RESUMEN

Introducción y objetivos: El cierre percutáneo de la comunicación interventricular (CIV) puede ser una alternativa a la cirugía y reduce el tiempo de hospitalización y las complicaciones. El alto riesgo de bloqueo auriculoventricular (BAV) en el cierre percutáneo ha incentivado el desarrollo de nuevos dispositivos, como el KONAR-MF (Lifetech, China), muy flexible y con poca fuerza radial para adaptarse a la anatomía de la CIV sin presionar las estructuras adyacentes. Se presenta la experiencia inicial con este nuevo dispositivo.

Métodos: Revisión retrospectiva de pacientes y procedimientos de implante del dispositivo KONAR-MF, en 2 centros españoles, desde febrero de 2020, fecha del primer implante en nuestro país, hasta septiembre de 2021.

Resultados: Se han realizado 7 procedimientos de cierre de CIV con KONAR-MF, implantándolo con éxito en 6 de los casos. Fueron 4 CIV perimembranosas nativas y 3 CIV residuales tras reparación de tetralogía de Fallot. El tamaño de la CIV medido por ecocardiografía transesofágica y angiografía fue concordante en todos los casos salvo en uno; en este paciente se produjo una embolización del dispositivo. En el seguimiento (1,2 meses [rango intercuartílico: 0,9-15,5], máximo 17 meses) se observó un empeoramiento de la conducción auriculoventricular en un paciente con BAV previo, que precisó marcapasos. La tasa de shunt residual inmediato fue del 83% (5/6), persistiendo el shunt residual más allá del mes de seguimiento en 1 paciente (16%). Todos los pacientes recibieron el alta hospitalaria en las primeras 48 horas tras la intervención.

Conclusiones: El cierre percutáneo de CIV con el dispositivo KONAR-MF es una alternativa factible a la cirugía en pacientes seleccionados, siendo la adecuada valoración anatómica de la CIV una de las claves para el éxito del procedimiento. El implante de este dispositivo no está exento de complicaciones, como el BAV y la embolización.

Palabras clave: Comunicación interventricular. Intervencionismo en cardiopatías congénitas. Dispositivos de cierre de comunicación interventricular.

ABSTRACT

Introduction and objectives: Percutaneous closure of ventricular septal defect (VSD) can be an alternative to surgery reducing length of stay, and complications. The high risk of atrioventricular block (AVB) involved during percutaneous closure has encouraged the development of new devices such as the KONAR-MF (Lifetech, China). This device is very flexible and has a low radial force that adapts to the anatomy of the VSD without exerting any pressure to the adjacent structures. This is our early experience with this new device.

Methods: Retrospective review of patients and VSD closure procedures using the KONAR-MF device at 2 Spanish centers from February 2020—date of the first implantation in our country—through September 2021.

Results: A total of 7 closure procedures of VSD were performed being the device successfully implanted in 6 of the 7 patients. A total of 4 native perimembranous VSDs and 3 residual VSDs after tetralogy of Fallot repair were reported. The size of the VSD measured through transesophageal echocardiography and angiography was consistent in all the cases except for 1. In this patient device embolization occurred. At the follow-up [1.2 months (IQR, 0.9-15.5), (maximum 17 months)] we saw worsening atrioventricular conduction in a patient with a previous AVB who required a pacemaker. The immediate residual shunt rate was 83% (5/6) with persistent residual shunt beyond the 1-month follow-up in 1 patient (16%). All patients were discharged from the hospital within the first 48 hours following the intervention.

Conclusions: The percutaneous closure of VSD with the KONAR-MF device is a feasible alternative to surgery in selected patients. An adequate anatomical evaluation of the VSD is one of the keys of successful procedures. The implantation of this device is no stranger to complications like AVB or device embolization.

Keywords: Ventricular septal defect. Catheterizations in congenital heart disease. Ventricular septal defect closure devices.

Abreviaturas BAV: bloqueo auriculoventricular. CIV: comunicación interventricular. ETE: ecocardiografía transesofágica.

INTRODUCCIÓN

La comunicación interventricular (CIV) es una de las cardiopatías congénitas más frecuentes, con una prevalencia de 5,3 por cada 1.000 recién nacidos vivos1. Puede aparecer de forma aislada o formando parte de una cardiopatía congénita más compleja. Su tratamiento habitual es el cierre quirúrgico, siendo este un procedimiento con una morbimortalidad muy baja, pero no exento de complicaciones.

El cierre percutáneo puede ser una alternativa a la cirugía en anatomías seleccionadas, reduciendo el tiempo de hospitalización y las complicaciones. Tanto el cierre quirúrgico como el percutáneo tienen un potencial riesgo de bloqueo auriculoventricular (BAV): < 2% para el cierre quirúrgico y del 0,5-6,8% para el percutáneo2-5. El alto riesgo de BAV ha incentivado el desarrollo de nuevas vainas y dispositivos para el cierre de CIV, más flexibles y con menor fuerza radial, que reducen el riesgo de lesión del sistema de conducción cardiaco. En este contexto se ha desarrollado el dispositivo KONAR-MF (Lifetech, China), con marca CE en Europa desde mayo de 2018. Este dispositivo autoexpandible de nitinol presenta un bajo perfil, poca fuerza radial y es muy flexible, lo que le permite adaptarse a la anatomía de la CIV sin presionar las estructuras adyacentes. Está compuesto por 2 discos unidos por una cintura que tiene una membrana de politetrafluoroetileno; el disco correspondiente al lado derecho es simple, mientras que el diseñado para el lado izquierdo tiene adherido un cono, de modo similar a los dispositivos de cierre de conducto arterioso (figura 1). Cada disco tiene un tornillo para anclarse al sistema de liberación, de tal forma que el dispositivo se puede implantar por vía tanto anterógrada (venosa) como retrógrada (arterial). Está disponible en varias medidas, desde 5 hasta 14 mm, y es adecuado para CIV de distintos tamaños y anatomías (figura 1). Las vainas específicas del sistema de liberación oscilan entre 5 y 7 Fr, y son también muy flexibles, lo que contribuye a reducir la presión ejercida sobre el sistema de conducción cardiaco durante las maniobras de implante del dispositivo. Además, se puede implantar a través de un catéter guía de 7 u 8 Fr.


Figura 1. Dispositivo KONAR-MF (Lifetech, China) con la tabla de las medidas disponibles. Datos tomados de la ficha técnica del dispositivo.


Se presenta la experiencia inicial, en 2 centros españoles, con este nuevo dispositivo para cierre de CIV.

MÉTODOS

Se realizó una revisión retrospectiva de los pacientes a quienes se implantó un dispositivo de cierre de CIV KONAR-MF en 2 centros españoles, el Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid) y el Hospital Universitario y Politécnico La Fe (Valencia), desde febrero de 2020, fecha del primer implante en nuestro país, hasta septiembre de 2021. Los pacientes se seleccionaron por presentar una anatomía apropiada para el cierre percutáneo, es decir, adecuada distancia a la válvula aórtica (> 2 mm), ausencia de prolongación posterior (distancia suficiente a la válvula tricúspide) y tamaño proporcionado a los dispositivos disponibles. Al tratarse de una corta revisión retrospectiva, no hay grupo control.

Se recogieron los datos demográficos, clínicos y antropométricos de los pacientes, la anatomía ecocardiográfica del defecto, las variables hemodinámicas del procedimiento y las complicaciones inmediatas o en el seguimiento.

Definiciones

Se definió como shunt residual la presencia de flujo por Doppler color alrededor del dispositivo, clasificado en leve (1-2 mm), moderado (2-4 mm) o grave (> 4 mm). Si el paciente presentaba paso de flujo dentro del dispositivo se denominaba shunt intradispositivo, y se consideró de menor significación que un shunt leve.

Las complicaciones se categorizaron como menores o mayores:

– Complicaciones mayores: muerte, efectos adversos potencialmente letales, eventos que requieren cirugía (embolización, perforación miocárdica, rotura vascular, shunt residual grave, hemólisis grave, lesión valvular, BAV persistente).

