La relación de la enfermedad de Kawasaki con la formación de aneurismas y estenosis coronarias es bien conocida, sobre todo en pacientes que no han recibido tratamiento con gammaglobulinas. Se presenta el caso de una paciente controlada por un conducto arterioso permeable, en cuya ecocardiografía de control a los 2 años de vida se observaron aneurismas coronarios gigantes en ambas coronarias. Se le realizaron angiografía por tomografía computarizada (angio-TC) y posterior cateterismo, que confirmaron el hallazgo. Revisando los antecedentes, ingresó con 9 meses de vida por un cuadro febril, compatible con pielonefritis, con buena respuesta al tratamiento antibiótico, que realmente pudo corresponder a una enfermedad de Kawasaki incompleta por la fiebre y la descamación posterior. Se inició entonces tratamiento antiagregante y anticoagulante, que se mantiene, de momento, de forma indefinida.

A los 6 años de edad se repitieron la ecocardiografía (figura 1, eje corto; Ao: aorta, 1A: flecha derecha: aneurisma coronaria izquierda; flecha izquierda: aneurisma coronaria derecha; flecha 1B: aneurisma coronaria derecha), la angio-TC (figura 2, flechas derechas: aneurisma coronaria izquierda; flechas izquierdas: aneurisma coronaria derecha) y el cateterismo, que mostraron 2 aneurismas calcificados en la coronaria derecha de 17 × 8,8 mm y 7,3 × 5,3 mm (figura 3A,B y vídeos 1 y 2 del material adicional), y otro en la descendente anterior de 8,3 × 6,7 mm (figura 3C,D y vídeos 3 y 4 del material adicional), con una estenosis ligera en la descendente posterior (figura 3A,B, asterisco). En la evolución no se han evidenciado cambios significativos de tamaño respecto al diagnóstico ni complicaciones.


Figura 1.


Figura 2.


Figura 3.


Después de este último cateterismo se añadió tratamiento con estatinas, según la guía para la enfermedad Kawasaki de la American Heart Association, al considerarla paciente de alto riesgo cardiovascular.

La paciente se encuentra asintomática y no ha presentado complicaciones secundarias a su patología ni a su tratamiento.

Se obtuvo el consentimiento de la madre de la paciente para la publicación del caso.

FINANCIACIÓN

No existen fuentes de financiación.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

Todos los autores han participado en la redacción de este artículo y han leído y aprobado su versión final.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores declaran que no existen conflictos de intereses.

MATERIAL ADICIONAL



Vídeo 1. Marimón Blancha C. DOI: 10.24875/RECIC.M22000269



Vídeo 2. Marimón Blancha C. DOI: 10.24875/RECIC.M22000269



Vídeo 3. Marimón Blancha C. DOI: 10.24875/RECIC.M22000269



Vídeo 4. Marimón Blancha C. DOI: 10.24875/RECIC.M22000269

* Autor para correspondencia: Avda. Doctor Josep Laporte 2, 43204 Reus, Tarragona, España.

Correo electrónico: cristina.marimon@salutsantjoan.cat (C. Marimón Blanch).

En el procedimiento valve-in-valve aórtico está ampliamente reportada la fractura del anillo de determinadas válvulas biológicas quirúrgicas para poder implantar una válvula percutánea mayor con una mejor hemodinámica. En el valve-in-valve pulmonar, esta técnica lleva menos tiempo aplicándose y es más trascendente por el implante de válvulas «pequeñas» en pacientes pediátricos que posteriormente presentan crecimientos somáticos significativos. A continuación se presentan 2 casos con el consentimiento expreso de los pacientes o de su tutor legal en caso de minoría de edad.

El caso 1 es un paciente de 15 años con tetralogía de Fallot e implante quirúrgico de válvula Carpentier Magna Ease (Edwards Lifesciences Corp., Estados Unidos) de 19 mm (luz interna de 17 mm) a los 11 años. Estenosis grave e insuficiencia moderada. Se rompió el anillo con un balón Atlas Gold (Becton, Dickinson and Company, Franklin Lakes, Estados Unidos) de 20 × 20 mm a 22 atm y se implantó una válvula Edwards S3 de 23 mm (figura 1A, angiografía de arteria pulmonar; figura 1B, rotura con balón; figura 1C, válvula previa rota [flecha]; figura 1D, nueva válvula; y vídeos 1 a 4 del material adicional).


