Gregorio Marañón, CIBERCV, Universidad Complutense, Universidad Europea, Madrid, España.

7Servicio de Cardiología, Hospital Universitario de Tarragona Joan XXIII, IISPV, Universidad Rovira i Virgili, Tarragona, España.

8Servicio de Cardiología, Hospital Universitario La Princesa, Madrid, España.

9Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, IMIBArrixaca, CIBERCV, Murcia, España.

10Servicio de Cardiología, Hospital General Universitario de Alicante, Alicante, España.

11Servicio de Cardiología, Hospital General de Elche, Elche, Alicante, España.

12Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Ramón y Cajal, CIBERCV, Madrid, España.

13Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario de Bellvitge, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.

14Servicio de Cardiología, Hospital Universitario de Bellvitge, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.

Introducción y objetivos: La presencia de comorbilidades en pacientes ancianos con síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST (SCASEST) empeora el pronóstico. El objetivo del siguiente estudio es analizar la influencia de la carga de comorbilidades en el manejo invasivo del SCASEST.

Métodos: Se incluyeron 7.211 pacientes mayores de 70 años a partir de 11 registros españoles que se unificaron en una base de datos conjunta. Se evaluó la presencia de 6 comorbilidades (insuficiencia renal, anemia, diabetes mellitus, enfermedad cerebrovascular, enfermedad arterial periférica y enfermedad pulmonar crónica) y su relación con la probabilidad de someterse a coronariografía durante el ingreso.

Resultados: Fueron tratados de forma conservadora 1.179 pacientes. La presencia de cada una de las 6 comorbilidades se asoció con menor abordaje invasivo: enfermedad cerebrovascular (odds ratio [OR] = 0,75; intervalo de confianza del 95% [IC95%], 0,61-0,90; p = 0,003), anemia (OR = 0,63; IC95%, 0,53-0,75; p < 0,0001), insuficiencia renal (OR = 0,63; IC95%, 0,54-0,73; p < 0,0001), arteriopatía periférica (OR = 0,79; IC95%, 0,65-0,96; p = 0,02), enfermedad pulmonar crónica (OR = 0,84; IC95%, 0,70-0,99; p = 0,05) y diabetes mellitus (OR = 0,84; IC95%, 0,73-0,97; p = 0,02). Al aumentar el número de comorbilidades disminuyó la probabilidad de ser tratado de forma invasiva, tras ajustar por la puntuación en la escala Grace. Así, 1 comorbilidad OR = 0,66, IC95%, 0,54-0,81; 2 comorbilidades OR = 0,55, IC95%, 0,45-0,69; 3 comorbilidades OR = 0,37, IC95%, 0,29-0,47; 4 comorbilidades OR = 0,33, IC95%, 0,24-0,45; ≥ 5 comorbilidades OR = 0,21, IC95%, 0,12-0,36; todos p < 0,0001, en comparación con ninguna comorbilidad.

Conclusiones: La carga de comorbilidades tiene gran impacto en el manejo de los ancianos con SCASEST. Conforme aumenta el número de comorbilidades disminuye la probabilidad de ser sometido a coronariografía.

Figura 1.



Seguridad y eficacia de la aterectomía coronaria con láser Excimer en lesiones incruzables

Rafael González Manzanares, Soledad Ojeda Pineda, Cristina Pericet Rodríguez, Nick Paredes Hurtado, Juan Carlos Elizalde Joza, Lucía Carnero Montoro, Manuel Jesús Oneto Fernández, Aurora Luque Moreno, Ignacio Gallo Fernández y Manuel Pan Álvarez-Ossorio

Unidad de Hemodinámica, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España

Introducción y objetivos: Las lesiones incruzables constituyen un reto en el intervencionismo coronario percutáneo. La aterectomía rotacional es con frecuencia la única alternativa, pero requiere una guía específica que cruce la lesión, lo que a menudo no es posible. Nuestro objetivo es evaluar la eficacia y la seguridad de la aterectomía coronaria con láser Excimer (ELCA) en lesiones incruzables con balón de bajo perfil o microcatéter.

Métodos: Se incluyen todos los pacientes en los que se utilizó ELCA entre junio y diciembre de 2018. Se usó el CVX300-Excimer-Laser-System junto con el catéter 0,9-mm-X80 (Spectranetics Inc.).

Resultados: La ELCA se utilizó en 15 pacientes (edad media: 73 ± 9 años). Seis presentaban SCASEST y 9 angina estable. Todas las lesiones eran graves y muy calcificadas. La tasa de éxito fue del 80% (n = 12). En 7 de los casos el catéter cruzó la lesión com- pletamente (58,3%); en los 5 restantes (41,7%) permitió modifi- car la placa y el paso posterior del balón. Como complicaciones, 3 pacientes presentaron daño miocárdico sin repercusión cínica, 1 paciente tuvo un ictus (no directamente atribuible a la ELCA) y posteriormente falleció, y otro presentó una fibrilación ventricular durante la aplicación. Tras 4 meses de seguimiento no se registraron eventos cardiacos mayores en los pacientes tratados con éxito y permanecieron libres de síntomas.

Conclusiones: La ELCA es segura y efectiva en el tratamiento de lesiones incruzables, alcanzando una tasa de éxito del 80% en este complejo tipo de lesiones. Su principal ventaja es que puede ser utilizada con cualquier tipo de guía coronaria.