– Complicaciones menores: complicaciones que revierten espontáneamente o con tratamiento médico sin tener un desenlace fatal (problemas de accesos vasculares, hemólisis leve resuelta con tratamiento médico, BAV completo transitorio u otras alteraciones de la conducción que no requieren implante de marcapasos, fiebre, neuropraxias, etc.)

El implante del dispositivo se consideró exitoso si en las 24 horas posteriores el paciente no presentaba complicaciones mayores y no había shunt residual grave.

Descripción del procedimiento

En todos los pacientes se realizaron estudio previo de cateterismo diagnóstico y ecocardiografía transesofágica (ETE). Los pacientes remitidos para cierre presentaban repercusión hemodinámica de la CIV (dilatación de cavidades cardiacas izquierdas), y se comprobó por cateterismo la presencia de un Qp/Qs ≥ 1,5. El cateterismo se realizó bajo anestesia general con el paciente intubado.

El tamaño del dispositivo se determinó teniendo en cuenta tanto las medidas de la CIV por ETE como por la ventriculografía izquier- da, y se eligió entre 1 y 3 mm mayor que el defecto (figura 2).


Figura 2. Comunicación interventricular (CIV) en un parche en un paciente con tetralogía de Fallot. En las imágenes superiores se observa el defecto tanto por ecocardiografía transesofágica (ETE) como por angiografía. En las imágenes inferiores, también por ETE y por angiografía, se ve cómo queda cerrado el defecto tras el implante del dispositivo KONAR-MF.


La técnica de sondaje de la CIV y de posicionamiento y liberación del dispositivo no difieren significativamente de la de otros oclusores, que está ampliamente descrita en la literatura6-9. El intervencionismo se realizó guiado por ETE, liberando el dispositivo tras comprobar su adecuada colocación y la ausencia de shunt residual grave.

Seguimiento tras el cierre de la comunicación interventricular

Se realizaron visitas de seguimiento al mes, a los 6 meses y al año del cierre. Posteriormente, en función de la enfermedad de base del paciente y de la situación clínica, se continuó el seguimiento cada 6 o 12 meses. En estas visitas se realizaron anamnesis, exploración física, electrocardiograma y ecocardiografía. En los casos con sospecha de hemólisis se realizó además un control analítico. Si estaba presente otra sintomatología, o si había hallazgos patológicos en alguna de las pruebas, se indicaron otros estudios complementarios, como Holter, ergometría u otras pruebas de imagen.

Aspectos éticos

De acuerdo con la legislación vigente, al tratarse de una revisión de casos retrospectiva no fueron necesarias la obtención del consentimiento informado ni la aprobación del estudio por parte del Comité de Ética de los centros participantes.

RESULTADOS

Entre febrero de 2020 y junio de 2021 se realizaron 7 procedimientos consecutivos de cierre de CIV con el dispositivo KONAR-MF en los 2 centros, implantando el dispositivo con éxito en 6 de los 7 casos. La tabla 1 muestra una descripción general de los pacientes. Se trataba de defectos (nativos o posquirúrgicos) restrictivos con datos ecográficos de repercusión hemodinámica (dilatación de cavidades izquierdas) y sin traducción clínica en pacientes mayores de 8 años.


Tabla 1. Descripción general de los pacientes intervenidos para cierre percutáneo de comunicación interventricular

Paciente Sexo Edad (años) Peso (kg) Qp/Qs Anatomía Tamaño CIV por ETE (VI/VD) Tamaño CIV por angiografía (VI/VD) Dispositivo Tiempo de escopia (min)
1 F 8 29,3 1,53 PM 6/4 6/5 7/5 21,2
2 F 14 57,2 1,71 PM ND 8/4,5 8/6 50,4
3 M 19 59 1,5 PQ 10/7 11/8 12/10 27
4 F 26 64 2,08 PQ 10/7 11/8 12/10 42,3
5 M 9 23 1,58 PM 8/5 4/2 6/4 143
6 M 16 54 2,25 PQ 9/8 11/8 12/10 25
7 M 13 51,2 1,66 PM 7/4 7/5 8/6 22

CIV: comunicación interventricular; ETE; ecocardiografía transesofágica; F: femenino; M: masculino; ND: no disponible; PM: perimembranosa; PQ: residual posquirúrgica; Qp: gasto cardiaco pulmonar; Qs: gasto cardiaco sistémico; VD: ventrículo derecho; VI: ventrículo izquierdo.


La anatomía de la CIV fue:

– CIV perimembranosa nativa en 4 pacientes (2 con tejido aneurismático que cerraba parcialmente la CIV), sin patología asociada en 3 de ellos y el cuarto había sido intervenido de coartación de aorta.

– CIV residual tras la reparación de tetralogía de Fallot en 3 pa- cientes.

El tamaño de la CIV medido por ETE y angiografía fue concordante en todos los casos salvo en uno con una CIV pequeña cubierta por aneurisma.

En todos los pacientes, el abordaje vascular fue por vía femoral (arteria y vena); en 6 de ellos, el cierre se efectuó por vía anterógrada, y en 1 por vía retrógrada. En 1 caso se intentó por vía retrógrada, sin lograr una buena disposición del disco derecho, y finalmente se concluyó el cierre desde el ventrículo derecho con éxito, pero habiéndose prolongado el tiempo de escopia y del procedimiento. La mediana del tiempo de escopia fue de 27 minutos (rango intercuartílico [RIC]: 22-50).

El procedimiento transcurrió sin complicaciones inmediatas en todos los casos excepto en uno (caso n.º 5), con una embolización en una CIV pequeña con tejido aneurismático, en la que no se correlacionó bien el tamaño de la CIV medido por ETE y por angiografía; el dispositivo embolizó en la arteria pulmonar izquierda y fue rescatado de forma percutánea. Este paciente fue operado de la CIV de forma electiva unos meses después. En la serie no se detectaron hemólisis ni complicaciones vasculares, en un tiempo máximo de seguimiento de 17 meses (media: 1,2 meses; RIC: 0,9-15,5).

Se observó shunt residual inmediato en 5 de las 6 CIV cerradas con éxito. Dos de los pacientes presentaron un leve shunt intradispositivo que se cerró espontáneamente en las primeras 24 horas; en otros 2 pacientes se apreció ausencia del shunt al mes del procedimiento y en el quinto caso persistía el shunt residual, de carácter moderado, 1 mes después del procedimiento.

Todos los pacientes recibieron el alta hospitalaria en las primeras 48 horas tras la intervención. Tres de los 7 pacientes estaban previamente en tratamiento con ácido acetilsalicílico, debido a su patología de base, y en los otros 3 pacientes con cierre exitoso se inició el tratamiento con ácido acetilsalicílico previo al alta. Se recomendó profilaxis antibiótica durante 6 meses tras el cierre del shunt residual.

En cuanto a la evolución, en 5 de los 6 pacientes a los que se implantó con éxito el dispositivo, y sin alteraciones electrocardiográficas previas, no se observaron anomalías de la conducción tras el cierre de la CIV. Sin embargo, hubo un caso de progresión del BAV posquirúrgico preexistente de larga evolución, que precisó el implante de un marcapasos. Se trata de un paciente con tetralogía de Fallot reparada (caso n.º 3) que presentaba, antes del cierre percutáneo de la CIV, un BAV avanzado de varios años de evolución, para el que no se había indicado el implante de un marcapasos. A los 14 meses del procedimiento, requirió un implante percutáneo de marcapasos por datos de empeoramiento de la conducción auriculoventricular en el Holter, la ergometría y el estudio electrofisiológico.

DISCUSIÓN

Esta es una serie de CIV ocluidas con dispositivo KONAR-MF, pequeña, heterogénea y con corto seguimiento, pero que hemos querido compartir por tratarse de la experiencia inicial en España con el empleo del último dispositivo incorporado al arsenal de oclusores disponibles para el cierre percutáneo de CIV. Su uso nos ha resultado técnicamente cómodo y reproducible, desde el punto de vista intervencionista, y la visualización ecocardiográfica del dispositivo es muy buena, desde el punto de vista de la imagen (figura 2).