Figura 1.


El caso 2 es un paciente de 24 años con tetralogía de Fallot e implante quirúrgico de válvula Carpentier Edwards de 21 mm (luz interna de 19 mm) a los 14 años. Doble lesión moderada. Se rompió la válvula con un balón Atlas Gold de 24 × 20 mm a 20 atm y se implantó una válvula Edwards XT de 26 mm (figura 2A, angiografía de arteria pulmonar; figura 2B, rotura con balón; figura 2C, válvula previa rota distendida con un balón Cristal balloon (Balt, Francia) de 25 mm [flecha]; figura 2D, nueva válvula; y vídeos 5 a 8 del material adicional).


Figura 2.


La rotura del anillo de una válvula biológica en posición pulmonar permite el implante de otra válvula de mayor tamaño, acorde con el crecimiento de los pacientes, así como un mayor número de procedimientos valve-in-valve futuros. Este procedimiento puede ser innecesario si el primer implante protésico se realiza con una visión a largo plazo usando una válvula del mayor tamaño posible.

FINANCIACIÓN

Sin financiación.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

Los 3 autores han participado en la idea del artículo, la redacción y la revisión.

CONFLICTO DE INTERESES

Ninguno.

MATERIAL ADICIONAL


Vídeo 1. Betrián Blascoa P. DOI: 10.24875/RECIC.M21000250



Vídeo 2. Betrián Blascoa P. DOI: 10.24875/RECIC.M21000250



Vídeo 3. Betrián Blascoa P. DOI: 10.24875/RECIC.M21000250



Vídeo 4. Betrián Blascoa P. DOI: 10.24875/RECIC.M21000250



Vídeo 5. Betrián Blascoa P. DOI: 10.24875/RECIC.M21000250



Vídeo 6. Betrián Blascoa P. DOI: 10.24875/RECIC.M21000250



Vídeo 7. Betrián Blascoa P. DOI: 10.24875/RECIC.M21000250



Vídeo 8. Betrián Blascoa P. DOI: 10.24875/RECIC.M21000250

* Autor para correspondencia: Passeig de la Vall d’Hebron 119-129, 08035 Barcelona, España.

Correo electrónico: pedrobetrian@yahoo.es (P. Betrián Blasco).

En una mujer de 34 años se decidió realizar tratamiento percutáneo para una recoartación de aorta. Como antecedentes destacaban comunicación interventricular muscular con cierre espontáneo, válvula aórtica bicúspide con insuficiencia moderada asintomática con volumen y función ventricular normales, y coartación de aorta yuxtaductal tratada mediante aortoplastia con parche a los 2 meses de vida.

Durante el seguimiento ambulatorio se observaron datos de recoartación progresiva por ecocardiografía y resonancia magnética, así como respuesta hipertensiva en la ergometría, por lo que se presentó el caso en sesión multidisciplinaria y se decidió tratamiento endovascular. Se realizó aortografía mediante acceso arterial femoral derecho y se observó una recoartación en la unión del cayado aórtico con la aorta torácica descendente (figura 1A,B, flecha azul), con un diámetro mínimo de 9 mm y un gradiente pico-pico de 20 mmHg. Asimismo, se descubrió un seudoaneurisma sacular adyacente a la región estenosada (figura 1A,B; figura 2A, flecha amarilla; vídeo 1 del material adicional), con diámetros internos de 8 × 10 mm (figura 2B), por lo que se implantó un stent recubierto (Covered CP Stent, NuMED, Canadá) de 45 mm de longitud (figura 3), con buen resultado angiográfico (vídeos 2 y 3 del material adicional) y sin evidencia de gradiente residual, lográndose la exclusión completa del seudoaneurisma.