Utilidad de la evaluación fisiológica coronaria en la práctica diaria: resultados inmediatos y a medio plazo

Cristina Pericet Rodríguez, Rafael González Manzanares, Nick Iván Paredes Hurtado, Francisco José Hidalgo Lesmes, Juan Carlos Elizalde Joza, Aurora Luque Moreno, Manuel Jesús Oneto Fernández, Lucía Carnero Montoro, Ignacio Gallo Fernández y Manuel Pan Álvarez-Ossorio

Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España

Introducción y objetivos: Analizar la utilidad y la eficacia de la evaluación fisiológica de las lesiones coronarias y el uso del software Syncvision en los pacientes sometidos a intervención coronaria percutánea.

Métodos: Se incluyeron de forma consecutiva aquellos pacientes en los que se realizó a criterio del operador evaluación funcional (iFR, FFR) o uso del software Syncvision para la toma de decisiones en la intervención coronaria percutánea entre enero de 2017 y diciembre de 2019 en nuestro centro.

Resultados: Se realizó evaluación fisiológica en 277 pacientes, con un total de 433 lesiones. La presentación clínica fue angina estable en 136 (49,1%), SCASEST en 110 (39,7%) y SCACEST en 31 (11,2%). El software Syncvision se utilizó en 155 lesiones (35,8%). Las lesiones evaluadas fueron: lesiones moderadas, 240 (55,4%); lesiones largas, secuencias o difusas, 116 (26,8%); bifurcaciones para guiar el resultado, 51 (11,8%); otras lesiones, 26 (6%; reestenosis, 22 lesiones; lesiones en bypass, 2 lesiones; estenosis aórtica significativa, 2 lesiones). Se realizó determinación de FFR en 13 lesiones (3%), con un valor medio de 0,80 ± 0,15, y de iFR en 427 lesiones (98,6%), con un valor medio de 0,89 ± 0,12. Los vasos analizados fueron: DA, 180 (41,6%); CD, 99 (22,9%); Cx, 84 (19,4%); TCI, 23 (5,3%); otras, 47 (10,9%). Tras un seguimiento medio de 14 ± 8 meses, 13 pacientes (4,7%) presentaron un evento cardiaco adverso grave: 6 (2,2%) necesitaron revascularización del vaso analizado, 3 (1,1%) tuvieron un infarto agudo de miocardio y 4 murieron por causa incierta o cardiaca (1,4%).

Conclusiones: El uso de la evaluación coronaria fisiológica junto con el uso del software Syncvision para la toma de decisiones en intervencionismo percutáneo en los diferentes escenarios clínicos y anatómicos parece ser seguro, con un bajo porcentaje de eventos mayores en el seguimiento.



Impacto de la implementación de un programa de cateterismo ambulatorio en un centro de alto volumen

Fernando Rebollal Leal, Raquel Vázquez García, Xacobe Flores Ríos, Pablo Piñón Esteban, Guillermo Aldama López, Jorge Salgado Fernández, Ramón Calviño Santos, Nicolás Vázquez González y José Manuel Vázquez Rodríguez

Servicio de Cardiología, Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (CHUAC), A Coruña, España

Introducción y objetivos: Evaluar la seguridad y el impacto de la implementación de un programa de cateterismo ambulatorio en un centro de alto volumen.

Métodos: Análisis retrospectivo de datos recogidos de forma prospectiva mediante sistema informático de pacientes sometidos a cateterismo ambulatorio con ingreso y alta el mismo día, realizando un seguimiento a las 24 horas y a los 30 días. Se analizan la seguridad y la factibilidad.

Resultados: Entre octubre de 2016 y marzo de 2020 se recogieron 1.131 pacientes (327 [28,9%] por sospecha de cardiopatía isquémica). El acceso radial fue el de primera intención en el 97,7% de los pacientes (éxito del 98,3%). Se realizó angioplastia en 99 pacientes (1,5 ± 0,7 vasos tratados y 2,0 ± 1,3 lesiones tratadas), de los que requirieron ingreso 16 (16%), siendo el motivo principal inestabilidad clínica al finalizar el procedimiento (75%). En el seguimiento a 24 horas no se registraron eventos; a los 30 días se registraron 6 (0,5%) eventos mayores: 1 fallecimiento (hemorragia digestiva alta en 1 paciente sometido a procedimiento diagnóstico), 1 hemorragia mayor relacionada con el acceso vascular, 2 IAMSEST y 2 ictus menores. A los 30 días requirieron ingreso 14 pacientes (1,2%). Se objetivó una reducción de la mediana de tiempo en lista de espera del 76%.

Conclusiones: La implementación de un programa de cateterismo ambulatorio con alta precoz es factible y segura en pacientes seleccionados.

Figura 1.



Recuperación a largo plazo de la función vascular en oclusiones coronarias crónicas totales tras su recanalización: ensayo clínico aleatorizado de ticagrelor frente a clopidogrel

Juan José Rodríguez-Arias1, Josep Gómez-Lara2, Juan Caballero3, Luis Ortega-Paz1, Luis Teruel2, Rafael Romaguera2, Concepción Correa Vilches3, Ángel Cequier2, Manel Sabate1 y Salvatore Brugaletta1

1Instituto Cardiovascular, Hospital Clínic, IDIBAPS, Barcelona, España.

2Heart Disease Institute, Hospital Universitario de Bellvitge, Universidad de Barcelona, IDIBELL, Barcelona, España.

3Servicio de Cardiología, Hospitales Universitarios San Cecilio y Virgen de las Nieves, Granada, España

Introducción y objetivos: La función vascular coronaria de una oclusión coronaria total crónica (CTO) inmediatamente después de su recanalización es pobre. Se desconoce si esta disfunción vascular se mantiene en el seguimiento a largo plazo y si existe una función protectora del tratamiento antiplaquetario doble (TAPD) de 1 año con ticagrelor frente a clopidogrel.