La oclusión percutánea de la CIV con el dispositivo KONAR-MF es factible y eficaz, con tasas comunicadas de cierre completo al mes del implante de hasta el 98%9-12, lo que se ha relacionado con la posibilidad de sobredimensionar el tamaño del dispositivo frente al de la CIV sin dañar las estructuras adyacentes, dada su flexibilidad9-12. En nuestra serie, con 1 paciente con shunt residual frente a 5 sin shunt, la tasa de oclusión fue del 83% al mes del implante.

Las ventajas atribuidas al dispositivo, en comparación con otros, son que su flexibilidad y adaptabilidad a la anatomía son favorables tanto para minimizar las complicaciones como para incrementar la eficacia de la oclusión. Entre sus ventajas se encuentra también la posibilidad de implantarlo desde el lado aórtico, lo que puede reducir el tiempo del procedimiento.

Aunque hasta la fecha la literatura es escasa, limitada a las primeras series, la experiencia es creciente, sobre todo en Asia9-14. Se ha empleado en un amplio espectro de escenarios y pacientes, incluyendo lactantes pequeños13, y se ha mostrado efectivo y, en general, seguro. No obstante, como todo procedimiento invasivo, no está exento de complicaciones mayores, siendo la más frecuente la embolización10,11.

Las tasas de éxito y de complicaciones mayores (embolización, BAV y hemólisis) comunicadas con este dispositivo son similares, o algo menores, que las de otros dispositivos de cierre de CIV11,15. En cambio, las tasas de cierre inmediato sí son mayores que las logradas con otros dispositivos, lo que teóricamente minimizaría el riesgo de aparición de complicaciones como la hemólisis o la endocarditis11,15.

Nuestros resultados están en concordancia con los de las series publicadas: no se presentan casos de hemólisis y las complicaciones graves fueron una embolización y un BAV en el seguimiento. En el caso de embolización de nuestra serie, esta complicación se atribuye a la elección de un dispositivo pequeño, como consecuencia de la discordancia entre la medida del tamaño de la CIV por ETE y por angiografía. Se considera que la presencia de tejido aneurismático supuso una interferencia al realizar la medición del defecto, y se incidirá en futuros casos en revisar la correlación entre la ecografía y la angiografía.

En la literatura se refieren 2 casos de BAV permanente (se comunica otro BAV transitorio durante el procedimiento que hizo desestimar el implante13): un BAV precoz en la serie de Tanidir et al.10 de 98 pacientes, lo que supone una tasa de BAV del 1%, y otro caso diferido 1 semana que motivó a Leong y Alwi14 a revisar en la literatura la incidencia de BAV con los que catalogan como «nuevos» dispositivos. En nuestra muestra no se detectaron trastornos del ritmo tras el procedimiento en 5 de 6 casos, pero es relevante que en 1 paciente con BAV avanzado previo hubo progresión, por lo que necesitó un marcapasos al año del cierre del defecto. Al tratarse de un paciente con tetralogía de Fallot, el dispositivo se implantó en un parche, a priori, sin compresión directa sobre el sistema de conducción cardiaca. Además, este paciente presentaba un trastorno hemodinámico con sobrecarga del ventrículo derecho por una insuficiencia pulmonar grave y estenosis importante de las arterias pulmonares. Ante esta situación basal, no se puede atribuir con total seguridad el empeoramiento del BAV al dispositivo, aunque tampoco se puede descartar. En cualquier caso, la presencia previa de alteraciones de la conducción debería alertar de un posible empeoramiento tras el cierre percutáneo de una CIV.

Los resultados de nuestra serie se deben interpretar en el contexto de sus limitaciones (escaso número de pacientes y corto tiempo de seguimiento). Aunque en términos de versatilidad del dispositivo y éxito de la oclusión los resultados son esperanzadores, la presencia de complicaciones graves impone cautela y serán necesarios estudios con mayor número de casos y seguimiento a medio-largo plazo para confirmar el perfil de seguridad.

CONCLUSIONES

El cierre percutáneo de la CIV con el dispositivo KONAR-MF emerge como una alternativa adecuada a la oclusión con otros dispositivos y constituye también una alternativa factible a la cirugía en determinados pacientes. Resulta una técnica de oclusión eficaz en defectos seleccionados, siendo la adecuada valoración anatómica de la CIV una de las claves para el éxito del procedimiento. Las tasas de cierre completo y de complicaciones observadas en esta muestra inicial se espera que mejoren a medida que aumenten la casuística, la experiencia y el seguimiento. El implante de este dispositivo, al igual que el de otros, no está exento de complicaciones, como el BAV y la embolización.

FINANCIACIÓN

El presente trabajo no ha recibido financiación.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

M. Álvarez-Fuente ha realizado la recogida de datos de los pacientes, así como la redacción del manuscrito. J.I. Carrasco ha realizado la recogida de datos de los pacientes y ha participado en la corrección del manuscrito. B. Insa ha participado en la redacción del manuscrito. M. Toledano ha participado en la corrección del manuscrito. E. Peiró ha participado en la corrección del manuscrito. J.P. Sandoval ha participado como asesor en el proceso de redacción, así como en la corrección del manuscrito final. M.J. del Cerro ha participado en la redacción del manuscrito.

CONFLICTO DE INTERESES

Ninguno.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • Actualmente, el cierre percutáneo de CIV empieza a ser una práctica habitual en los centros con hemodinámica especializada en cardiopatías congénitas, pero es una técnica que aún queda lejos de poder equipararse o sustituir a la cirugía. Se han desarrollado numerosos dispositivos de cierre de CIV, sin haber encontrado aún alguno que permita realizar esta intervención con suficientes eficacia y seguridad.

¿QUÉ APORTA DE NUEVO?

  • Se describe la experiencia inicial en el uso de un dispositivo nuevo de cierre de CIV, con unos resultados esperanzadores, que permite considerar el intervencionismo con este dispositivo como una alternativa al cierre quirúrgico de la CIV.

BIBLIOGRAFÍA

1. Lindinger A, Schwedler G, Hense HW. Prevalence of congenital heart defects in newborns in Germany:results of the first registration year of the PAN Study (July 2006 to June 2007). Klin Padiatr. 2010;222:321-326.

2. Zhao LJ, Han B, Zhang JJ, et al. Postprocedural outcomes and risk factors for arrhythmias following transcatheter closure of congenital perimembranous ventricular septal defect:a single-center retrospective study. Chin Med J (Engl). 2017;130:516-521.

3. Ergün S, GençSB, Yildiz O, et al. Risk factors for major adverse events after surgical closure of ventricular septal defect in patients less than 1 year of age:a single-center retrospective. Braz J Cardiovasc Surg. 2019;34:335-343.

4. Saurav A, Kaushik M, Mahesh Alla V, et al. Comparison of percutaneous device closure versus surgical closure of peri-membranous ventricular septal defects:a systematic review and metaanalysis. Catheter Cardiovasc Interv. 2015;86:1048-1056.

5. Haas NA, Kock L, Bertram H, et al. Interventional VSD-Closure with the Nit-Occlud((R)) Le VSD-Coil in 110 patients:early and midterm results of the EUREVECO-Registry. Pediatr Cardiol. 2017;38:215-227.

6. Huang X-S, Luo Z-R, Chen Q, et al. A Comparative Study of Perventricular and Percutaneous Device Closure Treatments for Isolated Ventricular Septal Defect:A Chinese Single-Institution Experience. Braz J Cardiovasc Surg. 2019;34:344-351.

7. Nguyen HL, Phan QT, Doan DD, et al. Percutaneous closure of perimembranous ventricular septal defect using patent ductus arteriosus occluders. PLoS One. 2018;13:e0206535.

8. Solana-Gracia R, Mendoza Soto A, Carrasco Moreno JI, et al. Spanish registry of percutaneous VSD closure with NitOcclud Le VSD Coil device:lessons learned after more than a hundred implants. Rev Esp Cardiol. 2021;74:591-601.