Figura 1.


Figura 2.


Figura 3.


El empleo de técnicas de imagen con análisis tridimensional incorporado a la fluoroscopia tradicional constituye una herramienta de gran utilidad, tanto en el diagnóstico de anatomías complejas como en la planificación de su tratamiento. También permite disminuir la duración del procedimiento, lo que minimiza la dosis de contraste administrada y acorta el tiempo de exposición a la radiación.

Para la publicación del presente caso clínico se obtuvo el consentimiento informado de la paciente.

FINANCIACIÓN

Ninguna.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

N. Barja González elaboró el primer borrador y la versión final del manuscrito. F. Rueda Núñez e I. Martínez Bendayán proporcionaron material adicional y realizaron la revisión del borrador y de la versión final.

CONFLICTO DE INTERESES

Ninguno.

MATERIAL ADICIONAL


Vídeo 1. Barja González N. DOI: 10.24875/RECIC.M21000244



Vídeo 2. Barja González N. DOI: 10.24875/RECIC.M21000244



Vídeo 3. Barja González N. DOI: 10.24875/RECIC.M21000244

* Autor para correspondencia: Av. Roma s/n, 33011 Oviedo, Asturias, España.

Correo electrónico: noeminbg@gmail.com (N. Barja González).

Save
Cookies user prefences
We use cookies to ensure you to get the best experience on our website. If you decline the use of cookies, this website may not function as expected.
Accept all
Decline all
Read more
Analytics
Tools used to analyze the data to measure the effectiveness of a website and to understand how it works.
Google Analytics
Accept
Decline

Se presenta el caso de una mujer de 77 años, hipertensa, dislipémica y con enfermedad renal crónica en estadio V. Durante una sesión de hemodiálisis experimenta dolor precordial por fibrilación auricular paroxística con respuesta ventricular rápida. En el electrocardiograma se observa un descenso generalizado del segmento ST. La analítica revela una ligera elevación de la troponina I ultrasensible, que posteriormente muestra una curva de ascenso y descenso sugestiva de síndrome coronario agudo. Ante estos hallazgos, se indica coronariografía.

En la angiografía coronaria se encuentra una arteria coronaria derecha única (figura 1) que discurre por el surco auriculoventricular, generando ramas que perfunden todos los territorios miocárdicos de los ventrículos izquierdo y derecho (figura 2 y vídeo del material adicional).


Figura 1.


Figura 2.


La prevalencia de arteria coronaria única es del 0,024-0,066%; en concreto, la arteria coronaria derecha única es una de las variantes más infrecuentes.

En estos pacientes, el flujo debe atravesar un sistema con una larga secuencia de resistencias en serie. Con estos hallazgos, podría plantearse que la perfusión en los segmentos medioapicales se encontraría en una situación de isquemia «relativa» respecto al resto. Esto se acentuaría en situaciones de aumento de la demanda miocárdica, como en una taquiarritmia.

Aunque se han descrito casos de dolor torácico o angina en pacientes con esta anomalía que no presentaban aterosclerosis coronaria, es difícil establecer una relación causal entre el hallazgo angiográfico y la clínica. Tampoco se evaluó la microcirculación coronaria, por lo que el mecanismo fisiopatológico propuesto es especulativo.

Se obtuvo el consentimiento informado de la paciente para publicar su caso.

FINANCIACIÓN

Este artículo no ha sido financiado.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

C. Garilleti y J.M. de la Torre-Hernández han elaborado el manuscrito. A. Gil Ongay ha revisado críticamente el contenido y ha dado la aprobación final.

CONFLICTO DE INTERESES

J.M. de la Torre-Hernández es editor jefe de REC: Interventional Cardiology; se ha seguido el procedimiento editorial establecido en la revista para garantizar la gestión imparcial del manuscrito. Sin conflicto de intereses por parte de los otros autores.

MATERIAL ADICIONAL


Vídeo 1. Garilleti C. DOI: 10.24875/RECIC.M21000240

* Autor para correspondencia: Magallanes 40-42 2 C, 39007 Santander, Cantabria, España.