Métodos: El estudio TIGER es un ensayo clínico prospectivo, doble aleatorizado, abierto, de dos grupos paralelos controlados, que ha asignado de forma aleatoria 1:1 los pacientes que recibieron una ICP de CTO exitosa a TAPD de 1 año con ticagrelor frente a clopidogrel. Adicionalmente, se asignó a los pacientes de forma aleatoria 1:1 a recibir un seguimiento angiográfico a 1 o 3 años. Inmediatamente después de la ICP y en el seguimiento angiográfico se evaluó el flujo coronario (CBF) bajo perfusión de dosis crecientes de adenosina y se realizó la comparación entre los 2 grupos.

Resultados: Se incluyeron 50 pacientes asignados 1:1 a tratamiento con ticagrelor o clopidogrel (25 pacientes por grupo) y a seguimiento angiográfico a 1 o 3 años (25 pacientes por grupo). Finalmente recibieron un seguimiento angiográfico a 1 y 3 años 23 (92%) y 15 (60%) pacientes, respectivamente. Bajo infusión de dosis crecientes de adenosina se observó un área bajo la curva de CBF mayor con ticagrelor en comparación con el grupo de clopidogrel inmediatamente después de la ICP de CTO (32.122,91 ± 24.039,59 vs. 19.604,58 ± 11.204,20; p = 0,085). Esta tendencia persiste en el seguimiento (34.815,22 ± 24.206,06 vs. 22.712,47 ± 13.768,95; p = 0.071) sin ninguna interacción del tiempo de seguimiento y el fármaco antiagregante administrado. Dentro de cada grupo de tratamiento, mientras que en el grupo de ticagrelor el CBF mayor al principio se mantuvo durante el seguimiento, en el de clopidogrel hubo un aumento del CBF en el seguimiento comparado con el basal.

Conclusiones: El ensayo TIGER mostró que el tratamiento de 1 año con ticagrelor en una CTO recanalizada puede mantener un flujo coronario mayor a largo plazo en comparación con clopidogrel, pues los pacientes tratados con clopidogrel tenían un CBF más bajo al inicio y solo un ligero aumento en el seguimiento. El valor clínico de dicho mayor flujo coronario debería evaluarse en un grupo más amplio de pacientes.

Figura 1. Evaluación del flujo coronario basal y en el seguimiento.



Implantación de la tromboelastometría en pacientes sometidos a cirugía cardiovascular

Isabel Rodríguez-Martín, Catalina Sánchez-Mora y Víctor Sánchez-Margalet

Departamento Bioquímica Clínica, Hospital Virgen Macarena, Sevilla, España

Introducción y objetivos: La cirugía cardiovascular asociada a circulación extracorpórea ocasiona importantes trastornos hemostáticos. El objetivo es demostrar que la implantación de test viscoelásticos, como la tromboelastometría rotacional (ROTEM), permite una terapia transfusional más eficiente, consiguiendo una mejora en salud.

Métodos: Estudio observacional retrospectivo de 675 pacientes sometidos a cirugía cardiovascular, durante un periodo de 3 años. Este estudio incluye análisis del consumo de hemoderivados y posibles complicaciones desarrolladas durante el posoperatorio, antes y tras la implementación de ROTEM.

Resultados: Tras la utilización de un sistema viscoelástico, junto con el algoritmo transfusional específico, se observó una disminución de la incidencia de cualquier tipo de transfusión (41,4 vs. 31,9%, p = 0,026) durante el perioperatorio. Esta disminución fue especialmente significativa en el caso de concentrados de hematíes (31,3 vs. 19,8%; p = 0,002) y de plasma (9,8 vs 3,8%; p = 0,008). ROTEM se asoció a una disminución estadísticamente significativa de la incidencia de transfusión de unidades de plasma durante la estancia en la UCI (15,8 vs. 7,7%, p = 0,004). Se observó un aumento en el consumo de plaquetas, fibrinógeno, protamina y ácido tranexámico, aunque no fue significativo. Además, se registró una disminución estadísticamente significativa de la incidencia de hemorragia posoperatoria (9,5 vs. 5,3%; p = 0,037), de reintervención (6,0 vs. 2,9%; p = 0,035) y del tiempo de estancia en la UCI (6,0 vs. 5,1 días; p = 0,026).

Conclusiones: El empleo de ROTEM permite un mejor manejo de la coagulopatía, lo cual se ha traducido en un uso más racional de hemoderivados, una menor incidencia de complicaciones y una menor estancia en la UCI.



Resultados a largo plazo de stent convencional frente a stent farmacoactivo en pacientes ancianos

Lorenzo Hernando Marrupe, Roberto Del Castillo Medina, Alberto Núñez García, Yago González Doforno, Cecilia Marco Quirós, Victoria Espejo Bares, Verónica Artiaga, De La Barrera, Carla Jiménez Martínez y Javier Botas Rodríguez

Unidad de Cardiología Intervencionista, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Fundación Alcorcón, Alcorcón, Madrid, España

Introducción y objetivos: Nuestro objetivo fue valorar los resultados a largo plazo de los stents convencionales (SC) frente a los stents farmacoactivos (SFA) en una cohorte histórica de pacientes ancianos.

Métodos: Estudio observacional con seguimiento prospectivo de 209 pacientes ≥ 75 años sometidos a intervencionismo coronario percutáneo entre 2007 y 2011. Se evaluó la relación entre el tipo de stent implantado y la presencia de eventos cardiovasculares y la mortalidad a largo plazo.