9. Haddad RN, Daou LS, Saliba ZS. Percutaneous closure of restrictive-type perimembranous ventricular septal defect using the new KONAR multifunctional occluder:Midterm outcomes of the first Middle-Eastern experience. Catheter Cardiovasc Interv. 2020;1;96:E295-E302.

10. Tanidir IC, Baspinar O, Saygi M, et al. Use of Lifetech™KONAR-MF, a device for both perimembranous and muscular ventricular septal defects:A multicentre study. Int J Cardiol. 2020;1;310:43-50.

11. Sadiq M, Qureshi AU, Younas M, et al. Percutaneous closure of ventricular septal defect using LifeTechTM KONAR-MF VSD Occluder:initial and short-term multi-institutional results. Cardiol Young. 2021;28:1-7.

12. Schubert S, Kelm M, Koneti NR, et al. First European experience of percutaneous closure of ventricular septal defects using a new CE-marked VSD occluder. EuroIntervention. 2019;12;15:e242-e243.

13. Damsky-Barbosa J, Alonso J, Ferrín L, et al. Endovascular VSD Closure with Lifetech KONAR-Multifunctional Occluder - Novel Device. J Struct Heart Dis. 2019;5:237-247.

14. Leong MC, Alwi M. Complete atrio-ventricular heart block, a not to be forgotten complication in transcatheter closure of perimembranous ventricular septal defect –a case report and review of literature. Cardiol Young. 2021;31:2031-2034.

15. Santhanam H, Yang L, Chen Z, et al. A meta-analysis of transcatheter device closure of perimembranous ventricular septal defect. Int J Cardiol. 2018;254:75-83.

* Autores para correspondencia:

Correos electrónicos: maria.alvarezfuente@gmail.com; majecerro@yahoo.es (M. Álvarez-Fuente y M.J. del Cerro).

RESUMEN

Introducción y objetivos: La Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (ACI-SEC) y el Grupo de Trabajo de Hemodinámica de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (GTH-SECPCC) presentan el informe de actividad hemodinámica en cardiopatías congénitas de 2020, año de inicio de la pandemia de la enfermedad coronavírica de 2019 (COVID-19).

Métodos: Se invitó a participar a los centros españoles con laboratorio de hemodinámica y actividad intervencionista en cardiopatías congénitas. La recogida de datos se realizó telemáticamente; una empresa externa, junto con miembros de la ACI-SEC y el GTH-SECPCC, los analizó.

Resultados: Participaron 16 centros (todos públicos), que acumulan 30 salas de hemodinámica con actividad en cardiopatías congénitas, 7 (23,3%) de ellas con dedicación exclusiva a pacientes pediátricos. Se registraron 1.046 estudios diagnósticos y 1.468 cateterismos intervencionistas. Los procedimientos terapéuticos fueron exitosos en el 94,9%, con una tasa de complicaciones mayores del 2% y una mortalidad del 0,1%. Las técnicas más frecuentes fueron el cierre de comunicación interauricular (377 casos), la angioplastia pulmonar (244 casos) y el cierre de ductus arterioso (199 casos).

Conclusiones: El presente trabajo representa la primera publicación del Registro Español de Intervencionismo en Cardiopatías Congénitas. La casuística registrada está condicionada por la pandemia de la COVID-19. Los cateterismos diagnósticos siguen teniendo un papel relevante en esta actividad. Para la mayoría de las técnicas intervencionistas se han reportado excelentes datos de seguridad y eficacia.

Palabras clave: Cardiopatía congénita. Cateterismo cardiaco. Cierre de comunicación interauricular. Coronavirus. COVID-19.

ABSTRACT

Introduction and objectives: The Interventional Cardiology Association of the Spanish Society of Cardiology (ACI-SEC) and the Spanish Society of Pediatric Cardiology Working Group on Interventional Cardiology (GTH-SECPCC) introduce their annual activity report for 2020, the starting year of the pandemic of coronavirus disease (COVID-19).

Methods: All Spanish centers with cath labs and interventional activity in congenital heart diseases were invited to participate. Data were collected online, and analyzed by an external company together with members from the ACI-SEC and the GTH-SECPCC.

Results: A total of 16 centers participated (all of them public) including 30 cath labs experienced in the management of congenital heart diseases, 7 of them (23.3%) dedicated exclusively to pediatric patients. A total of 1046 diagnostic studies, and 1468 interventional cardiac catheterizations were registered. The interventional procedures were considered successful in 93.4% of the cases with rates of major procedural complications and mortality of 2%, and 0.1%, respectively. The most frequent procedures were atrial septal defect closure (377 cases), pulmonary angioplasty (244 cases), and the percutaneous closure of the patent ductus arteriosus (199 cases).

Conclusions: This report is the first publication from the Spanish Cardiac Catheterization in Congenital Heart Diseases Registry. The data recorded are conditioned by the COVID-19 pandemic. Diagnostic cardiac catheterization still plays a key role in this field. Most interventional techniques have reported excellent security and efficacy rates.

Keywords: Congenital heart disease. Cardiac catheterization. Atrial septal defect closure. Coronavirus. COVID-19.

INTRODUCCIÓN

La actividad intervencionista en cardiopatías congénitas en España no ha sido convenientemente dimensionada ni analizada hasta la fecha. La colaboración entre la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (ACI-SEC) y el Grupo de Trabajo de Hemodinámica de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (GTH-SECPCC) ha permitido reactivar y actualizar un registro que da cabida a todos los procedimientos realizados en pacientes con cardiopatías congénitas de cualquier edad, desde la etapa fetal hasta la edad adulta.

Un primer informe de esta nueva etapa del registro, correspondiente a la actividad del año 2019, se presentó en el 31 Congreso da la ACI-SEC, celebrado virtualmente el 3 y el 4 de diciembre de 2020, así como en la reunión administrativa telemática del GTH-SECPCC del 11 de diciembre de 2020.

El informe actual, presentado en este artículo y correspondiente a la actividad del año 2020, es el primero en publicarse. Toda la información obtenida es de enorme utilidad, no solo para conocer el volumen y los resultados de esta actividad, sino también para analizar la implementación en España de distintas técnicas intervencionistas y compararla con la del ámbito internacional. La continuidad de este trabajo hará posible, además, conocer su evolución en los próximos años.

La aportación de datos fue voluntaria y se efectuó mediante una base de datos online. Una empresa externa gestionó y analizó los datos recogidos. En su seguimiento y revisión participaron asimismo miembros de la junta de la ACI-SEC y del GTH-SECPCC; la implicación de ambos grupos, imprescindible para la realización del registro, abre un camino de colaboración muy deseable que debería potenciar sinergias entre los hemodinamistas de adultos y los intervencionistas que trabajan en el ámbito pediátrico.

MÉTODOS

En este registro se recogen los datos de procedimientos, tanto diagnósticos como intervencionistas, de la mayor parte de los centros españoles con actividad hemodinámica significativa en el campo de las cardiopatías congénitas. Su envío no está auditado y es voluntario. Se lleva a cabo mediante un cuestionario en formato telemático, al que accede el responsable de cada centro a través de la página web de la ACI-SEC1. Una empresa externa (Tride, España) se encarga de gestionar y analizar los resultados del registro, con la colaboración de miembros de la junta de la ACI-SEC y del GTH-SECPCC. En caso de datos discordantes o fuera de la práctica habitual, se contacta con el investigador responsable del centro para verificar la información remitida. Dadas las características metodológicas del estudio y por tratarse de un registro solo de actividad, no precisó la aprobación del correspondiente comité ético ni la tramitación de ningún consentimiento informado.

RESULTADOS

Recursos e infraestructura

En este registro han participado 16 hospitales, todos ellos de la red sanitaria pública (anexo 1). Se ha reportado un total de 30 salas de hemodinámica con actividad en cardiopatías congénitas, siendo 7 (23,3%) de ellas de uso exclusivo para pacientes pediátricos. El número habitual de días al mes dedicados al intervencionismo de cardiopatías congénitas en cada hospital tuvo una mediana de 7,5 (4-15) días. No obstante, en 14 (87,5 %) de los centros se proporciona cobertura de urgencias hemodinámicas de 24 horas para pacientes con cardiopatías congénitas de cualquier edad.