Correo electrónico: celia.garilleti@scsalud.es (C. Garilleti Cámara).

Mujer de 42 años que ingresa por un síndrome coronario agudo con elevación del segmento ST. La coronariografía mostró oclusión de la descendente anterior (DA) medio-distal (figura 1A, asterisco), con una imagen sugestiva de hematoma intramural (HIM), compatible con disección coronaria espontánea (figura 1A, flecha). Se pasaron guías a la DA distal y diagonal, con recuperación de flujo (figura 1B, línea y puntas de flecha delimitan el HIM). La ecografía intravascular (IVUS) confirmó la presencia de un amplio HIM de 25 mm de longitud (figura 2A-D). Tras dilatar con balón de corte 2,0/6 mm (Wolverine, Boston Scientific, Estados Unidos) (figura 1C, asteriscos) se obtuvo mejoría del flujo y una estenosis residual leve (figura 1D). Pasados escasos minutos se evidenció retención de contraste en la DA (figura 3A, elipse) y aparecieron cambios isquémicos en el electrocardiograma. La angiografía mostró 2 zonas de estenosis crítica con empeoramiento del flujo distal (figura 3B, líneas delimitan el HIM, puntas de flecha muestran las zonas de estenosis). Se implantó un stent farmacoactivo de 2,25/33 mm (Ultimaster Tansei, Terumo, Japón) (figura 3C, asteriscos), que se dilató hasta 2,75 mm con excelente resultado por angiografía (figura 3D) e IVUS (figura 2E,F). El resumen del procedimiento se muestra en el vídeo 1 del material adicional.


Figura 1.


Figura 2.


Figura 3.


Se obtuvo el consentimiento informado de la paciente para la publicación del caso.

Se ha comunicado el uso aislado de balón de corte durante el intervencionismo percutáneo en la disección coronaria espontánea, para generar zonas de fenestración del HIM y así reducir el riesgo de extensión posterior. El uso de balón de corte antes del implante del stent también puede prevenir la extensión del HIM tras el implante. Este caso ilustra que, en ocasiones, la estrategia aislada presenta una evolución imprevisible, lo que hace necesario el implante de un stent para asegurar un buen flujo distal y prevenir la reoclusión coronaria.

FINANCIACIÓN

No ha habido financiación.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

M. Vicente y M. García-Guimaraes concibieron la idea y redactaron el manuscrito. N. Salvatella, A. Aparisi, A. Negrete y B. Vaquerizo revisaron el manuscrito de manera crítica.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores declaran no tener conflictos de intereses relativos al presente trabajo.

MATERIAL ADICIONAL



Vídeo 1. Vicente M. DOI: 10.24875/RECIC.M21000236

* Autor para correspondencia: Servicio de Cardiología, Hospital del Mar, Passeig Marítim de la Barceloneta 25-29, 08003 Barcelona, España.

Correo electrónico: marcos.garcia.guimaraes@gmail.com (M. García-Guimaraes).

Previous
Next

Resúmenes de congresos

Artículos originales

Recic 21 040 F1
Recic 21 039 F3

Editoriales

Artículos originales

Recic 21 051 F2

Editoriales

Artículos originales

Recic 21 088 F3

Revisiones temáticas

Recic 21 081 F1

Debate

A debate: Estenosis aórtica grave bicúspide en el paciente sin riesgo elevado para cirugía

Recic 21 089 F1
Recic 21 090 F1

Angiografía rotacional y contribución del roadmapping a la oclusión de malformaciones arteriovenosas

Domingo López Vázquez, Isaac Martínez Bendayan, et al.

¿Cómo lo haría?
Roberto Blanco Mata

Resolución
Domingo López Vázquez, Isaac Martínez Bendayan, et al.

Save
Cookies user prefences
We use cookies to ensure you to get the best experience on our website. If you decline the use of cookies, this website may not function as expected.
Accept all
Decline all
Read more
Analytics
Tools used to analyze the data to measure the effectiveness of a website and to understand how it works.
Google Analytics
Accept
Decline