Resultados: La edad media de nuestra población fue de 80 ± 3,8 años (28% mujeres). El seguimiento medio fue de 24 ± 15 meses. Un 82,3% presentaban síndrome coronario agudo (SCA). El acceso utilizado de forma preferente fue el radial (74%). En el 41% de los pacientes se implantó un SFA. Los pacientes con SFA tenían mayor prevalencia de SCA sin elevación del ST, diabetes y antecedente de infarto. Los pacientes con SC eran de mayor edad y existía una mayor prevalencia de SCA con elevación del ST, shock cardiogénico y fibrilación auricular, y presentaban menor FEVI. Los pacientes con SC tenían menor carga ateroesclerótica y la revascularización completa se alcanzó en un mayor porcentaje de casos, a pesar de lo cual presentaron una mayor mortalidad intrahospitalaria. En el seguimiento a largo plazo, los pacientes con SC realizaron una menor duración de tratamiento antiagregante doble sin presentar peores resultados clínicos que los pacientes con SFA.

Conclusiones: El implante de SC de forma seleccionada en pacientes ancianos se mostró como una estrategia segura, con una incidencia baja de eventos adversos en el seguimiento a largo plazo.



Resultados a largo plazo de stent convencional frente a stent farmacoactivo en mujeres

Lorenzo Hernando Marrupe, Roberto Del Castillo Medina, Alberto Núñez García, Yago González Doforno, Cecilia Marco Quirós, Victoria Espejo Bares, Verónica Artiaga, De La Barrera, Carla Jiménez Martínez y Javier Botas Rodríguez

Unidad de Cardiología Intervencionista, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Fundación Alcorcón, Alcorcón, Madrid, España

Introducción y objetivos: La seguridad y la eficacia de los stents farmacoactivos (SFA) ha sido descrita en varios ensayos clínicos. Sin embargo, el porcentaje de mujeres incluidas es bajo. Nuestro objetivo fue valorar los resultados de los stents convencionales (SC) frente a los SFA en una cohorte histórica de mujeres.

Métodos: Estudio observacional con seguimiento prospectivo de 130 mujeres consecutivas sometidas a intervencionismo coronario percutáneo entre 2007 y 2011. Se evaluó la relación entre el tipo de stent implantado y la presencia de eventos cardiovasculares y la mortalidad a largo plazo.

Resultados: La edad media de nuestra población fue de 71 ± 10 años. El seguimiento medio fue de 26 ± 14 meses. Un 85% presentaban síndrome coronario agudo al ingreso. El acceso utilizado de forma preferente fue el radial (72%). Las pacientes con SFA tenían mayor prevalencia de diabetes, dislipemia, antecedente de infarto y revascularización previa. Las pacientes con SC tenían una mayor prevalencia de SCAEST y fibrilación auricular, y una menor carga aterosclerótica con un menor número de vasos enfermos y tratados, a pesar de lo cual presentaron una tendencia a una mayor mortalidad intrahospitalaria. En el seguimiento a largo plazo, las pacientes con SC realizaron una menor duración de tratamiento antiagregante doble sin presentar peores resultados clínicos que las pacientes con SFA.

Conclusiones: El implante de SC de forma seleccionada en mujeres se mostró como una estrategia segura, con una incidencia baja de eventos adversos en el seguimiento a largo plazo.



Las cuentas claras: cuantificación del flujo coronario absoluto en el árbol coronario izquierdo

Elena Izaga Torralba, Alejandro Gutiérrez-Barrios, Livia Gheorghe, Ricardo Zayas-Rueda, Germán Calle-Pérez y Rafael E. García Vázquez

Servicio de Cardiología y Hemodinámica, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

Introducción y objetivos: Recientemente se ha validado un nuevo método que permite cuantificar el flujo coronario absoluto (FA) en ml/min mediante la infusión continua de suero salino a temperatura ambiente a través de un microcatéter específico a 18-20 ml/min induciendo hiperemia máxima. Tratamos de evaluar si el sumatorio de los FA en las arterias descendente anterior (DA) y circunfleja (Cx) se corresponde con el FA medido en el tronco coronario izquierdo (TCI).

Métodos: En 4 pacientes varones con una edad media de 64 ± 6,78 años, reclutados de forma consecutiva con sospecha de cardiopatía isquémica y con coronariografía sin lesiones angiográficas significativas (estenosis angiográfica visual < 50%), se cuantificó el FA mediante termodilución con infusión continua de suero salino a 20 ml/min en DA y TCI, y posteriormente en CX a 18 ml/min.

Resultados: El FA medio en DA fue de 298,5 ± 105,69 ml/min, en CX 146,50 ± 42,92 ml/min y la media del sumatorio de ambos FA de DA y Cx fue de 445 ± 87,28 ml y en TCI de 450 ± 85,94 ml, con un coeficiente de correlación de Pearson entre ambas mediciones de 0,99, alcanzando significación estadística con p = 0,001.

Conclusiones: Existe una correlación excelente entre el FA en TCI y el sumatorio de DA y CX.



Cuantificación volumétrica del flujo coronario absoluto para valorar la reserva de flujo coronario

Elena Izaga Torralba, Alejandro Gutiérrez-Barrios, Livia Gheorghe, Ricardo Zayas-Rueda, Germán Calle-Pérez y Rafael E. García Vázquez

Servicio de Cardiología y Hemodinámica, Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España

Introducción y objetivos: La reserva de flujo coronario (RFC) se calcula invasivamente mediante Doppler o termodilución (RFCtermo). Se ha validado un método que permite cuantificar el flujo coronario absoluto (FA) mediante infusión continua de suero salino a través de un microcatéter específico a 18-20 ml/min induciendo hiperemia. Tratamos de evaluar la factibilidad para cuantificar el FA en reposo a una velocidad de infusión de 10-12 ml/min y calcular la RFC absoluta (RFCabs), dividiendo el AF en hiperemia entre el AF en reposo y su concordancia con la RFCtermo.