En cuanto al personal médico, se han registrado 50 cardiólogos intervencionistas implicados en esta actividad, de los cuales 26 (52%) son hemodinamistas de adultos y 24 (48%) son hemodinamistas formados desde la cardiología pediátrica.

Procedimientos diagnósticos

Se hicieron 1.043 estudios diagnósticos; por rangos de edad, se practicaron 55 (5,3%) en menores de 1 mes, 111 ( 10,7%) en pacientes entre 1 mes y 1 año, 486 (46,7%) cateterismos en pacientes de 1-18 años y 399 (37,4%) en mayores de 18 años.

En cuanto al tipo de los estudios, solo 69 (6,6%) fueron catalogados como urgentes, siendo el resto programados. En este grupo solo se reportó 1 caso de complicación grave, en forma de taponamiento cardiaco, y no se produjo ninguna muerte.

Procedimientos intervencionistas

Se comunicaron 1.458 cateterismos terapéuticos, agrupados en 13 categorías, cuya distribución por edades y frecuencia fue la siguiente: 1 único caso (0,1%) en periodo fetal, 141 (9,7%) en menores de 1 mes, 257 (17,6%) en pacientes de 1 mes a 1 año, 694 (47,6%) en pacientes de 1-18 años y 367 (25,1%) en mayores de 18 años (tabla 1).


Tabla 1. Número de procedimientos intervencionistas y distribución por grupos etarios

Variable Total Fetal < 1 mes 1 mes a 1 año 1-18 años > 18 años
Procedimientos intervencionistas 1.458 1 (0,1) 141 (9,6) 257 (17,6) 694 (47,6) 365 (25,0)
Valvuloplastia aórtica congénita 45 1 (2,2) 7 (15,6) 18 (40,0) 16 (25,6) 3 (6,7)
Valvuloplastia pulmonar congénita 97 0 33 (34,0) 28 (28,9) 25 (25,8) 11 (11,3)
Valvuloplastia mitral congénita 1 - 0 0 1 (100) 0
Angioplastia pulmonar 244 - 11 (4,5) 50 (20,5) 143 (58,6) 40 (16,4)
Angioplastia aórtica 109 - 3 (2,8) 25 (22,9) 40 (36,7) 41 (37,6)
Otras angioplastias 91 - 22 (24,2) 20 (22,0) 35 (38,5) 14 (15,4)
Cierre de comunicación interauricular/foramen oval 377 - - 2 (0,5)a 155 (41,1) 220 (58,4)
Cierre de ductus 189 - 7 (3,7) 42 (22,2) 132 (69,8) 8 (4,2)
Cierre de comunicación interventricular 39 - - 3 (7,6)a 29 (74,3) 7 (17,9)
Otras oclusiones 106 - 3 (2,8) 19 (17,9) 54 (50,9) 30 (28,3)
Retirada de cuerpo extraño 34 - 2 (5,9) 3 (8,8) 23 (67,6) 6 (17,6)
Atrioseptostomía y punción transeptal 68 - 56 (82,4) 2 (2,9) 10 (14,7) 0
Implantación de válvula percutánea 58 - - - 29 (50,0)b 29 (50,0)

a En este caso no se recoge por separado menos de 1 mes y de 1 mes a 1 año, por lo que el valor corresponde a menos de 1 año.

b Se recoge como menores de 18 años, por lo que el valor corresponde a estos.

Los datos expresan n o porcentaje (%).


De todos ellos, 132 (9%), fueron categorizados como urgentes. Se notificaron 30 eventos graves relacionados directamente con el cateterismo (tabla 2), que incluyeron 2 fallecimientos, lo que se traduce una tasa de mortalidad del 0,1%. Destaca también la comunicación de 17 casos de embolización de dispositivo, 5 de los cuales requirieron intervención quirúrgica.


Tabla 2. Distribución de las complicaciones y las muertes comunicadas para los distintos procedimientos intervencionistas

Procedimiento intervencionista n Complicaciones mayores y muertes
Valvuloplastia aórtica congénita 45 2 (4,4) 1 insuficiencia aórtica grave, 1 muerte
Valvuloplastia pulmonar congénita 97 2 (2,1) 1 arritmia grave, 1 taponamiento
Valvuloplastia mitral congénita 1 0
Angioplastia pulmonar 244 4 (1,6) 2 embolizaciones, 1 arritmia grave, 1 disección arterial
Angioplastia aórtica 109 1 (0,9) 1 seudoaneurisma arterial femoral
Otras angioplastias 91 3 (3,3) 1 disección arterial, 1 evento neurológico, 1 muerte
Cierre de comunicación interauricular/foramen oval 377a (330) 6 (1,8) 5 embolizaciones, 1 retirada por shunt residual masivo
Cierre de ductus 189 5 (2,6) 5 embolizaciones
Cierre de comunicación interventricular 39 4 (10,2) 3 embolizaciones, 1 arritmia grave
Otras oclusiones 106b (100) 0
Retirada de cuerpo extraño 34 0
Atrioseptostomía y punción transeptal 68 1 (1,5) 1 embolización
Implantación de válvula percutánea 58c (53) 2 (2,8) 1 embolización, 1 compresión coronaria
Total 1.458d (1.401) 30 (2,0)

aPorcentajes calculados sobre 330 reportados.

bPorcentajes calculados sobre 100 reportados.

cPorcentajes calculados sobre 53 reportados.

dPorcentajes calculados sobre 1401 reportados.

Los datos expresan n o porcentaje.


Valvuloplastias percutáneas

Se registraron 45 valvuloplastias aórticas sobre estenosis aórtica congénita, que incluyen el único caso de intervencionismo fetal del registro; 25 (55,6%) de ellas se realizaron en pacientes menores de 1 año, de los cuales 7 (15,6%) eran menores de 1 mes, y solo 3 (6,7%) se realizaron en mayores de 18 años. En el 82% de los procedimientos se dilataron válvulas nativas (no tratadas previamente). La tasa de éxito del procedimiento fue del 93,3%; se comunicaron 1 fallecimiento y 1 caso de insuficiencia aórtica grave posdilatación.

Se han reportado 97 valvuloplastias pulmonares, de las cuales el rango de edad más numeroso, con 61 (72,9%) casos, corresponde también a los menores de 1 año, siendo 33 (34%) de ellos menores de 1 mes; 11 (11,3%) corresponden a mayores de 18 años. En 95 (97,9%) casos se reportaron datos sobre el tipo de válvula tratada: 80 (84,2%) eran válvulas nativas, de las cuales 9 (9,4%) eran imperforadas; solo en 3 de estas se asoció a la perforación y la valvuloplastia la implantación de un stent ductal para la optimización del gasto pulmonar. Un total de 87 (89,7%) procedimientos se consideraron exitosos. Se registraron 2 complicaciones mayores, en forma de taponamiento y arritmia con repercusión hemodinámica. Por último, se registró 1 único caso de valvuloplastia mitral, sobre una válvula tratada previamente, que resultó exitoso.

Angioplastias percutáneas

La angioplastia pulmonar es el grupo con más casuística de este apartado, agrupando 244 cateterismos; de ellos, 143 (58,6%) se realizaron en pacientes de 1-18 años, siendo este el rango de edad más frecuente para dicho procedimiento. El sustrato anatómico de la angioplastia fue la dilatación de ramas pulmonares en 176 (72,1%) casos, el tracto de salida nativo en 38 (15,5%) y el conducto pulmonar implantado quirúrgicamente en 30 (12,2%). Se reportaron datos técnicos de 209 procedimientos (85,7% del total): en el 55%, la angioplastia se llevó a cabo con implante de stent, y en el 45% restante se utilizó dilatación con balón convencional; no se registró ninguna dilatación con balones de corte. La tasa de éxito fue del 91,4% y se notificaron 4 complicaciones mayores, correspondientes a 2 casos de embolización de prótesis, 1 de disección vascular y 1 de arritmia grave.