Métodos: 34 pacientes incluidos prospectivamente durante 7 meses. El Pd/Pa se midió antes del reposo y en hiperemia, comprobando que la medición del FA en reposo es factible, que no se induce hiperemia y no tiene efectos adversos.

Resultados: Durante la infusión en reposo, el Pd/Pa medio no se modificó (0,95 ± 0,032 pre y 0,95 ± 0,033 post), el coeficiente de variación del valor inicial y final del Pd/Pa < 0,01% y el de correlación (0,98), comparado con el coeficiente de variación durante máxima hiperemia (5,2%) (Pd/Pa inicial 0,95 ± 0,03 y FFR al final 0,89 ± 0,05). La RFCtermo (inverso del tiempo medio de tránsito en reposo/en hiperemia) comparada con la RFCabs (cociente entre el FA en máxima hiperemia y el FA en reposo) FA hiperemia 197,6 ± 67 ml/min; FA reposo 77,7 ± 25 ml/min; RFCtermo 2,42 ± 1 y RFCabs 2,61 ± 0,85. Correlación entre RFC termo y RFCabs (r = 0,88; p < 0,01), diferencia media 0,19 ± 0,5 y absoluta media 14 ± 12%. En el 14% la diferencia entre ambos fue ≥ 25%.

Conclusiones: Confirmamos la factibilidad y la seguridad de la RFCabs, mostrando una fuerte correlación con la RFCtermo.



Incidencia, predictores e impacto clínico de la trombocitopenia adquirida tras el reemplazo valvular aórtico transcatéter o quirúrgico con bioprótesis sin sutura

Gabriela Tirado-Conte, Carlos Salazar Triviño, Ángela McInerney, Pilar Jiménez Quevedo, Javier Cobiella, Nieves Gonzalo, Iván Núñez, Javier Escaned, Antonio Fernández Ortiz y Luis Nombela-Franco

Instituto Cardiovascular, Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Introducción y objetivos: Se ha descrito una mayor incidencia de trombocitopenia en pacientes sometidos a reemplazo valvular aórtico mediante cirugía con prótesis sin sutura (S-SAVR) y por vía transcatéter (TAVR) con válvulas balón expandibles (BEV) en comparación con válvulas con stent y autoexpandibles (SEV), respectivamente. Sin embargo, no se ha dilucidado su etiología ni el punto de corte óptimo para predecir los resultados clínicos. El objetivo de este estudio fue analizar la incidencia, el impacto clínico y los predictores de trombocitopenia tras TAVR o S-SAVR.

Métodos: Se incluyeron pacientes (n = 760) con estenosis aórtica grave sometidos a TAVR (n = 679) o S-SAVR (n = 81), sin trombocitopenia basal. Se clasificaron según el recuento mínimo plaquetario y el tiempo hasta dicho mínimo (nadir temprano o tardío: < o ≥ 4 días posprocedimiento), y se calculó el porcentaje de disminución de plaquetas (PDP).

Resultados: La mediana del PDP fue del 37,8% [IQR: 28,8-48,4]. Se produjo trombocitopenia moderada (< 100*10^9/l) y grave (< 50*10^9/l) en el 28,8% y el 4,2%, respectivamente. Las BEV presentaron menor incidencia de trombocitopenia moderada-grave (27,6%) en comparación con las SEV (37,7%, p = 0,008) y las S-SAVR (51,9%, p < 0,001). El PDP presentó mayor predicción de mortalidad a corto plazo (punto de corte óptimo: 46%) (figura, A). El PDP ≥ 46% y el nadir tardío fueron predictores independientes de mortalidad a corto plazo (odds ratio [OR] = 4,8; intervalo de confianza del 95% [IC95%], 2,0-11,5, y OR = 4,6, IC95%, 2,1-10,0, respectivamente). La combinación de ambos factores (≥ 46% y ≥ 4 días) predijo una mayor mortalidad a 2 años (51,6%) en comparación con PDP ≥ 46% y nadir < 4 días (24,0%) y con PDP < 46% (20,2%) (figura, B).

Conclusiones: Aproximadamente un tercio de los pacientes desarrolló trombocitopenia moderada-grave. Mientras que el PDP predice resultados a corto plazo, una disminución plaquetaria tardía y significativa se asoció con mayor mortalidad a medio plazo.

Figura.A: Curva ROC de predicción de la mortalidad a corto plazo para el recuento plaquetario mínimo posprocedimiento y para el porcentaje de reducción de plaquetas respecto al basal. B: Curva de supervivencia según el porcentaje de reducción de plaquetas ≥ o < 46% temprano o tardío.



Resultados a 5 años del ensayo clínico RESERVOIR: stents sin polímero liberadores de amfilimus frente a stents liberadores de everolimus en pacientes con diabetes mellitus

Marisol G. Ascencio-Lemus1, Rafael Romaguera1, Salvatore Brugaletta2, Eduardo Pinar3, Pilar Jiménez-Quevedo4, Josep Gómez-Lara1, Josep Comin-Colet1 y Joan Antoni Gómez-Hospital1

1Hospital Universitario de Bellvitge, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.

2Hospital Clínic de Barcelona, Barcelona, España.

3Hospital Virgen de la Arrixaca, Murcia, España.

4Hospital Clínico San Carlos, Madrid, España

Introducción y objetivos: El ensayo RESERVOIR demostró no inferioridad a los 9 meses de los stents con pocillos liberadores de amfilimus (AES) frente a los stents con polímero liberadores de everolimus (EES) en pacientes con diabetes mellitus (DM). Nuestro objetivo fue comparar los resultados clínicos a los 5 años de seguimiento.

Métodos: Este estudio fue un ensayo clínico multicéntrico aleatorizado de no inferioridad. Se aleatorizó a 112 pacientes (116 lesiones) con DM a AES frente a EES (1:1). Los pacientes fueron seguidos mediante angiografía y tomografía de coherencia óptica a los 9 meses y clínicamente hasta los 5 años. Durante el seguimiento se valoró el control metabólico incluyendo índice de masa corporal, LDL y hemoglobina glucosilada (Hb1Ac). En el análisis se consideró el fallo de la lesión diana (TLF) y la revascularización del vaso diana (TVR) como principales objetivos.

Resultados: Solo 1 paciente en el grupo de EES fue perdido en el seguimiento. A los 5 años, los pacientes habían perdido una media de 4,75 kg y tenían un aceptable control metabólico con Hb1Ac del 7,4% (RIQ 6,8-8%) y LDL de 69 mg/dl (RIQ 53,4-82,8), sin diferencias entre grupos. La mayoría (85,7%) recibía un solo antiagregante, mientras que solo el 26,92% recibía un inhibidor SGLT2. A los 5 años (figura) ocurrió TVR en el 3,57% para AES y el 9,82% para EES (HR = 0,36, IC95%, 0,12-1,14; p = 0,065), y TLF en el 5,36% para AES y el 9,82% para EES (HR = 0,54, IC95%, 0,20- 1,47; p = 0,22).

Conclusiones: A los 5 años de seguimiento, el uso de AES se asoció con una baja tasa de eventos cardiovasculares, similares a los ocurridos con EES. Se necesitan ensayos clínicos con mayor potencia estadística para confirmar el buen rendimiento de los AES en pacientes con DM.

Figura 1.



Efectos de la pandemia de COVID-19 sobre la población mayor de 75 años con revascularización coronaria previa. Subanálisis del registro EPIC SIERRA 75

José M. de la Torre Hernández1, Pilar Carrillo Sáez2, Alfonso Freites Esteves2, Jesús María Jiménez Mazuecos3, Juan Gabriel Córdoba Soriano3, Alejandro Gutiérrez Barrios4, Germán Calle Pérez4, Ana Belén Cid Álvarez5, Ramiro Trillo Nouche5, Tamara García Camarero1, Armando Pérez de Prado6, Juan Francisco Oteo Domínguez7, Georgina Fuertes Ferre8, Víctor Alfonso Jiménez Díaz9, Íñigo Lozano Martínez-Luengas10, Koldobika García San Román11, Raymundo Ocaranza12, Ginés Martínez Cáceres13, Juan Sanchis14, Silvio Leal15, Xavier Carrillo16, Alberto Rodrigues17, Mario Sadaba18, Imanol Otaegui19, Esther Lázaro20, José Antonio Linares21, Francisco José Morales22 y Francisco Bosa23

1Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, IDIVAL, Santander, España.

2Hospital Universitario San Juan de Alicante, Alicante, España.

3Complejo Hospitalario Universitario, Albacete, España.

4Hospital Universitario Puerta del Mar, Cádiz, España.

5Complexo Hospitalario Universitario de Santiago, Santiago de Compostela, A Coruña, España.

6Complejo Asistencial Universitario, León, España.

7Hospital Universitario Puerta de Hierro, Majadahonda, Madrid, España.

8Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España.

9Hospital Universitario Álvaro Cunqueiro, Vigo, Pontevedra, España.

10Hospital Universitario de Cabueñes, Gijón, Asturias, España.

11Hospital de Cruces, Barakaldo, Bilbao, España.

12Hospital Universitario Lucus Augusti, Lugo, España.

13Hospital Universitario de Badajoz, Badajoz, España.

14Hospital Clínico de Valencia, Valencia, España.

15Hospital Santa Cruz, Lisboa, Portugal.

16Hospital Germans Trias i Pujol, Badalona, Barcelona, España.

17Centro Hospitalar de Gaia/Espinho, Vila Nova de Gaia, Portugal.

18Hospital de Galdakao, Galdakao, Vizcaya, España.

19Hospital Vall d´Hebron, Barcelona, España.

20Hospital Virgen de la Salud, Toledo, España.

21Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España.

22Hospital Puerto Real, Cádiz, España.

23Hospital Universitario de Canarias, Santa Cruz de Tenerife, España.

Introducción y objetivos: En la pandemia de COVID-19, las personas de más edad, con factores de riesgo o enfermedad cardiovascular han sido los más gravemente afectados. Nuestro objetivo es evaluar el impacto de la pandemia, por confinamiento o infección, en la población de pacientes mayores de 75 años de edad con revascularización percutánea previa.

Métodos: Se incluyó en el estudio a un subgrupo de pacientes del registro SIERRA 75 (registro prospectivo de pacientes mayores de 75 años sometidos a revascularización percutánea, en 42 centros de España y Portugal). Se ha actualizado el seguimiento de los pacientes cubriendo todo el periodo de confinamiento (14 de marzo-10 de mayo) mediante contacto telefónico directo para realizar un cuestionario específico a paciente y familiares. Además, se han revisado todos los registros electrónicos de salud.