Se registraron 109 angioplastias aórticas; en este caso, el grupo de edad con más número de dilataciones fue el de los mayores de 18 años, con 41 casos (37,6%). Fueron reintervenciones 70 procedimientos (64,2%) y hubo 39 (35,7%) tratamientos sobre aortas nativas. Se reportaron datos técnicos en 100 casos (91,7% del total), con la siguiente distribución: angioplastias con balón convencional 33%, implantación de stent desnudo 36%, implantación de stent recubierto 21% y redilatación de stent con balón 10%. Un total de 105 (96,3%) procedimientos fueron exitosos; se registró 1 solo caso de complicación mayor en forma de seudoaneurisma arterial, que precisó tratamiento con trombina.

También se reportaron 91 cateterismos relacionados con otras angioplastias; en este apartado, se comunicó el sustrato anatómico solo en 63 casos (69,2%), destacando la dilatación del ductus arterioso en 21 (33,3%) y las fístulas quirúrgicas en 5 (7,9%). La tasa de éxito comunicada en este grupo fue del 89%; se comunicaron 1 fallecimiento relacionado con el cateterismo, 1 disección vascular y 1 evento neurológico grave.

Cierres de cortocircuitos y otros procedimientos oclusores

El cierre de la comunicación interauricular (CIA) fue el procedimiento intervencionista de mayor volumen del registro, con 377 casos; de ellos, 220 (58,4%) fueron cierres en pacientes mayores de 18 años. Se indicó el tipo de anatomía del defecto en 374 (99,2%) casos: CIA sencilla con agujero único, bordes > 5 mm y septo no aneurismático en 125 (33,4%), CIA compleja en 83 (22,1%) y foramen oval permeable en 166 (44,3%). Para guiar el cierre, la técnica de imagen más utilizada fue la ecografía transesofágica, en 298 (79%) procedimientos; la ecografía intravascular se utilizó en 56 (14,8%) y la medición angiográfica con balón en 79 (20,9 %) cierres. El resultado fue reportado en 330 (87,5%) cateterismos, siendo exitoso en un 97,6% de ellos; de las 5 embolizaciones registradas, solo 1 requirió rescate quirúrgico.

Se recogieron 199 cierres de ductus, 132 (66,3%) de los cuales se realizaron en pacientes de 1-18 años; 10 (5%) correspondieron a cierres en pacientes prematuros y 8 (4%) a mayores de 18 años. Se utilizaron dispositivos de tipo oclusor en el 85,2% de los casos reportados y de tipo coil en el resto; el acceso venoso anterógrado fue el más habitual (69,3%). La tasa de éxito comunicada fue del 96,5%, con 5 casos de embolización de dispositivo, 1 de ellos con necesidad de cirugía.

El tercer grupo de cierre de cortocircuitos analizado fue el cierre de comunicación interventricular (CIV), que incluye 39 casos, de los que 32 (80%) se realizaron en menores de 18 años. La distribución por sustrato anatómico de la CIV, en los 38 (97,4%) cierres que recogieron esta variable, fue la siguiente: 26 (68,4%) perimembranosa, 7 (18,4%) posquirúrgica y 5 (13,1%) muscular. Respecto a los datos técnicos del procedimiento, en el 56,7% de los casos se utilizaron dispositivos oclusores y en el resto (40,3%) coils de liberación controlada. Solo 2 procedimientos se realizaron de manera híbrida. Se consideraron exitosos únicamente 31 casos (79,4%), asociando además 4 complicaciones mayores: 3 embolizaciones (una de ella necesitó rescate quirúrgico) y 1 arritmia grave en forma de bloqueo auriculoventricular que impidió la liberación del dispositivo de cierre.

También se recogieron datos correspondientes a otros procedimientos oclusores, que reunieron un total de 106 casos, destacando el cierre de colaterales arteriopulmonares en 41 (38,6%), el cierre de colaterales venosas en 18 (16,9%) y el cierre de fístulas coronarias en 28 (26,4%). Los materiales utilizados con más frecuencia fueron los dispositivos oclusores (48,5%), seguidos de los dispositivos tipo coil (29,1%) y partículas (13,5%). La tasa de éxito reportada fue del 99%.

Atrioseptostomía

Se registraron 68 procedimientos, 56 (82,4%) de los cuales se realizaron en menores de 1 mes. Como soporte de imagen para llevarlos a cabo se recurrió a la ecocardiografía en 43 (63,3%) casos; el apoyo de escopia se utilizó en 30 (44,1%). Un total de 57 (83,8%) casos correspondieron a atrioseptostomías con paso de balón (Rashkind); además, se comunicaron 8 procedimientos con perforación septal con radiofrecuencia, y 7 en los que se implantó un stent septal. La tasa de éxito reportada fue del 100%.

Implantación de válvulas percutáneas

Se reportaron 58 procedimientos, de los cuales 29 (50%) se realizaron en mayores de 18 años. De ellos, 55 válvulas se implantaron en posición pulmonar, 2 en posición mitral y 1 en posición tricuspídea. Se comunicaron los resultados de 53 (91,4%) casos, con una tasa de éxito del 100% y 2 complicaciones mayores sin mortalidad asociada: 1 embolización resuelta de manera percutánea y 1 compresión coronaria.

DISCUSIÓN

El presente trabajo es la primera publicación que intenta dimensionar la actividad intervencionista en cardiopatías congénitas en nuestro país, aunando la actividad pediátrica con la realizada en pacientes adultos. La continuidad de este registro y la colaboración entre la ACI-SEC y el GTH-SECPCP permitirán introducir mejoras en su calidad en años sucesivos y estudiar su evolución en el tiempo.

El año 2020 ha estado marcado por la pandemia de COVID-19, lo que también ha condicionado la atención sanitaria de la enfermedad cardiovascular en general2,3. El Registro Español de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, en su informe de actividad del año 20204, ha puesto de manifiesto que la disminución de la actividad observada es finalmente de menor magnitud que la descrita en las primeras semanas del confinamiento, lo que confirmaría un rebote en la actividad tras la primera ola de la pandemia. En dicho registro, los procedimientos con menor caída son algunos estructurales, como el implante percutáneo de válvula aórtica, e incluso otros, como el cierre de foramen oval permeable, incrementan su volumen. De acuerdo con esta tendencia, presentamos también la comparación de los datos disponibles del Registro de Intervencionismo en Cardiopatías Congénitas de los años 2019 y 2020 (figura 1), en el que se recoge un ligero incremento de casos en casi todos los procedimientos intervencionistas respecto al año anterior, con un aumento global del 4,1%. Es importante señalar que en el registro correspondiente a 2019 hubo una menor participación de hospitales (2 centros menos) que en el actual del año 2020, lo cual podría matizar esta información.


Figura 1. Comparación del número de procedimientos intervencionistas en los años 2019 y 2020. CIV: comunicación interventricular.


El cateterismo diagnóstico aporta información anatómica y hemodinámica relevante para la orientación del tratamiento que precisa el paciente portador de una cardiopatía congénita, en distintos momentos de su enfermedad. A pesar del continuo desarrollo de otras técnicas diagnósticas en este campo, su importancia aún se refleja en el volumen de procedimientos diagnósticos reportados (1.401 casos), que suponen un 41,6% del total de los cateterismos del registro.

Se ha recogido información de 1.458 procedimientos intervencionistas, de los cuales 1.093 (74,9%) corresponden a pacientes con una edad menor o igual a 18 años, por lo que se trata de una actividad realizada principalmente en el entorno pediátrico; solo en el procedimiento de cierre de comunicación interauricular el rango de edad correspondiente a los mayores de 18 años fue el que acumuló mayor número de casos (58,4% del total). Por otro lado, únicamente se ha reportado 1 caso de intervencionismo en el periodo fetal, en forma de valvuloplastia aórtica, lo que demuestra que el número de pacientes sometidos a terapia percutánea prenatal en nuestro país continúa siendo limitado5.

En los últimos años se han publicado distintos estudios que han analizado el riesgo de eventos adversos graves en los cateterismos realizados en pacientes pediátricos y adultos con alguna cardiopatía congénita6-8; dada la variabilidad de su metodología, la incidencia de eventos adversos graves referida también varía entre el 2,5% y el 7%, y por el mismo motivo, la mortalidad referida oscila entre el 0,1% y el 2%. En el presente registro, los resultados y las complicaciones se han reportado en el 96% de los procedimientos intervencionistas, y tanto la tasa de eventos adversos graves (2%) como la mortalidad (0,1%) están en consonancia con los estudios internacionales. Entre las complicaciones comunicadas, destacan por su frecuencia las embolizaciones de dispositivos, que se resolvieron en su mayoría de manera percutánea.

Por otro lado, la efectividad global de los procedimientos intervencionistas se sitúa en el 94,9% (tabla 3). La técnica con menor efectividad (79,4%) corresponde al cierre de CIV, que además asocia una alta incidencia de complicaciones (10,2%); todo ello podría interpretarse como una demostración de su dificultad y carácter demandante. Recientemente se ha publicado la experiencia en nuestro país en el cierre de CIV con el dispositivo Nit-Occlud (PFM AG, Alemania), un coil de liberación controlada)9, en 16 instituciones nacionales en el tratamiento de 116 pacientes, con una eficacia del 89% y una tasa de complicaciones mayores del 6,9%.


Tabla 3. Resumen de la eficacia reportada de los procedimientos intervencionistas

Procedimiento intervencionista n Éxito Inefectivos
Valvuloplastia aórtica congénita 45 42 (93,3) 3 (6,7)
Valvuloplastia pulmonar congénita 97 87 (89,7) 10 (10,3)
Valvuloplastia mitral congénita 1 1 (100) 0
Angioplastia pulmonar 244 223 (91,4) 21 (8,6)
Angioplastia aórtica 109 105 (96,3) 4 (3,7)
Otras angioplastias 91 81 (89,0) 10 (11,0)
Cierre de comunicación interauricular/foramen oval 377a (330) 322 (97,6) 8 (2,4)
Cierre de ductus 189 184 (97,4) 5 (2,6)
Cierre de comunicación interventricular 39 31 (79,4) 8 (20,5)
Otras oclusiones 106b (100) 99 (99,0) 1 (1,0)
Retirada de cuerpo extraño 34 33 (97,1) 1 (2,9)
Atrioseptostomía y punción transeptal 68 68 (100) 0
Implantación de válvula percutánea 58c (53) 53 (100) 0
Total 1.458d (1401) 1.330 (94,9) 71 (5,0)

aPorcentajes calculados sobre 330 reportados.

bPorcentajes calculados sobre 100 reportados.

cPorcentajes calculados sobre 53 reportados.

dPorcentajes calculados sobre 1.401 reportados.

Los datos expresan n o porcentaje.


En cuanto a las valvuloplastias, la dilatación percutánea es la técnica de elección aceptada en el tratamiento de la estenosis valvular pulmonar congénita; su eficacia reportada en este registro, del 89,7%, puede estar condicionada por determinados escenarios anatómicos o genéticos desfavorables que no se han tenido en cuenta en la recogida de datos. En el tratamiento primario de la estenosis aórtica congénita sigue habiendo un debate no resuelto, y continúa la comparación de los tratamientos quirúrgico y percutáneo10. Los resultados reportados de la valvuloplastia aórtica, con una eficacia del 93,3%, avalarían la pertinencia en nuestro entorno de la opción percutánea. Por último, se constata que la valvuloplastia mitral es actualmente una técnica inusual en el escenario de las cardiopatías congénitas.

Dentro de las angioplastias percutáneas, el procedimiento más frecuente fue la dilatación de ramas pulmonares, siendo además el segundo procedimiento intervencionista con mayor volumen del registro. En cuanto a la técnica, cabe destacar que no se reportó en ningún caso la utilización del balón de corte y que fue mayoritaria la implantación de stents. Los casos reportados de angioplastia aórtica fueron principalmente reintervenciones y solo un tercio fueron tratamientos sobre aorta nativa; en todos ellos, la angioplastia con stent fue la técnica más utilizada, siendo más frecuente la implantación de stents desnudos que de stents recubiertos.

El cierre de CIA es el procedimiento intervencionista con más casuística del registro, destacando el cierre del foramen oval permeable. Las evidencias publicadas en los últimos años respecto a su utilidad en la prevención de la recurrencia del ictus hacen previsible que continúe su expansión en los próximos años11,12. La ecografía transesofágica es la técnica de imagen más utilizada para la guía de los cierres de cortocircuitos interauriculares, siendo minoritaria la ecografía intravascular.

En cuanto al cierre del ductus, la utilización de dispositivos oclusores es mayoritaria. En el entorno pediátrico, la aplicación de la técnica en pacientes prematuros podría incrementarse notablemente en los próximos años, tras la publicación de distintos trabajos que avalan su seguridad y eficacia13,14.

La evolución de la técnica y de las indicaciones para la implantación percutánea de una válvula pulmonar, así como la disponibilidad de nuevas válvulas para su realización15,16, abren también la variedad de escenarios anatómicos en los que puede ser factible este procedimiento, por lo que se espera un crecimiento en el volumen de pacientes con disfunción del tracto de salida del ventrículo derecho tratados mediante intervencionismo.

Limitaciones

La comparación de los datos recogidos en el presente registro de Intervencionismo en Cardiopatías Congénitas con los publicados en el Registro Español de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del mismo año 20204 ponen de manifiesto una relevante infraestimación de algunos procedimientos intervencionistas realizados en pacientes mayores de 18 años. Esto desvirtuaría la distribución porcentual reportada para dichos procedimientos entre niños y adultos. Será trabajo de los sucesivos registros corregir esta deficiencia, extendiendo la participación a todos los centros de nuestro país con alguna actividad hemodinámica en pacientes con cardiopatías congénitas, en especial en adultos.

Desde el punto de vista metodológico, no se han predefinido los parámetros de éxito de algunos procedimientos intervencionistas, asumiendo la uniformidad de criterio de todos los participantes. Por otro lado, el agrupamiento de algunas técnicas, como en el caso de la angioplastia de ramas pulmonares, de conducto pulmonar y de tracto nativo, puede suponer un factor de confusión al evaluar sus particularidades técnicas y sus resultados. Finalmente, una ampliación de la información recogida en relación con las técnicas de mayor actualidad podría conferir un valor añadido al registro, y deberá ser reevaluado en futuras ediciones.

CONCLUSIONES

Este trabajo es la primera publicación del Registro Español de Intervencionismo en Cardiopatías Congénitas, fruto de la colaboración entre la ACI-SEC y el GTH-SECPCC.

El cateterismo diagnóstico sigue teniendo un papel relevante en el tratamiento de pacientes con cardiopatía congénita. Entre los procedimientos intervencionistas destacan, por su frecuencia, el cierre de CIA, la angioplastia de ramas pulmonares y el cierre del ductus. Los datos reportados de eficacia y seguridad de las distintas técnicas intervencionistas son acordes con la literatura. Las complicaciones comunicadas con más frecuencia son las embolizaciones. El cierre de CIV es la técnica que presenta menor éxito y mayor incidencia de complicaciones en nuestro medio.

Las sucesivas ediciones de este registro deberían incrementar en lo posible la participación de hospitales de nuestro país con actividad intervencionista en cardiopatías congénitas, haciendo que la información resultante sea lo más fidedigna posible.

FINANCIACIÓN

Ninguna.

CONTRIBUCIÓN DE LOS AUTORES

Todos los autores han contribuido de manera sustancial en la recogida de los datos y en la revisión crítica del trabajo. F. Ballesteros Tejerizo, F. Coserría Sánchez y R. Romaguera también han redactado el manuscrito.