Resultados: Se han incluido a un total de 709 pacientes, de los cuales 17 habían fallecido en el seguimiento de 12,5 ± 3,4 meses previo al periodo de confinamiento; por tanto durante este último se ha seguido a 692 pacientes (edad media de 80,8 ±4,2 años, 37% mujeres). Durante este periodo, se han reportado 11 (1,6%) casos confirmados de COVID-19 (81,2 ± 5 años de edad, 36% mujeres) de los que ingresaron 8 pero ninguno en UCI. Fallecieron 2 (18%), un varón de 80 y una mujer de 76 años, ambos en hospital. La afectación por COVID-19 fue mayor que en la población global en nuestro país (1,6% frente al 0,4%; p < 0,0001). Durante el periodo de confinamiento, 91 pacientes (13%) presentaron síntomas cardiacos (21 angina estable, 82 disnea y 6 sincope). Se inestabilizaron por alguna patología 43 (6,2%), de los que 36 requirieron atención médica y se ingresaron 22. Hubo 4 casos con síndrome coronario agudo y 4 precisaron revascularización. Fallecieron 7 (1%) pacientes (2 por COVID-19, 4 por causa cardiovascular y 1 de pluripatología). La tasa de mortalidad mensual en este periodo fue 2,6 veces mayor que en los meses previos. Hubo cancelación de consultas en 119 casos (17%), pero se contactó telefónicamente con 108.

Conclusiones: En esta población de mayores de 75 años con enfermedad coronaria revascularizada antes de la pandemia, el confinamiento se asoció a un incremento de la morbilidad cardiovascular y general, así como de la mortalidad total, con una afectación por COVID-19 mayor que en la población global. La mortalidad entre los pacientes con COVID-19 fue muy elevada pero ninguno ingresó en la unidad de cuidados intensivos.



Tomografía de coherencia óptica, ultrasonografía intravascular y angiografía sola en el guiado de implante de stents farmacoactivos en el tronco común distal. Resultados del estudio ROCK II

José María de la Torre Hernández1, Bernardo Cortese2, Magdalena Lanocha3, Alfonso Ielasi4, Francesco Giannini5, Gianluca Campo6, Fabrizio D´Ascenzo7, Roberto A. Latini8, Oleg Krestianinov9, Fernando Alfonso10, Carlo Trani11, Francesco Prati12, José A. Linares13, Tamara García Camarero1 y Francesco Burzotta11

1Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, IDIVAL, Santander, España.

2San Carlo Clinic, Milán, Italia.

3Poznan´ University of Medical Sciences, Poznan, Polonia.

4Istituto Clinico Sant’Ambrogio, Milán, Italia.

5Interventional Cardiology, GVM Cotignola, Italia.

6Interventional Cardiology, University of Ferrara, Italia.

7Division of Cardiology, University of Turin, Città della Salute e Della Scienza, Turín, Italia.

8ASST Fatebenefratelli-Sacco, Milán, Italia.

9Interventional Cardiology, NRTCP Novosibirisk, Rusia.

10Hospital Universitario de La Princesa, Madrid, España.

11Institute of Cardiology, Università Cattolica del Sacro Cuore, Roma, Italia.

12Cardiology Unit, Ospedale San Giovanni, Roma, Italia.

13Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España.

Introducción y objetivos: Las guías de práctica clínica recomiendan el uso de ultrasonografía intravascular (IVUS) para guiar el implante de stents en el tronco común de la coronaria izquierda (TC). En el estudio ROCK I se demostró la viabilidad y seguridad de la tomografía de coherencia óptica (OCT) para evaluar el implante de stents en TC distal, pero se desconoce si su impacto pronostico puede ser comparable al del IVUS. En el estudio ROCK II se planteó evaluar el impacto pronóstico del uso de OCT frente a IVUS o solo angiografía en la revascularización percutánea del TC distal con stents farmacoactivos.

Métodos: Este es un registro europeo multicéntrico (15 centros de alto volumen), retrospectivo, dirigido por investigadores cuyo objetivo es analizar el rendimiento de IVUS y OCT en comparación con la angiografía sola en pacientes tratados con stents farmacoativos en TC distal. El objetivo primario fue el fallo de lesión tratada (FLT) a los 12 meses que incluía el combinado de muerte cardiaca, infarto de miocardio relacionado con el vaso tratado y revascularización de la lesión tratada.

Resultados: Se incluyó a 730 pacientes, 377 con uso de imagen intravascular (162 con OCT, 215 con IVUS) y 353 solo con angiografía durante la revascularización percutánea del TC distal. Después de un año, la tasa de FLT fue del 21,2% con angiografía y del 12,7% con imagen intravascular (p = 0,039), sin diferencias entre OCT e IVUS (p = 0,26). El uso de imagen intravascular resulto predictor de FLT (HR =0,46; IC95%, 0,23-0,93; p = 0,03). Después del emparejamiento por índice de propensión de tratamiento se obtuvieron 3 grupos de 100 pacientes cada uno, sin diferencias significativas en las características clínicas o angiográficas basales. En estos, a los 12 meses el objetivo primario se alcanzó en el 16% del grupo ANGIO, el 7% del grupo OCT y el 6% del grupo IVUS (p = 0,03 para IVUS/OCT frente a ANGIO). Las tasas para los componentes individuales del objetivo primario no fueron significativamente diferentes entre los grupos de estudio.

Conclusiones: El estudio ROCK II muestra la superioridad clínica de ambas técnicas de imágen intravascular sobre la angiografía sola para guiar el implante de stents en TC distal y el comparable efecto pronostico positivo de ambas técnicas, IVUS y OCT.



Estrategias de tratamiento antitrombótico en pacientes mayores de 75 años con fibrilación auricular tras intervencionismo coronario percutáneo con stents farmacoactivos. Registro PACO-PCI

José M. de la Torre Hernández1, Soledad Ojeda Pineda2, Rafael González Manzanares2, David Martí Sánchez3, Ricardo Concepción Suárez3, Pablo Avanzas Fernández4, Luis Arboine4, Miren Tellería Arrieta5, Ignacio J. Amat Santos6, José Raúl Delgado Arana6, José Antonio Linares Vicente7, David Serrano Lozano1, Armando Pérez de Prado8, José Luis Ferreiro Gutiérrez9, Ramón López Palop10, José R. Ruiz Arroyo7, José R. Solana Martínez5, Eduardo Pinar10, Alejandro Diego11, Cristóbal Urbano12, Íñigo Lozano13, Ana Belén Cid Álvarez14 y Felipe Hernandez15

1Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, IDIVAL, Santander, España.

2Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España.

3Hospital Universitario Central de la Defensa Gómez Ulla, Madrid, España.

4Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España.

5Hospital Donostia, San Sebastián, Guipúzcoa, España.

6Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid, España.

7Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza, España.

8Complejo Asistencial Universitario, León, España.

9Hospital Universitario de Bellvitge, Barcelona, España.

10Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, El Palmar, Murcia, España.

11Hospital Clínico Universitario de Salamanca, Salamanca, España.

12Hospital Regional Universitario de Málaga, Málaga, España.

13Hospital de Cabueñes, Gijón, Asturias, España.

14Complejo Universitario de Santiago, Santiago de Compostela, A Coruña, España.

15Clinica Universitaria de Navarra, Madrid, España.

Introducción y objetivos: La estrategia de tratamiento antitrombótico en pacientes con fibrilación auricular (FA) tras intervencionismo coronario percutáneo (ICP) continua siendo objeto de debate. Las evidencias en la población de edad más avanzada son limitadas. Nos planteamos investigar en una amplia población de pacientes > 75 años con FA e ICP con stents farmacoactivos las pautas antitromboticas empleadas y su impacto pronóstico.

Métodos: Registro retrospectivo en 14 centros que incluyó de forma estrictamente consecutiva a pacientes > 75 años con FA no valvular e ICP con stents farmacoactivos. Se diseñó una base de datos específica con criterios uniformes para variables y eventos. El objetivo primario de eficacia fue un combinado de eventos tromboembólicos (muerte cardiovascular, infarto de miocardio, ictus y embolias sistémicas) y el primario de seguridad incluyo sangrado mayor según criterios ISTH, ambos a los 12 meses tras ICP.

Resultados: Se ha incluido hasta la actualidad un total de 541 casos (2017-2019), de 81,6 ± 4 años, 35% mujeres, 39,7% diabéticos, 87% hipertensión arterial y 52,6% con insuficiencia renal. La puntuación CHA2DS2-VASc fue 4,9 ± 1,3, la HAS-BLED de 3 ± 0,85 y la PRECISE-DAPT, de 32 ± 10. Se trataron 1,7 ± 1 lesiones por paciente, en el 65,4% tras un síndrome coronario agudo. Se prescribió al alta tratamiento triple en el 84,1%, doble en el 13,3% y antiagregación aislada en 2,6%. El tratamiento triple basado en NACO en un 51,4% y por 3 meses de media (44% más de 1 mes) y el doble basado en NACO en un 69,4% y por 10 meses de media. El NACO más usado fue el apixabán (43%). Los objetivos a 12 meses se muestran en la tabla. En el análisis multivariado para el objetivo de eficacia no hubo diferencias significativas entre los regímenes terapéuticos (triple frente a doble, triple < 1 mes frente a triple > 1 mes, NACO frente a AVK). En el análisis multivariado para sangrado mayor, el uso de tratamiento triple fue predictor de más sangrado y dentro de este grupo, el uso de AVK y la prescripción por más de 1 mes resultaron también predictores independientes de mayor riesgo.

Conclusiones: En este registro predomina claramente el uso del tratamiento triple, casi en la mitad por más de 1 mes y la mitad con NACO. El uso de tratamiento doble incluyó mayoritariamente NACO. No hubo diferencias entre los regímenes terapéuticos en relación al objetivo de eficacia, pero sí respecto al sangrado mayor que se asoció al triple, especialmente si este va con AVK o se prolonga más de 1 mes.

Tabla. Objetivos clínicos a 12 meses

Triple N = 455 Doble N = 72 p AVK N = 243 NACO N = 284 p
Objetivo de eficacia (%) 7,5 9,7 0,5 6,2 9,1 0,2
Sangrado mayor (%) 9 9,7 0,8 11,5 7 0,04

Editor's page

Recic 22 422 F1

Original articles

Recic 22 013 Fig1

Editorials

Original articles

Recic Uk 22 005 F1
Recic 22 012 Fig2

Special articles

Recic 21 093 F2

Original articles

Review Articles

Recic 22 038 F2

Editorials


Review Articles

Recic 22 040 F2

Debate

A debate: Estrategias de revascularización percutánea para la enfermedad del tronco común distal

Recic 22 062 F1
Recic 22 071 G001

Percutaneous closure of fistula between pulmonary trunk and Fontan circulation

José Miguel Blanco Borreguero, Inmaculada Guillén Rodríguez, et al.

How would I approach it?
Pedro Betrián Blasco

Case resolution
José Miguel Blanco Borreguero, Inmaculada Guillén Rodríguez, et al.

Save
Cookies user preferences
We use cookies to ensure you to get the best experience on our website. If you decline the use of cookies, this website may not function as expected.
Accept all
Decline all
Read more
Analytics
Tools used to analyze the data to measure the effectiveness of a website and to understand how it works.
Google Analytics
Accept
Decline