CONFLICTO DE INTERESES

R. Romaguera y S. Ojeda Pineda son editores asociados de REC: Interventional Cardiology; se ha seguido el procedimiento editorial establecido en la revista para garantizar la gestión imparcial del manuscrito. Los otros autores declaran no tener conflictos de intereses.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • El cateterismo cardiaco ocupa un lugar relevante en el tratamiento de los pacientes con cardiopatías congénitas.
  • Las técnicas intervencionistas han reportado en la literatura excelentes tasas de éxito y limitadas incidencias de morbimortalidad.
  • En España, numerosos centros ofrecen tratamientos intervencionistas a pacientes con cardiopatías congénitas, tanto pediátricos como adultos.
  • Los estudios multicéntricos nacionales de actividad intervencionista en cardiopatías congénitas publicados hasta la fecha son escasos y referidos a técnicas concretas, o limitados por segmentos de edad.

¿QUÉ APORTA DE NUEVO?

  • Este trabajo es la primera publicación que intenta dimensionar toda la actividad intervencionista en cardiopatías congénitas en España, en pacientes de cualquier edad.
  • Según los datos reportados, el cateterismo diagnóstico sigue teniendo un papel destacado en el tratamiento de los pacientes con cardiopatías congénitas, acumulando todavía un volumen significativo de procedimientos.
  • Las técnicas intervencionistas que concentran mayor número de casos en nuestro entorno son el cierre de CIA, la angioplastia de ramas pulmonares y el cierre de ductus arterioso.
  • Los resultados de eficacia y seguridad de las distintas técnicas están en consonancia con los publicados previamente en la literatura internacional.
  • La complicación relacionada con el cateterismo comunicada con más frecuencia es la embolización de dispositivos.


ANEXO 1. Centros participantes en el Registro Español de Intervencionismo en Cardiopatías Congénitas

Complexo Hospitalario Universitario, A Coruña
Hospital Universitario 12 de Octubre (Instituto Pediátrico del Corazón), Madrid
Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid
Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba
Hospital Universitario de Cruces, Barakaldo, Bilbao
Hospital Universitario La Paz, Madrid
Hospital Universitario Son Espases, Palma de Mallorca
Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, Murcia
Hospital Universitario y Politécnico La Fe, Valencia
Hospital Universitario Gregorio Marañón, Madrid
Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada
Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla
Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid
Hospital Regional Universitario de Málaga (Materno-Infantil), Málaga
Hospital Universitari Vall de Hebrón, Barcelona
Hospital Miguel Servet, Zaragoza

BIBLIOGRAFÍA

1. Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología. Registro de Actividad ACI-SEC. 2020. Disponible en: http://www.registroactividadacisec.es. Consultado 21 Jun 2021.

2. Romaguera R, Cruz-Gonzalez I, Jurado-Roman A, et al. Considerations on the invasive management of ischemic and structural heart disease during the COVID-19 coronavirus outbreak. Consensus statement of the Interventional Cardiology Association and the Ischemic Heart Disease and Acute Cardiac Care Association of the Spanish Society of Cardiology. REC Interv Cardiol. 2020;2:112-117.

3. Moreno R, Diez JL, Diarte JA, et al. Consequences of canceling elective invasive cardiac procedures during Covid-19 outbreak. Catheter Cardiovasc Interv. 2021;97:927-937.

4. Romaguera R, Ojeda S, Cruz-González I, et al. Registro Español de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista. XXX Informe Oficial de la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (1990-2020) en el año de la pandemia de la COVID-19. Rev Esp Cardiol. 2021;74(12):1095-1105.

5. Galindo A, Gómez-Montes E, Gómez O,et al.Fetal Aortic Valvuloplasty:Experience and Results of Two Tertiary Centers in Spain. Fetal Diagn Ther. 2017;42:262-270.

6. Jayaram N, Spertus JA, Kennedy KF, et al. Modeling major adverse outcomes of pediatric and adult patients with congenital heart disease undergoing cardiac catheterization:Observations from the NCDR IMPACT Registry (National Cardiovascular Data Registry Improving Pediatric and Adult Congenital Treatment). Circulation. 2017;136:2009-2019.

7. Hill KD, Du W, Fleming GA, et al. Validation and refinement of the catheterization RISk score for pediatrics (CRISP score):An analysis from the congenital cardiac interventional study consortium. Catheter Cardiovasc Interv. 2019;93:97-104.

8. Taggart NW, Du W, Forbes TJ, et al. A Model for Assessment of Catheterization Risk in Adults With Congenital Heart Disease. Am J Cardiol. 2019;123:1527-1531.

9. Solana-Gracia R, Mendoza Soto A, Carrasco Moreno JI, et al. Registro español de cierre percutáneo de comunicación interventricular con dispositivo NitOcclud LêVSD-Coil. Experiencia tras más de 100 implantes. Rev Esp Cardiol. 2021;74:591-601.

10. Saung MT, McCracken C, Sachdeva R, Petit CJ. Outcomes Following Balloon Aortic Valvuloplasty Versus Surgical Valvotomy in Congenital Aortic Valve Stenosis:A Meta-Analysis. J Invasive Cardiol. 2019;31:E133-E142.

11. Saver JL, Carroll JD, Thaler DE, et al. Long-term outcomes of patent foramen ovale closure or medical therapy after stroke. N Engl J Med. 2017;377:1022-1032.

12. Turc G, Calvet D, Guerin P, et al. Closure, anticoagulation, or antiplatelet therapy for cryptogenic stroke with patent foramen ovale:systematic review of randomized trials, sequential meta-analysis, and new insights from the CLOSE study. J Am Heart Assoc. 2018;7:e008356.

13. Rodríguez Ogando A, Planelles Asensio I, de la Blanca ARS, et al. Surgical Ligation Versus Percutaneous Closure of Patent Ductus Arteriosus in Very Low-Weight Preterm Infants:Which are the Real Benefits of the Percutaneous Approach?Pediatr Cardiol. 2018;39:398-410.

14. Shyam K. Sathanandam, Dan Gutfinger, et al. Amplatzer Piccolo Occluder clinical trial for percutaneous closure of the patent ductus arteriosus in patients ≥700 grams. Catheter Cardiovasc Inerv. 2020;96:1266-1276.

15. Stotut KK, Daniels CJ, Aboulhosn JA, et al. 2018 AHA/ACC guideline for the management of adults with congenital heart disease:executive summary:a report of the American College of Cardiology/American Heart Association task force on clinical practice guidelines. Circulation. 2019;139:e637-697.

16. Kim GB, Song MK, Bae EJ, et al. Successful feasibility human trial of a new self-expandable percutaneous pulmonary valve (Pulsta valve) implantation using knitted nitinol wire backbone and trileaflet α-gal-free porcine pericardial valve in the native right ventricular outflow tract. Circ Cardiovasc Interv. 2018;11:e006494.

* Autor para correspondencia:

Correo electrónico: fernandoballe@gmail.com (F. Ballesteros).

Página del Editor

Recic 22 422 F1

Artículos originales

Recic 22 013 F1

Editoriales

Artículos originales

Recic 22 005 F1
Recic 22 012 Fig2

Artículos especiales

Recic 21 093 F2

Artículos originales

Revisiones temáticas

Recic 22 038 F2

Editoriales

Revisiones temáticas

Recic 22 040 F2

Debate

A debate: Estrategias de revascularización percutánea para la enfermedad del tronco común distal

Recic 22 062 F1
Recic 22 071 G001

Cierre de fístula entre tronco pulmonar y circuito de Fontan de forma percutánea

José Miguel Blanco Borreguero, Inmaculada Guillén Rodríguez, et al.

¿Cómo lo haría?
Pedro Betrián Blasco

Resolución
José Miguel Blanco Borreguero, Inmaculada Guillén Rodríguez, et al.

Save
Cookies user preferences
We use cookies to ensure you to get the best experience on our website. If you decline the use of cookies, this website may not function as expected.
Accept all
Decline all
Read more
Analytics
Tools used to analyze the data to measure the effectiveness of a website and to understand how it works.
Google Analytics
Accept
Decline